Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

El aristócrata alemán que jugó 'el mejor partido de la historia' del tenis

El duelo entre el alemán Gottfried von Cramm y el estadounidense Donald Budge, previo a la Segunda Guerra Mundial, fue simbólico
sáb 06 agosto 2011 09:37 AM

Ha sido reconocido como el "mejor partido de la historia mundial", el tema de un premiado libro best-seller llamado Un terrible esplendor (A terrible splendor)— y es una historia de triunfo que resuena a través de los años.

El encuentro decisivo de singles en la Ronda de Clasificación de la Copa Davis en 1937, en Wimbledon, enfrentaba al poderoso estadounidense Donald Budge, (número uno del mundo) contra el chico dorado de Alemania, el barón Gottfried von Cramm.

Estaba en juego un lugar en la final de la competencia contra el campeón reinante en Gran Bretaña, en un momento en que la Copa Davis era el evento más prestigioso del tenis, sin excepción, incluidos los torneos de Grand Slam .

Marshall Jon Fisher, quien escribió el libro sobre esta historia, dijo a CNN que el capitán estadounidense Walter Paté había estado preocupado de que Budge —que ganó al derrotar a von Cramm en la final— al jugar en Wimbledon, podría ver afectada su preparación para la Copa Davis.

La mayor gloria del tenis estaba en juego, pero según Fisher, la importancia del partido iba más allá de un mero encuentro deportivo. El autor, aficionado a este deporte, creció en la década de 1970 y por las historias que había escuchado siempre creyó que era el mejor partido jamás jugado.

El impacto de enfrentamientos como los de Bjorn Borg contra John McEnroe,   Rafael Nadal contra Roger Federer en Wimbledon  le llevaron cuestionar esta afirmación, pero tras investigar para redactar su libro se convenció de que así era.

Publicidad

"No era sólo la calidad del tenis, sino toda la historia detrás de él y la situación política en ese momento. Todos eran factores", dijo Fisher.

Mientras que un hombre, Budge, estaba jugando por el honor de su país, el otro, Von Cramm, luchaba por su propia vida contra la amenaza de la persecución nazi.

Budge ganó el partido después de remontar desde dos sets en contra para lograr un 8-6 en el quinto, pero es ampliamente sabido que von Cramm fue el verdadero héroe de aquella tarde de julio.

Gottfried von Cramm era un aristócrata alemán de apariencia aria que se negó a unirse al partido nazi, era amigo de judíos y albergaba un secreto sobre su sexualidad.

Su estrategia era continuar jugando y ganando, confiando en su inmensa popularidad como un escudo contra el arresto y la detención por parte de los cada vez más poderosos nazis.

En un giro irónico, el alemán y su equipo fueron entrenados por el estadounidense Bill Tilden, 10 veces campeón de Grand Slam, amigo de estrellas de Hollywood como Charlie Chaplin, y homosexual.

Budge dijo más tarde que von Cramm recibió una llamada telefónica de Hitler sólo cinco minutos antes de que salieran a la cancha. Pero la afirmación ha sido debatida. Segpun Fisher, el estadounidense tardó 30 años en revelar ese hecho, en una autobiografía.

Pero no hay duda de que cualquiera que fuera la motivación, von Cramm jugó como un hombre poseído al comienzo del partido.

Había sido fácilmente derrotado por Budge en la final de Wimbledon, en la misma cancha, un par de semanas antes, pero ganó los dos primeros sets 8-6 y 7-5.

Más tarde, Budge dijo a su compañero de dobles Gene Mako que esto no le había sorprendido, pues sabía lo que estaba en juego para el alemán.

Pero el estadounidense era un tipo persistente y remontó en los siguientes dos sets por un margen de 6-4 y 6-2. "Era un gran tenista, un campeón en todos los sentidos de la palabra", dijo Fisher.

La transmisión del partido en NBC y BBC Radio mantuvo a muchos lejos de sus labores ese día y la Bolsa de Nueva York se detuvo, mientras los operadores se detenían escuchar; estaban por atestiguar un final dramático.

Von Cramm, un especialista de los quintos sets, rompió una ventaja de 4-1, pero el astuto Budge cambió de táctica y regresó a su nivel.

En poco más de dos años, Gran Bretaña estaría en guerra contra Alemania, pero la mayoría de los espectadores estaban entonces apoyando a von Cramm.

Parte de la razón de esto es que Fisher dijo que sin Fred Perry, que se había convertido en profesional, Gran Bretaña era un equipo muy debilitado y que percibían a Alemania como un rival más fácil.

Pero la otra era la gran popularidad de von Cramm, quien había perdido las tres últimas finales de Wimbledon seguidas, pero siempre con un espíritu deportivo impecable.

Budge no renunció. Eventualmente logró su sexto punto para un 6-7 sobre von Cramm y casi de la nada conjuró un tiro increíble para ganar el partido después de dos horas y media de acción.

La multitud reaccionó con un silencio de asombro hasta que los dos hombres se estrecharon la mano en la red. Relatos de los testigos indican que los espectadores todavía estaban en la cancha central una hora más tarde, totalmente paralizados por lo que habían presenciado.

En el momento de la derrota, con modales impecables como siempre, von Cramm dijo a su rival: "Ése fue absolutamente el mejor partido que he jugado en mi vida. Y estoy muy contento de haber jugado contra ti, que me agradas mucho".

Estados Unidos, con el dominante Budge, venció a Inglaterra 4-1 para ganar la Copa Davis, pero en menos de un año, von Cramm había sido arrestado por "conducta inmoral" con su amante, un joven judío.

Bajo la presión internacional, los nazis lo liberaron, pero fue reclutado en el ejército alemán para servir en el frente ruso, lo cual era efectivamente una sentencia de muerte para muchos.

Von Cramm sobrevivió y ganó la Cruz de Hierro, y jugó la Copa Davis después de la guerra, cuando la prohibición internacional contra Alemania fue levantada, y logró algunas victorias notables, desdeñando su avanzada edad.

A pesar de su preferencia sexual, se casó en 1930, y aún así atrajo la atención de las mujeres con su apariencia de estrella de cine.

En 1953, von Cramm se casó por segunda vez con la heredera de Woolworth, Barbara Hutton, la mujer más rica del mundo.

La pareja se divorció en 1959, y él falleció en un accidente de tráfico en El Cairo en 1976, a los 67 años, después de haber sido ampliamente reconocido por sus hazañas en el tenis, incluyendo dos victorias en el Abierto de Francia.

Su muerte fue resentida por muchos: "Era simplemente un personaje notable y un ser humano increíble, un individuo magnético", dijo Fisher.

Budge se convirtió en el primer jugador en ganar los cuatro torneos Grand Slam del tenis en una sola temporada, en 1938, antes de convertirse en profesional el año siguiente.

Un accidente durante un entrenamiento básico durante la guerra acortó su carrera y Fisher dijo que la victoria sobre Von Cramm fue sin duda la "cima". Murió en el 2000, a los 84 años.

Fuera del mundo del tenis, la historia es tal vez poco conocida, pero puede estar a punto de obtener el reconocimiento que merece.

Un estudio de Hollywood se ha interesado en el libro de Fisher, por lo que Budge y von Cramm podrían terminar inmortalizados en la pantalla grande.

No te pierdas de nada
Te enviamos un correo a la semana con el resumen de lo más importante.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Ha ocurrido un error, por favor inténtalo más tarde

Publicidad