Publicidad
Publicidad

Nuestras Historias

La mansión más cara de EU

La residencia que perteneció al periodista William Randolph Hearst está a la venta por 165 mdd; la mansión con tres piscinas, 29 cuartos y una sala de cine apareció en la película ‘El Padrino
La mansión tiene tres piscinas, 29 alcobas, una sala de cine

Una mansión que perteneció al periodista y magnate de la prensa estadounidense William Randolph Hearst fue puesta a la venta esta semana, por 165 millones de dólares (mdd).

El vendedor, el abogado e inversionista Leonard M. Ross, compró la propiedad en Beverly Hills en 1976 y actualmente está buscando un ''cambio en su estilo de vida'', informó su corredor inmobiliario, Stephen Shapiro.

Se cree que la residencia es la más cara de la nación. El precio inicial superó los 155 millones de dólares que solicitaron los desarrolladores de una propiedad de 10 alcobas en la zona Big Sky, en el estado de Montana, y los 135 mdd pedidos para un complejo en Aspen, Colorado, propiedad del príncipe Bandar bin Sultán, ex embajador saudí en Estados Unidos.

Hearst compró la mansión en 1947 por aproximadamente 120,000 dólares. La propiedad, que data de la década de 1920, está hecha de estuco rosa y tiene la forma de una letra H sobre un terreno de 2,63 hectáreas al norte del bulevar Sunset de Hollywood.

La residencia tiene tres piscinas, 29 alcobas, una sala de cine, una discoteca y una residencia separada para el personal de seguridad.

Hearst organizó allí fiestas frecuentes para los famosos y los poderosos. John F. Kennedy y su entonces novia, Jacqueline, pasaron parte de su luna de miel en la mansión en 1953. La pareja volvió después cuando la mansión fue utilizada como sede de la campaña presidencial de Kennedy en la costa oeste.

Publicidad

La propiedad apareció también en la película ''El Padrino''.

¿Sabes cómo usar tu tiempo libre?
Recibe un correo semanal con lo que es tendencia en el entretenimiento y la cultura pop.

has quedado suscrito al newsletter

Ha ocurrido un error, por favor inténtalo más tarde

Publicidad