Publicidad
Publicidad

¿La 'enfermedad' del futbol europeo se propagará a la Copa del Mundo 2018?

Los recientes enfrentamientos entre Polonia y Rusia podrían tener una repercusión en el Mundial de 2018
eurocopa
rusia polonia eurocopa eurocopa

Las escenas fueron impactantes. Los hooligans deberían ser cosa del pasado, pero las peleas en las calles de Varsovia durante la semana de apertura de la Euro 2012 fue un recordatorio de que la “enfermedad” del futbol no ha sido curada.

El primer gran torneo que se lleva a cabo en Europa del Este ya ha ofrecido un coctel de color y una riqueza de emoción en la cancha, pero la violencia entre los fanáticos de Rusia y Polonia ha puesto una sombra sobre el evento del continente.

A pesar de que hasta ahora son de pequeña escala, los problemas han puesto los reflectores en 2018, cuando Rusia albergará el espectáculo más grande del planeta del futbol, la Copa del Mundo .

“La prensa rusa obviamente está muy, muy molesta por lo que ha estado pasando”, dijo el experto en futbol ruso James Appell a CNN. “Cómo afectarán estas actitudes hacia el 2018, esto no vendrá desde Rusia, será una batuta que será recogida por la prensa internacional y por la UEFA, además de autoridades internacionales del futbol.

Publicidad

“Creo que Rusia sólo reaccionará a las críticas si vienen de afuera. No creo que las autoridades rusas realmente hayan tomado los pasos necesarios a través de la presión en un frente local.

“Espero que en las consecuencias de lo que ha estado pasando, las autoridades del futbol europeo, y quizá incluso la FIFA, hagan frente y hagan algunos cambios que necesitan ser hechos en el futbol ruso para que en 2018 todo salga pacíficamente”.

Geoff Pearson, un experto en el gamberrismo del futbol en la Universidad de Liverpool en Inglaterra, cree que las autoridades rusas necesitan tomar una iniciativa antes de la Copa del Mundo.

“Necesitan poder identificar quiénes son estos grupos en cada ciudad porque es casi seguro que busquen atacar a ciertos grupos de fanáticos que viajen a Rusia para la Copa del Mundo, de la misma manera que los grupos polacos han atacado a los fanáticos rusos en Varsovia”, dijo Pearson a CNN.

Publicidad

“Lo importante es que la policía, entre ahora y 2018, pueda identificar quiénes son esos grupos que deben ser monitoreados de cerca para que no puedan causar problemas”.

Los problemas también surgieron en el primer partido de Rusia cuando el torneo empezó el pasado viernes, cuando un jugador negro de República Checa fue blanco de cantos racistas y cuatro delegados polacos atacaron en las tribunas.

No es la primera vez que la violencia está presente en el campeonato europeo. En 1980, cuando Italia fue anfitrión del torneo, el choque de Inglaterra contra Bélgica tuvo que ser interrumpido debido a las peleas en las tribunas. En 1988, la policía arrestó a fanáticos ingleses, holandeses y alemanes debido a la violencia.

Y en la Euro 2000, aproximadamente 1,000 fanáticos ingleses fueron arrestados después de revueltas en las ciudades belgas de Charleroi y Bruselas.

Publicidad

El organismo de futbol europeo, la UEFA a menudo ha sido señalado de fracasar al castigar apropiadamente estos problemas, pero esta semana multó a la Unión de Futbol de Rusia con 149,000 dólares y amenazó a su equipo nacional con una reducción de seis puntos para las clasificaciones de la Euro 2016 si esto se repetía.

Podría actuar de nuevo por las revueltas en las calles del pasado martes, cuando la policía arrestó a 184 personas, 157 polacos y 24 rusos, después de que una marcha rusa a través de la capital de Polonia creó confrontaciones.

Appell cree que los eventos del viernes deberían de haber sido una advertencia.

“La violencia era 100% predecible”, dijo. “Puedes hablar de un contexto inmediato a corto plazo en el estadio en Wroclaw este viernes en el partido contra República Checa”.

Publicidad

“La reacción a eso en Polonia ha sido bastante inequívoca; un número de grupos de ultrafanáticos juró venganza inmediatamente después del viernes y hubo alguna anticipación de que sería generada antes del encuentro Polonia-Rusia.

