Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Los consejos de Leadbetter, uno de los mejores entrenadores de golf

En el mundo existe una gran cantidad de academias de golf que establecieron algunos de los entrenadores más reconocidos internacionalmente
sáb 10 diciembre 2011 08:41 AM
David Leadbetter
David Leadbetter David Leadbetter

Así que te quieres convertir en un golfista profesional. Los mejores jugadores ganan millones de dólares cada año, y quieres un pedazo del pastel.

Sin importar si eres un prometedor golfista de cinco años, un jugador amateur que intenta dar el siguiente paso o un profesional que busca darle un impulso a su carrera, la mejor forma de avanzar generalmente es trabajando con las personas que ya estuvieron ahí.

Tal vez no siempre sean baratas, pero las academias de golf ofrecen técnicas de entrenamiento que lograron que personajes de la talla de Tiger Woods , Lee Westwood y Ernie Els llegaran a la cima. Pero no temas, CNN tiene algunos consejos de uno de los instructores más importantes de este deporte, David Leadbetter.

Hay tres áreas con las que batallan los golfistas principiantes, dice.

En primer lugar, debes sostener correctamente el palo.

“La mayoría de la gente agarra demasiado el palo con la palma de la mano, lo que crea una gran tensión y no permite que la muñeca trabaje correctamente”, dice Leadbetter, quien ayudó a Nick Faldo a pasar de ser un casi ganador a un golfista con seis títulos de majors entre 1987 y 1996.

Publicidad

“La gente que hace esto tiene un hoyo en su guante. Es importante sostener el palo hacia los dedos, no hacia la palma. Le ayuda a los golfistas más de lo que puedes creer”.

Ahora, aprende cómo debes inclinarte.

“Gran parte del golf se basa en cómo estableces tu base. Es realmente importante que cuando los golfistas coloquen la pelota en lugar de tener los hombros encorvados, los jalen hacia abajo, y entonces sus brazos pueden llegar al pecho”, dice el entrenador de 59 años.

“Casi igual a como los japoneses hacen reverencia: la cadera debe ir hacia afuera, dobla ligeramente las rodillas, jala tus hombros hacia abajo y deja que los brazos descansen en tu pecho, y entonces estarás en la posición perfecta”.

A partir de este momento, todo se trata de los brazos.

“Asegúrate de que tus brazos y pecho se mantengan juntos a lo largo del swing”, aconseja Leadbetter. “Practica con tiros cortos, coloca una cubierta de un palo de golf o una toalla debajo de la axila izquierda y practica medios swings cortos”.

Junto con Butch Harmon, Hank Haney y Pete Cowen, Leadbetter es uno de los entrenadores más reconocidos en el mundo del golf.

Su éxito con campeones como Faldo, Tiger Woods, Phil Mickelson, Greg Norman, Darren Clarke, Rory McIlroy, Greame McDowel y Louis Oosthuizen le ayudó a establecer escuelas de golf en todo el mundo.

Una hora con Harmon cuesta 600 dólares, de acuerdo con Golf Digest, mientras que Haney cobra 500 dólares y Leadbetter cobra 3,500 dólares por tres horas.

Pero a menos de que seas un jugador importante, o que pagues las altas tarifas corporativas, es poco probable que puedas tener una sesión personal con uno de estos gurús. Lo más próximo son sus escuelas, que funcionan con talleres cortos hasta programas de un año completo para jugadores en edad escolar.

Tampoco son baratas.

Un estudiante al que aceptan en la International Junior Golf Academy de Haney, con sede en Hilton Head Island en Estados Unidos, necesita un depósito de 7,000 dólares tan sólo para reservar su lugar.

Haney, quien trabajó con el ganador de 14 majors, Tiger Woods, de 2004 a 2012, también le presta su nombre a una academia en China, en el centro turístico de Mission Hills Haikou en la isla de Hainan, en donde el profesor del año de la PGA de 2005, Peter Krause, se estableció como instructor principal.

Harmon, cuyo padre Claude, ganó el Masters de Augusta en 1948, recibió a Woods como uno de los mejores jugadores amateur en 1993 y lo ayudó a transformarse en un fenómeno mundial —que pasó 264 semanas como número uno del mundo— hasta que tomaron caminos separados en 2004.

Su escuela de golf con sede en Las Vegas ofrece cursos de tres días con él mismo y tiene un costo de 5,900 dólares (incluyendo el hospedaje durante cuatro noches en el Caesars Palace), y cuenta con un paquete similar con su equipo de profesionales por 2,400 dólares.

Los costos para Juniors (jóvenes) están a sólo 225 dólares, mientras que las lecciones en video se ofrecen por 30 dólares por hora.

