Publicidad
Publicidad

Autonomía regresará en un año: Portugal

El país se encontraba al borde del abismo, pero se recupera, dice el primer ministro Pedro Passos; la popularidad del político se deteriora gradualmente, ante las medidas de austeridad y desempleo.
La semana pasada, el FMI confirmó que Portugal debería continuar con sus duros ajustes presupuestarios. (Foto: Getty Images)
portugal

El primer ministro portugués, Pedro Passos Coelho, afirmó este miércoles que Portugal estuvo "al borde del abismo" y aún le falta un año "para recuperar la autonomía" tras haber cumplido la mayoría de las reformas exigidas por su rescate financiero en 2011.

El dirigente conservador reconoció que en los dos años del proceso de ajustes financieros han sido necesarias "enormes subidas de impuestos", recortes de programas sociales y educativos, e incluso "varias sorpresas" con medidas que no esperaba tomar.

En un acto de su Partido Social Demócrata (PSD, centroderecha) Passos Coelho resaltó que cuando concluya el programa del rescate que le concedieron la Unión Europea y el Fondo Monetario Internacional (FMI), no será necesario "presentar cuentas cada tres meses", en alusión a las inspecciones de esos organismos.

El jefe del Ejecutivo luso aseguró que ya se han cumplido "más de dos tercios" de los compromisos asumidos en abril de 2011 por el Gobierno socialista que le precedió para obtener el préstamo internacional, de 78,000 millones de euros.

Publicidad

La conclusión de las reformas está cerca, prometió el líder conservador, que ganó las elecciones celebradas dos meses después del rescate.

Gracias a esas reformas, subrayó, Portugal ha recuperado la reputación internacional de ser un país de "gente trabajadora, cumplidora y honrada, que va a vencer las dificultades".

"Fuimos elegidos para cumplir aquel programa de asistencia y eso hemos hecho", expresó Passos Coelho, que gobierna con mayoría absoluta parlamentaria con el apoyo de los democristianos.

El primer ministro criticó a los socialistas por pedir "tarde" el rescate y afirmó que su Gobierno, al contrario que el anterior, ha puesto los intereses del país delante de los propios.

Publicidad

Por eso, aseguró, no teme el juicio de los portugueses a su labor ni el resultado de las próximas citas electorales del país, las municipales de octubre y las europeas de 2014.

"Tenemos que ser gente que dice lo que hace", defendió.

Los conservadores lusos se enfrentarán a su primera prueba en las urnas desde que llegaron al poder con los comicios locales, ante los que el Partido Socialista, que ha pedido el fin de las políticas de austeridad, la renegociación del rescate y la dimisión del Gobierno, les saca una fuerte ventaja en todas las encuestas.

Las sondeos señalan también un deterioro progresivo de la popularidad del primer ministro, al que desde el pasado septiembre saca cada vez más ventaja el líder socialista António José Seguro.

Publicidad

El descontento por los recortes presupuestarios, el aumento del desempleo al 18% y los tres años seguidos de recesión que sufre el país, se ha reflejado también en numerosas manifestaciones, huelgas y protestas de movimientos ciudadanos y sindicatos, que el próximo día 27 han convocado su cuarta huelga general contra el Ejecutivo.

El Instituto Nacional de Estadística luso agravó además este miércoles las malas noticias sobre la economía al informar de una caída del PIB en el primer trimestre de este año mayor de la esperada, del 4%, respecto al mismo periodo del año anterior.

NOTICIAS DEL DÍA
Dos envíos de lunes a viernes con las noticias más importantes.

has quedado suscrito al newsletter.

Publicidad