Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

El campeón de golf Bubba Watson también mete 'hoyo en uno' en la red

El golfista de 33 años ha ganado popularidad con videos que ha publicado a través de YouTube
jue 12 abril 2012 07:31 AM
watson
bubba watson watson

Si pensabas que el golf era una reserva de caballeros con buenos modales en camisas polo, piénsalo de nuevo.

Desde disfraces de Santa Claus hasta zambullirse en un jacuzzi e incluso aplastando cabezas de lechuga hasta hacerlas añicos, no hay ninguna payasada demasiado alocada para el nuevo campeón de Masters de Augusta, Bubba Watson.

Los videos caseros de internet que hizo el golfista cristiano de 33 años han generado un culto que puede cambiar la cara del golf para siempre.

El “loco Watson”, como se le ha conocido, ha entrado en los medios sociales de una manera en la que el golf profesional no lo había hecho. Los videos de YouTube donde se ve que usa palos de madera para golpear calabazas y berenjenas, ya han generado un millón de visitas hasta esta semana.

De manera similar, la página de Facebook de Bubba tiene más de 65,000 “me gusta”, mientras que el número de seguidores en Twitter ha aumentado a casi un millón; más de 150,000 desde que ganó este domingo en Augusta.

Todavía tiene mucho por delante para alcanzar a Tiger Woods, quien tiene más de dos millones de seguidores en ambos sitios, pero podría empezar una nueva era en las redes sociales para las estrellas de golf; una en la que los expertos dicen que podría abrir las puertas del deporte a una generación joven que lo ignora.

Publicidad

“El golf siempre ha sido visto como un juego seguro. No es extravagante y creo que todavía es visto como un deporte elitista”, dijo Christian d’Ippolito, líder del grupo de ventas internacionales en la empresa de publicidad de video con sede en Reino Unido, Unruly Media, a CNN.

“El hecho de que exista este tipo que es un individuo excéntrico; todo desde su nombre, su forma de vestir, sus palos de golf rosas, ciertamente lo separa de los demás.

“Es genial porque el golf necesita desesperadamente esa atención de una audiencia más joven. Y los medios sociales son una forma efectiva de obtenerla. Cada deporte debe tener su personalidad, y el futbol ha sido muy bueno haciendo eso. Creo que la respuesta del golf es la personalidad de Bubba”.

Nadie niega el carácter intrigante de Bubba. El cristiano devoto tuiteo: “A Dios, ¡por la gloria!”, en respuesta a su triunfo en los Masters y gritó sobre los hombres de su madre después de tirar un impactante tiro desde los bosques hasta el green para obtener el título. Watson, quien junto con su esposa Angie adoptó un hijo, Caleb, hace dos semanas, también se jacta de que nunca tomó una clase de golf.

El año pasado dejó a muchos rascándose la cabeza cuando él y sus compañeros en el PGA Tour, los golfistas Ben Crane, Rickie Fowler y Hunter Mahan lanzaron una banda musical llamada Golf Boys. Vestidos con batas, Watson grabó la canción Oh Oh Oh para recaudar dinero para obras de caridad.

Pero es la dedicación de Bubba a las redes sociales lo que ha hecho que los fanáticos tengan un vistazo especial en su vida no tan convencional.

Increíblemente contesta cada tuit, lo que sin duda le ha ayudado a incrementar su legión de seguidores desde 306,000 después de que ganó el domingo hasta más de 460,000 menos de un día después.

Su página de Facebook incluye álbumes de vacaciones familiares y videos caseros de los niños que son fanáticos practicando sus mejores tiros al estilo de Bubba. Watson es rápido al comentar en cada publicación del público.

“Está muy comprometido con los medios sociales. Su video musical tuvo cuatro millones de visitas y todas estas cosas hacen que Bubba sea un personaje que guste a la gente”, dijo d’Ippolito.

“Le da un atractivo para la gente, no es como la seriedad que tienes con un golfista tradicional”.

También le ayuda a elevar su perfil entre los patrocinadores. Aunque como admite d’Ippolito: “Por otro lado, hace que potencialmente las cosas sean más difíciles si algo va mal, como vimos con el perfil romántico de Tiger recientemente. Hace cinco años era inconcebible que una personalidad del deporte tuviera una audiencia global en la punta de sus dedos. Abre un debate completamente nuevo en qué tanto los patrocinadores pueden controlar a sus estrellas.

“Puede funcionar de ambas maneras; algunos patrocinadores pueden ser alejados por su nivel de excentricidad”.

No te pierdas de nada
Te enviamos un correo a la semana con el resumen de lo más importante.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Ha ocurrido un error, por favor inténtalo más tarde

Publicidad