Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

El impredecible Canal de la Mancha, un reto para la nadadora altruista

Desde el pasado lunes Mariel Hawley espera el día indicado para comenzar su nado a través del famoso estrecho con el fin de regalar sonrisas
mié 10 agosto 2011 12:36 PM

En su intento por cruzar el Canal de la Mancha, la nadadora mexicana Mariel Hawley se encuentra a la espera de que las condiciones climatológicas le permitan iniciar esta proeza en favor de niños de bajos recursos con labio y paladar hendido.

Los nadadores que buscan conquistar el famoso estrecho que divide a Francia de Inglaterra deben convivir con la incertidumbre sobre el día adecuado para comenzar el recorrido que abarca unos 33 kilómetros en línea recta, debido al cambio constante de las corrientes, de la marea y las condiciones inestables del viento.

"Ante la incertidumbre, no queda más que esperar y seguir nadando todos los días para no perder la aclimatación y condición física ", aseguró Hawley quien espera en las costas de Dover, Inglaterra el momento de su salida. La nadadora está consciente de lo valioso que es el tiempo en esta travesía.

Durante la espera, la salud de la nadadora es monitoreada por la médico que la acompaña en el viaje. La doctora Adriadna del Villar Morales da seguimiento al plan de entrenamiento de Hawley, con el objetivo de determinar que la dieta que está llevando sea la correcta.

La médico de la nadadora agregó que otro factor importante para considerar en el monitoreo es el cambio de horario y saber si éste va bien para que el cruce se realice sin problema.

Desde el pasado lunes, Hawley comenzó la espera para realizar el cruce, la cual se contempla no pase del 14 de agosto, dependiendo de las condiciones climatológicas, con el fin de beneficiar con cirugías de corrección para labio y paladar hendido a niños mexicanos de escasos recursos.

Publicidad

La nadadora mexicana ya había logrado esa hazaña en 2007 cuando participó como relevo en un cruce cuádruple, donde impuso un récord Guinness de 42 horas 11 minutos que ayudó a dar 4,000 cirugías a niños a través de la organización Quiero Sonreír.

No te pierdas de nada
Te enviamos un correo a la semana con el resumen de lo más importante.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Ha ocurrido un error, por favor inténtalo más tarde

Publicidad