Publicidad
Publicidad

La Fed afina plan sobre tasas de interés

La nueva estrategia del banco sobre la difusión de su política monetaria podría anunciarse en enero; la información incluiría el tiempo que piensa mantener ciertas tasas a intereses de casi cero.
Analistas no creen que el martes se formularán anuncios sobre la nueva estrategia o nuevos pasos para fortalecer la economía.  (Foto: Thinkstock)
fed (Foto: Thinkstock)

Bajo la dirección de Ben Bernanke, la Reserva Federal ha ido más lejos que nunca cuando se trata de explicarle a la gente su política monetaria y ahora está dispuesta a ser aún más diáfana.

El banco central estadounidense se reúne este martes en un encuentro que seguramente se centrará, en parte, en un plan para revelar de manera más explícita la dirección que tomarán las tasas de interés.

Por ejemplo, la Fed podría decidir que informará regularmente al público cuánto tiempo piensa mantener ciertas tasas de interés a corto plazo a intereses de casi cero y que son sus mínimos históricos.

La nueva estrategia de comunicación podría ser difundida el próximo mes.

Publicidad

La mayor parte de los analistas no creen que el martes se formularán anuncios sobre la nueva estrategia o nuevos pasos para fortalecer la economía .

Creen que la Fed desea postergar la adopción de nuevos programas, como la recompra adicional de bonos del Tesoro, para ver si continúan los modestos avances de la economía.

Empero, la economía estadounidense sigue siendo muy vulnerable, especialmente al impacto de la crisis financiera en Europa y una probable recaída en recesión. Por ello, la Fed mantiene en consideración todas sus alternativas.

Con ese fin adoptó ya numerosas medidas de dudosa ortodoxia bancaria para apuntalar la economía.

Publicidad

En diciembre, por ejemplo, hará tres años desde que redujo su tasa clave, la de fondos federales, a una cifra mínima récord, de entre 0% y 0.25%.

Compró además más de 2 billones de dólares en bonos gubernamentales y acciones respaldadas por hipotecas para abaratar los intereses a largo plazo y reducir el precio del dinero.

Las autoridades monetarias esperan con ello hacer que consumidores y empresas se endeuden y gasten más. Además, el escaso rendimiento de los bonos anima a los inversionistas a preferir acciones, lo que puede aumentar los patrimonios y fomentar el gasto.

En caso de empeorar la economía, una posibilidad sería que la Fed comprara más acciones respaldadas por hipotecas. De hacerlo podría abaratar los intereses hipotecarios y fomentar la compra de vivienda. El debilitado mercado inmobiliario tiene lastrada la economía en general, pese a que los intereses son históricamente muy bajos.

Publicidad

La única alternativa sería una tercera ronda de recompra a gran escala de bonos soberanos estadounidenses, pero los detractores de la idea consideran que elevaría el riesgo de un repunte de la inflación y en todo caso son muchos los que dudan de su utilidad, ya que el interés de los bonos de la Tesorería están a niveles históricamente bajos.

A no ser que empeore y se extienda la crisis europea, pocos son los que esperan otra recompra de bonos. Con todo, esa posibilidad no puede ser descartada.

"Europa será un gran dolor de cabeza durante un tiempo prolongado. Tendremos que esquivar muchos icebergs y, si la situación se deteriora de forma espectacular, la Fed actuará", opinó la economista Diane Swonk, de la firma Mesirow Financial.

Publicidad
NOTICIAS DEL DÍA
Dos envíos de lunes a viernes con las noticias más importantes.

has quedado suscrito al newsletter.

Publicidad