Publicidad
Publicidad

Mariano Rajoy no se mueve

Ante la protesta ciudadana, el mandatario español defiende la austeridad para enfrentar la crisis; dice estar consciente de que el Gobierno está tomando decisiones que dijo no realizaría.
Una estatua del pintor Pablo Picasso fue usada durante la protesta de los indignados. (Foto: Reuters)
rajoy

El presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, defendió este domingo los programas de austeridad adoptados para contener el déficit presupuestario y la deuda soberana, un día después de que miles de manifestantes ocuparan plazas en protesta contra la reducción del gasto público. Rajoy insistió que las medidas fueron "necesarias" ante la situación económica, que incluye un desempleo de casi 25%, el mayor de la eurozona.

Indicó que su Gobierno hace lo necesario para salir de la situación y ello en ocasiones significa tomar decisiones duras y difíciles.

"Estamos haciendo cosas que no entran en nuestro programa electoral. Soy consciente de que el Gobierno está tomando decisiones que dijo que no iba a tomar, y que no nos hubiera gustado tomar, pero tenemos que hacerlo", apuntó.

Publicidad

En total 72,000 personas protestaron en toda España, según la policía. En Barcelona lo hicieron 30,000 y en Madrid 22,000.

La policía informó que detuvo a 18 manifestantes en la Puerta del Sol, la plaza más señera de la capital española.

Este domingo la policía hizo desalojos en las plazas principales de Valencia, Zaragoza, Cádiz y Palma de Mallorca. Las protestas continuarían hasta el martes.

Publicidad

El 15 de mayo los "indignados acamparon en plazas de ciudades como Madrid y Barcelona durante semanas.

El ayuntamiento madrileño decretó un toque de queda en la Puerta del Sol desde la medianoche a las 10 de la mañana.

El viernes, el Gobierno advirtió a los bancos que deben destinar otros 30,000 millones de euros (40,000 millones de dólares) para cubrir pérdidas potenciales causadas por el impago hipotecario y ordenó una auditoría independiente de sus deudas.

Publicidad

No obstante, ha advertido de que el PP seguirá "tomando todas las decisiones que tenga que tomar" para que el país salga de la crisis. Además, ha considerado que esta es "una magnífica oportunidad" para hacer las reformas estructurales que se "debían haber hecho a lo largo de hace muchos años".

El presidente del Gobierno agregó que se están "dando pasos en la buena dirección" y se ha mostrado convencido de que España abandonará la recesión si el Ejecutivo "sigue haciendo las reformas y no se cansa de hacerlas".

"Y el Gobierno no se va a cansar", sostuvo.

Publicidad

NOTICIAS DEL DÍA
Dos envíos de lunes a viernes con las noticias más importantes.

has quedado suscrito al newsletter.

Publicidad
Publicidad