Publicidad
Publicidad

Nuestras Historias

  • vacacionar artico.jpg
  • comidas estadios NFL.jpg
  • bmw-x5-portada.jpg
  • hoteles antes de morir.jpg
  • errorafeitar01.jpg
  • canciones-hombres.jpg
  • portada.jpg

2015, ¿el año del fin de la austeridad?

Después de recortes al gasto y alzas de impuestos, los gobiernos podrían aumentar sus inversiones; los inversionistas permanecen a la expectativa del cambio de presidencia en EU en 2016.
Una directiva de la UE es utilizada por los países de la Unión para expulsar a personas consideradas
comisión europea

Después de años de recortar el gasto y elevar los impuestos en un intento por reducir los déficits crecientes, los gobiernos de todo el mundo están a punto de aflojarse el cinturón.

“A nivel mundial, estamos empezando a ver un cambio desde el lastre fiscal hacia el estímulo fiscal”, escribió Jeff Kleintop, estratega en jefe de inversiones globales de Charles Schwab, en sus perspectivas 2015.

Hay señales de que lo peor podría haber terminado incluso para Europa , donde la crisis de la deuda soberana obligó a las economías a soportar un periodo de austeridad fiscal.

Y aunque las cosas en Estados Unidos nunca se pusieron tan mal, los recortes de gastos forzosos a nivel estatal, local y federal cobraron una cuota en la economía. Incluso con un Congreso republicano recién elegido, la mayoría de los estrategas no prevén otro cierre del Gobierno.

Ciertamente, la política fiscal no es lo mismo que la política monetaria, que ha sido un tema importante de los mercados desde la recesión. La Reserva Federal y otros bancos centrales han desatado cantidades sin precedentes de dinero en efectivo con el fin de estimular las economías en problemas.

Aún así, Kleintop cree que en 2015 los problemas fiscales, en lugar de los programas de estímulo, serán el foco de atención de los inversores.

Publicidad

El panorama fiscal más optimista debería ser una bendición para algunos de los países con los mayores problemas financieros.

Europa y Japón 

Por ejemplo, Kleintop señaló que la Unión Europea el mes pasado dijo que a dos de las mayores economías del continente, Francia e Italia, no se les exigirá alcanzar los objetivos presupuestarios previamente acordados para 2015 a través de aumentos de impuestos y recortes de gastos.

También en noviembre, Jean-Claude Juncker, alto funcionario de la UE, dio a conocer un plan de gastos por 300,000 millones de euros destinado a poner en marcha a la economía del bloque .

Publicidad

Y en Japón, donde la economía entró en recesión el último trimestre, un aumento previsto al impuesto sobre las ventas ha sido retrasado. Eso es un alivio para muchos inversores, debido a que el último aumento en impuestos de ventas acabó con el crecimiento del segundo trimestre a medida que los consumidores cambiaron drásticamente sus patrones de gasto.

Panorama fiscal estadounidense

A pesar de la creciente atención en Washington hacia la reducción del déficit presupuestario a través de recortes de gastos forzosos e impuestos más altos, las cosas están empezando a parecer menos graves, dijo Kleintop.

Kleintop señaló que después de estar planos durante los últimos cinco años, los desembolsos federales se han incrementado en los últimos meses. En octubre, el gasto subió 5.5%.

Publicidad

El recién elegido Congreso del Partido Republicano podría presionar para reducir el gasto, pero David Lyon, presidente ejecutivo de Principal Financial Street, no cree que vayan a hacer ningún cambio drástico. En todo caso, serán más propensos a tratar de bajar los impuestos, lo cual sería visto como algo positivo por los inversores, argumentó.

Por otra parte, con las elecciones acercándose en 2016, muchos analistas políticos creen que los republicanos y el presidente de hecho podrían trabajar juntos en un intento por demostrar a los votantes que pueden llegar a acuerdos.

Perspectivas a largo plazo

Aunque la noción de una mejor política fiscal está entusiasmando a los inversores, probablemente es mejor tomarlo con calma.

Publicidad

Después de todo, Europa está lejos de salir del hoyo, con la recesión y la deflación amenazando a muchas economías. Japón, por su parte, aún tiene la deuda pública más alta del mundo, y muchos analistas dicen que el país necesita instituir reformas estructurales fundamentales si quiere salir de su malestar económico de una década.

Por supuesto, algunos estrategas argumentarían que la política fiscal más expansiva es simplemente una serie de soluciones a corto plazo en una larga batalla contra la debilidad económica. Pero Lyon rechaza ese visión.

“A primera vista, es visto como prolongar las cosas, pero hay un método detrás de ello”, dijo. “Se enfoca en poner al consumidor en un lugar donde su gasto aumente en aquellas partes del mundo”.

¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

has quedado suscrito al newsletter.

Publicidad
Publicidad