Leadbetter se convirtió en entrenador después de que no consiguió la calificación por un tiro en la Escuela del Tour Europeo cuando era un joven profesional con esperanzas.

“Asistí y estudié con algunos de los mejores entrenadores en ese momento”, le dijo a CNN sobre sus inicios antes de convertirse en el nombre que refinó el swing de su compatriota inglés, Faldo.

“Era un jugador exitoso en el tiempo que me fue a ver, pero se dio cuenta de que necesitaba algo extra si quería ganar los torneos importantes”, dijo Leadbetter.

“Era muy perfeccionista, y el reto fue que no vimos resultados inmediatos, se requirió de un par de años. Tuvimos que trabajar durante un periodo en donde no obtuvimos buenos resultados, pero al final todo funcionó”.

La academia de Leadbetter con sede en Florida, con 36 hoyos diseñados por su antiguo cliente Norman, se convirtió en la casa matriz de un imperio que se encuentra en 13 países que incluyen a España y a China.

La exniña prodigio, Michelle Wie, fue una de sus estudiantes más famosas, y también trabajó con cuatro jugadores que alcanzaron la posición número uno del golf.

“En estos días un entrenador es mucho más que un instructor de swing, prácticamente eres un psicólogo de tiempo parcial”, dice.

Espera que la tendencia del dominio de las jugadoras asiáticas en el circuito profesional femenil se filtre al masculino también.

“Tienen la disciplina. Es un gran deporte para la forma de pensar asiática: son muy metódicos, muy equilibrados y tienen una fabulosa ética de trabajo. No sólo en el golf, también en todos los ámbitos de la vida. Es un deporte ideal para ellos”.

Els, otra de las historias de éxito de Leadbetter, también ayuda a enseñar a los jóvenes jugadores en Sudáfrica, su país natal.

El jugador de 41 años, tres veces campeón de majors y el campeón de la lista de ganancias del Tour Europeo de todos los tiempos, creó una fundación en 1999 que se enfoca en niños de familias con recursos limitados. Sus jugadores compiten con los de la fundación de Tiger Woods en un torneo anual del estilo de la Ryder Cup.

Los graduados más exitosos hasta el momento son Oosthuizen y Charl Schwartzel.

Oozthuizen sorprendió al mundo del golf en 2012 cuando ganó el Abierto Británico después de quedarse a medio camino en sólo una de sus ocho apariciones previas en majors.

“Las cosas no iban muy bien en la granja, y escuchamos sobre esta fundación que acababa de empezar”, le dijo Oosthuizen a los periodistas en St. Andrews acerca de sus inicios.

“Fueron tres años increíbles con lo que Ernie hizo por mí, viajando por todo el país, me ayudó con los gastos, me dio clínicas y cosas así. Es un gran mentor,  probablemente sin él no estaría aquí”.

Oozsthuzien también trabajó con Cowen, un entrenador que ayudó al golfista norirlandés McDowell a ganar el Abierto de Estados Unidos el año pasado y a Clarke el Abierto Británico de 2011.

Cowen, quien tiene academias en su natal Inglaterra y en Dubai, cuenta entre sus antiguos clientes al ocho veces número uno europeo, Colin Montgomerie y el sudafricano Schwarztel, el ganador de Masters en 2011.

También le ayudó a Lee Westwood a convertirse el año pasado en el número uno del mundo, y estuvo a una corta distancia de superar el récord europeo de ganancias de Els.

Westwood es otro jugador que retribuye a la comunidad del golf.

El golfista de 38 años maneja clínicas en los campos de toda Inglaterra, y también tiene sesiones en España.

Las academias sin residencia cuestan alrededor de 235 días por tres días, y los participantes tienen la oportunidad de ganar equipo y de jugar un día con Westwood.

Els cree que esas escuelas son vitales para el continuo desarrollo del golf.

“No creo que exista otro deporte que haga más por los jóvenes participantes”, escribió en la página web de la revista Links.

“Tiger, yo y muchos jugadores más en el tour podemos recordar a los que nos ayudaron cuando crecíamos. Por eso es que le devolvemos al deporte en los niveles juveniles y de base”.

“El futuro del deporte es brillante, pero sólo si seguimos haciendo que el golf sea accesible para las generaciones más jóvenes. Si todos hacemos nuestra parte, el efecto combinado será considerable”.

“Creo que presentar y fomentar el golf con los jóvenes les da un paso adelante en la escalera de la vida. Si se convierten en grandes jugadores, es algo adicional”.

No te pierdas de nada
Te enviamos un correo a la semana con el resumen de lo más importante.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Ha ocurrido un error, por favor inténtalo más tarde

Publicidad