“El contexto a largo plazo puede datar desde hace un milenio observando las relaciones entre Polonia y Rusia, y no sería difícil adivinar si este es el tipo de encuentro que hará que las tensiones estallen”.

Dado al contexto histórico y complejo entre las dos naciones, no fue nada sorprendente que el encuentro del Grupo A fuera precedido con violencia.

Su relación ha sido puntualizada por el conflicto, que data del siglo XI.

Publicidad

Más recientemente, Polonia fue ocupada por Rusia bajo Stalin durante la Segunda Guerra Mundial, en un capítulo brutal que vio al ejército rojo cometer múltiples atrocidades.

La marcha de este martes, que conmemoraba el establecimiento de la soberanía rusa después del colapso de la Unión Soviética, fue sancionada por autoridades polacas.

Adentro del estadio antes de que empezara el juego del martes, los fanáticos rusos sacaron un letrero grande que decía “esto es Rusia”, que algunos comentaristas dijeron que tenía símbolos neonazis en él. Representaba a Dmitry Pozharsky, un príncipe ruso que dirigió la resistencia al gobierno polaco-lituano en el siglo XVII.

¿Cuán fácil es separar al futbol de la política?

Publicidad

“Es muy difícil y yo diría que no sólo es para encuentros internacionales sino también para la cultura del futbol local en Rusia”, dijo Appell.

“En tu juego promedio de la Liga Premier Rusa, ese tipo de slogans, iconografías y simbolismos como banderas, mantas y cantos no se hubieran visto fuera de lugar en una marcha nacionalista, fuera del territorio del futbol.

“Es muy difícil a veces separar lo que estás viendo como una expresión de la cultura del futbol y una expresión de cultura nacionalista”.

Pero así como las autoridades lo han hecho, Appell hace hincapié en que los problemas que se vieron en la primera semana del torneo no significan que l a UEFA estuvo mal al dar la sede a Polonia y Ucrania.

Publicidad

“En realidad creo que en su totalidad, si dejas de lado los encuentros en el Grupo A, las experiencias que la mayoría de los fanáticos han tenido en Polonia y Ucrania han sido extremadamente positivas. Es el comportamiento de los fanáticos del futbol y no la ubicación en la que se están comportando”.

La policía polaca dijo que su intervención cuando la violencia aumentó este martes previno futuras víctimas, y afirmó que los fanáticos que llevaban manoplas y bastones no estaban interesados en el futbol.

La policía también reiteró que más de la mitad de las personas han asistido a partidos, o zonas de fanáticos, resaltando el pequeño número de incidentes que han generado arrestos.

La ministra de deportes en Polonia, Joanna Mucha, dijo que estaba “disgustada” y “avergonzada”; y pidió que una pequeña minoría no arruine una atmósfera en el torneo que describió como “fantástica”.

Publicidad

A pesar del escándalo, Pearson está de acuerdo en que el caos en Varsovia era prevenible.

“No puedo estar 100% seguro ya que no estaba allí, pero lo que pasó en Varsovia pareció ser un completo desastre”, dijo a CNN.

“Las tensiones históricas lo hacen un evento de alto riesgo. Lo cierto es que, no hubiéramos visto problemas si no hubiera habido entre 10,000 y 20,000 fanáticos rusos en Varsovia. Hubo cosas obvias ese día que salieron mal.

“Hubo una situación donde los hooligans de ambos equipos se mezclaron, eso significó que fanáticos normales fueron atacados y sujetos de agresividad. Allí es cuando nos movemos de pequeños grupos criminales peleando para ampliar el desorden.

Publicidad

“No hay duda de que hubo grupos de polacos y rusos que asistieron al partido para confrontarse. Estamos hablando de números relativamente pequeños y debería ser posible controlar esos grupos, y si es posible, excluirlos del estadio”.

¿QUIERES MÁS NOTICIAS COMO ESTA?
Recibe nuestros artículos sobre viajes, moda, lujo, cultura y estilo.

has quedado suscrito al newsletter

Ha ocurrido un error, por favor inténtalo más tarde

Publicidad