Publicidad
Publicidad

¿Cómo debes invertir en época de volatilidad?

Ahora que el mercado de valores está inestable, es hora de hacer una revisión de tu portafolio; los fondos de fecha límite ayudan a reequilibrar los bonos y la renta variable a través del tiempo.
9 de cada 10 personas se están manteniendo en sus inversiones actuales. (Foto: Getty Images)
Dinero

La montaña rusa del mercado de valores está de vuelta.

El Dow y el S&P 500 perdieron más del 4% en diciembre, antes de repuntar fuertemente esta semana. Puedes elegir por qué aspecto estar más preocupado: el petróleo barato, una Europa moribunda, una China en desaceleración, Rusia en terapia intensiva, el terrorismo, la Reserva Federal que quitará la ponchera del estímulo.

Entonces, ¿qué debes hacer con tu dinero? A los inversores a largo plazo -aquellos de nosotros con dinero en el mercado para el retiro u otras necesidades lejanas- se les dice que estén tranquilos. Tratar de sincronizarse con el mercado por lo general conduce a un resultado mucho peor que mantener tu dinero invertido.

Es un buen consejo, con excepción de una gran advertencia: los inversores tienen que realizar un chequeo anual.

“Aquellos inversores a largo plazo, deben apegarse a su estrategia de juego y no agitarse. Pero no agitarse no significa que nunca debas cambiar tu asignación”, dice Russ Koesterich, estratega en jefe de inversiones de BlackRock.

Sólo el 10% de las personas que tienen un plan de 401k en Fidelity hicieron algún cambio en su cartera en el período de 12 meses que terminó en septiembre.

Publicidad

Para ponerlo de otra manera, 9 de cada 10 personas están haciendo un trabajo excepcional al “quedarse fijos” en sus inversiones.

Pero este es el problema: Hemos tenido varios años de increíbles ganancias en el mercado de valores. Ha sido muy divertido recibir esas reportes de fondos para el retiro en el correo y ver la cantidad aumentar año tras año desde que el mercado tocó fondo en marzo del 2009.

Pero es probable que eso haya causado que tu asignación de activos se haya salido de control. Toma como ejemplo una típica cartera “60/40” con el 60% de las inversiones en acciones y 40% en bonos. Esa es una combinación de activos bastante común para alguien a punto de jubilarse.

Si empezaste con esta mezcla 60/40 hace cinco años y no la has tocado, ahora tienes una cartera de alrededor de 70% en acciones y 30% en bonos, según un análisis de CNNMoney que utiliza los rendimientos del S&P 500 y un fondo de bonos del gobierno estadounidense.

Esa es una combinación de activos muy diferente. Está mucho más ponderada en acciones que antes y, por tanto, y es mucho más arriesgada.

A medida que el mercado se vuelve inestable, es probable que desees asegurarte de que vuelvas a la asignación de cartera adecuada para cumplir tus objetivos a largo plazo. Eso probablemente significa que necesitas más bonos y menos acciones.

Publicidad

“Como hemos visto en el último mes, las carteras han sido golpeadas por los precios del petróleo, y entonces la gente recuerda: 'Oh sí, es por eso que tengo la estabilidad de los bonos en mi cartera'”, dice John Sweeney, vicepresidente ejecutivo de Retiro y estrategias de inversión en Fidelity.

Lo que viene para 2015

La encuesta de expertos de inversión de CNNMoney pronostica que las acciones probablemente suban en 2015, pero sólo modestamente. Y muchos de estos profesionales del mercado señalaron que los riesgos están aumentando.

Las condiciones recientes del mercado no significan que entres en pánico y coloques todo tu dinero en efectivo, pero son un buen recordatorio de que este podría ser un momento conveniente para examinar si debes aumentar o disminuir partes de tu cartera.

Publicidad

En el mundo de la inversión, esta revisión anual se conoce a menudo como “reequilibrio”.

“Periódicamente -una vez al año- uno debe volver atrás y asegurarse de que sus asignaciones estén en línea con sus objetivos a largo plazo”, dice Koesterich. “De lo contrario, estás tomando apuestas que no tenías la intención de tomar”.

La otra alternativa, por la que un creciente número de estadounidenses está optando, es colocar su dinero en un fondo de 'fecha límite'. Es aquel en que puedes seleccionar un fondo basado en tu edad y fecha probable de jubilación y luego tu administrador de plan de retiro cuida el reequilibrio entre las acciones y los bonos por ti.

A tus 20 años, tu gestor de cartera probablemente tendrá tu fondo de fecha límite posicionado de forma muy agresiva -con hasta un 90%- en acciones. Pero a medida que envejeces, el gestor del fondo disminuirá tu asignación en renta variable. En el momento en que te jubiles, un fondo de fecha límite probablemente tendrá 25% o menos en renta variable, según Sweeney.

Más de un cuarto de los activos de 401K de Fidelity están ahora en fondos de fecha límite, señala Sweeney.

“Al trabajador se le asegura que la asignación de activos es asignada correctamente durante su carrera”, dice.

Publicidad

¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

has quedado suscrito al newsletter.

Publicidad
Publicidad