Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Carstens y Lagarde quieren ‘sueldazo’

El FMI paga 441,980 dólares anuales a su director gerente, más 79,120 dólares para otros gastos; de ser elegido titular del organismo, Agustín Carstens, vería sus ingresos duplicarse.
jue 26 mayo 2011 01:46 PM
Agustín Carstens y Christine Lagarde en una conferencia de prensa en la Ciudad de México, en 2008. (Foto:AP )
lagarde carstens fmi candidatura (Foto: AP)

null

El puesto de director gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI) que aspiran tener Agustín Carstens, gobernador del Banco de México (Banxico) y Christine Lagarde, ministra de Finanzas de Francia, es de importancia para la economía mundial pero también para sus respectivos bolsillos. En su informe anual 2010, el FMI detalla que la remuneración de la Gerencia se revisa periódicamente por parte del Directorio Ejecutivo y que la Junta de Gobernadores del organismo aprueba el sueldo del Director Gerente.

Se realizan ajustes en función del índice de precios al consumidor de Washington. A fin de reflejar las obligaciones propias de cada cargo, al 1 de julio de 2009, la estructura salarial de la Gerencia era la siguiente:

Director Gerente: 441,980 dólares anuales más 79,120 dólares para cubrir gastos.

Primer subdirector gerente: 384,330 dólares.

Subdirectores gerentes: 366,030 dólares.

Publicidad

De ser elegido director gerente del Fondo Monetario, Agustín Carstens doblaría sus ingresos anuales. Como gobernador del Banco de México recibe una remuneración anual neta de 2 millones 770,984 pesos, según datos de Banxico.

En 2007, Lagarde recibía un sueldo de 800,000 dólares al año como ministra de Finanzas de Francia, según reporta el sitio politique.net, por lo que de ser elegida cabeza del Fondo Monetario Internacional ganaría aproximadamente la mitad de lo que percibía en ese año.

El puesto de jefe del Fondo Monetario, además de ser bien remunerado, requiere una trayectoria distinguida en la formulación de políticas económicas en altas esferas, además de aptitudes diplomáticas y de gestión.

Quien quede al frente del organismo, deberá buscar consenso en torno a cuestiones clave como políticas e instituciones privilegiando la negociación multilateral.

 

 

Publicidad
Publicidad