Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

La historia del Super Bowl de Zoltan Mesko

El pateador de despeje de los Patriotas de Nueva Inglaterra nació bajo el régimen comunista de Rumania y cuando era niño llegó a Nueva York
sáb 04 febrero 2012 08:34 AM
Mesko NFL
Mesko NFL Mesko NFL

“Sabía que Estados Unidos sería como en las películas que había visto”, dice Zoltan Mesko. Nació en Rumania, y es sobreviviente de una sangrienta revolución, la historia del famoso jugador de los Patriotas de Nueva Inglaterra podría tener un final tipo Hollywood el domingo en el Super Bowl.

Fue un largo camino a Indianápolis para los Patriotas y los Gigantes de Nueva York, pero ningún otro jugador en la alineación que estará en el estadio Lucas Oil Stadium tuvo un trayecto como el de Mesko.

Nació en Timisoara, una ciudad con una población de poco más de 300,000 habitantes, su infancia la pasó bajo el régimen comunista de Nicolae Ceausescu, el exjefe de Estado quien fue derrocado y ejecutado después de los levantamientos de diciembre de 1989.

“Creí en el comunismo hasta que tuve tres años y medio, viví una revolución, mientras las balas volaban a través de nuestra ventana en Nochebuena”, dice Mesko, ahora de 25 años, a los periodistas en Indianápolis, por primera vez sede del espectáculo deportivo de la NFL.

Aunque el gobierno de 22 años de Ceausescu terminó finalmente, los problemas de nación de Europa Oriental estaban lejos de terminarse.

“Entró la hiperinflación así que no podíamos comprar nada con nuestro dinero a pesar que mis padres eran ingenieros”, explica Mesko. “Ganaban el equivalente a 100 dólares al mes, cada uno”.

Publicidad

En una apuesta para resolver sus problemas financieros, el padre de Mesko en secreto planeó mudar a su familia a Estados Unidos.

“Mi papá, a escondidas, aplicó para el sorteo de las tarjetas de residencia a finales de 1996”, dijo. “Nos respondieron que éramos una de las 55,000 familias en el mundo que fueron elegidas para venir a Estados Unidos”.

Mesko llegó a Nueva York como un extranjero que no hablaba el idioma, pero dice que no tuvo problemas para adaptarse.

“Cuando tienes 11 años, eres una esponja, para el verano aprendí el idioma”, dice

“¿Me molestaban? No, creo que me aceptaron muy bien. Incluso aunque estaba en Nueva York, ya que Estados Unidos acepta a mucha gente”.

Después de una década en Estados Unidos, Mesko ahora ya aprendió completamente la cultura estadounidense. Jugó futbol americano colegial en Michigan, fue al Tazón de las Rosas hace cinco años, y ha estado en la NFL desde 2010.

“Ahora somos estadounidenses orgullosos”, dice Mesko sobre su familia. “Celebramos todas las tradiciones que hay”.

La familia participará en uno de los grandes pasatiempos estadounidenses cuando se sienten a ver el gran juego del domingo. Una repetición del campeonato que ganaron los Gigantes en 2007 con un marcador de 17-14.

Los Mesko tendrán la esperanza que el Super Bowl 46 termine con su hijo de la revolución tocando con sus manos el trofeo Vince Lombardi.

No te pierdas de nada
Te enviamos un correo a la semana con el resumen de lo más importante.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Ha ocurrido un error, por favor inténtalo más tarde

Publicidad