Publicidad
Publicidad

S&P cuestiona las políticas de Argentina

Las decisiones gubernamentales podrían aumentar los riesgos macroeconómicos, dijo la calificadora; revisió la tendencia de la nota del país a negativa desde estable.
Pese al apoyo, EU indicó que Argentina debe normalizar relaciones con todos sus acreedores. (Foto: Thinkstock)
argentina (Foto: Thinkstock)

Standard & Poor's (S&P) revisó este lunes la tendencia de calificación de Argentina (no solicitada) a negativa desde estable, con base en la creciente incertidumbre respecto a las perspectivas de mediano plazo. "Consideramos que las políticas gubernamentales implementadas en Argentina desde la más reciente elección presidencial podrían aumentar los riesgos para el marco macroeconómico del país, presionando su posición de liquidez externa y afectando sus perspectivas de crecimiento de mediano plazo", explicó.

Por ello, S&P afirmó sus calificaciones soberanas (no solicitadas) de largo y corto plazo de ‘B' y su calificación en escala nacional de ‘raAA' de la República de Argentina , y revisó la tendencia a negativa desde estable en ambas escalas.

Asimismo, afirmó sus calificaciones soberanas de largo plazo en moneda extranjera y moneda local de ‘B'.

En un comunicado, la calificadora internacional de riesgo crediticio expuso que la revisión de la tendencia a negativa de estable se deriva de la evaluación sobre las políticas promulgadas desde la elección presidencial de octubre de 2011.

Publicidad

Consideró que con el tiempo, éstas podrían aumentar el riesgo de un deterioro en el marco macroeconómico de Argentina, presionando su posición de liquidez externa y reduciendo sus perspectivas de crecimiento de mediano plazo.

"Tales políticas incluyen las crecientes restricciones al comercio internacional y las medidas para nacionalizar la empresa de hidrocarburos YPF (Yacimientos Petrolíferos Fiscales)", precisó.

En opinión de S&P, estas acciones podrían exacerbar las debilidades existentes en la economía de Argentina, incluyendo la elevada inflación (que ha apreciado el tipo de cambio real) y el gasto gubernamental cada vez más rígido, lo que a su vez se traduciría en un peor entorno para la inversión.

Señaló que las políticas actuales en el altamente regulado sector de energía han expandido fuertemente la demanda y reducido los incentivos para la exploración y producción, debilitando así las cuentas externas y fiscales de Argentina mediante el incremento de las importaciones de energía y mayores subsidios.

Publicidad

NOTICIAS DEL DÍA
Dos envíos de lunes a viernes con las noticias más importantes.

has quedado suscrito al newsletter.

Publicidad