Publicidad
Publicidad

La volatilidad, amenaza para los bancos este 2015

Aunque la economía puede impulsar a los bancos, mayores regulaciones ahuyentan a inversores; la continuidad de las tasas bajas se traduce en más hipotecas y préstamos.
Wells Fargo es el mayor prestamista hipotecario de los Estados Unidos. (Foto: Getty Images)
wells fargo

El banco preferido de Warren Buffett fue el campeón en la industria en 2014. ¿Repetirá este año?

Las acciones de Wells Fargo, el mayor holding del conglomerado Berkshire Hathaway dirigido por Buffett, subieron más de 20% en 2014, y esta semana reportará los resultados del cuarto trimestre.

Lo que juega a favor de Wells Fargo es que, entre todos los mega bancos de Wall Street, es el que tiene la menor exposición. Pues está más enfocado a la banca tradicional, es decir, préstamos y depósitos. Y es una potencia en el negocio hipotecario. Eso significa que Wells Fargo no está tan ligado a los ingresos del mercado y la negociación bursátil como otras grandes entidades.

El último trimestre fue duro para las principales firmas financieras.

A principios de diciembre, los directores generales de Bank of America y Citigroup dijeron que los ingresos por negociación o trading fueron débiles en el trimestre. Ambas compañías reportarán sus resultados esta semana. Goldman Sachs y JPMorgan Chase también divulgarán sus ganancias en los próximos días.

Además, Citi anunció la semana pasada que estaba recortando las bonificaciones de algunos de sus operadores bursátiles. Así que será muy interesante ver si BofA, Goldman y JPMorgan también recortan esas compensaciones.

Publicidad

Aunque ahora hay buenas noticias para los bancos.La economía más fuerte y la agitación del mercado son un punto a su favor.

La mejora de la economía estadounidense, junto con la continuidad de las bajas tasas de interés, debería traducirse en una mayor demanda de hipotecas, tarjetas de crédito y otros tipos de préstamos bancarios.

Por lo tanto, será alentador si el CEO de JPMorgan Chase, Jamie Dimon, y otros ejecutivos de grandes bancos celebran la sostenida recuperación del mercado laboral y de la economía en general durante sus informes de ganancias.

La locura que impera en otros mercados también podría favorecer el negocio del trading de los grandes bancos de Wall Street. La primera semana de cotización ha sido de todo menos estable, la caída del precio del petróleo provocó un gran retroceso en las acciones antes de que los tranquilizadores comentarios de la Reserva Federal volvieran a impulsarlas al alza. Los mercados tranquilos, lo sabemos, son el enemigo de las mesas de corretaje.

Los analistas de la firma de investigación Keefe, Bruyette & Woods indicaron el mes pasado en su proyección para 2015 que predicen una mayor volatilidad para este año. Por ello se muestran alcistas con las acciones de los grandes bancos.

Sin embargo, la amenaza de una mayor regulación podría ser un problema para muchas de las acciones de los bancos.

Publicidad

Es cierto que los bancos han ganado algunas batallas en Washington últimamente.

El Congreso estadounidense aprobó un proyecto de ley el mes pasado que permitirá que los bancos continúen practicando la negociación de activos de riesgo conocidos como derivados in-house. Esa medida deshace una de las provisiones clave de la ley de reforma financiera Dodd-Frank decretada a raíz de la crisis financiera de 2008.

Al mismo tiempo, la Reserva Federal también acordó el mes pasado aplazar otra parte de dicha ley, un componente de la llamada Regla Volcker que obliga a los bancos a vender sus fondos hedge y fondos de capital privado. Los bancos tienen ahora hasta el año 2017 para hacerlo.

Sin embargo, las firmas aún están bajo la mira de muchos reguladores y políticos que quieren terminar con los llamados bancos-demasiado-grandes-para-quebrar. La senadora Elizabeth Warren ciertamente no se ha echado para atrás.

Si se promulgan reglas más estrictas contra los bancos en los próximos años, sus beneficios probablemente disminuirán a una mera fracción de lo que solían ser. Y por esa razón algunos inversionistas siguen siendo reacios a comprar acciones bancarias... sin importar lo que suceda en la economía en general.

Publicidad
¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

has quedado suscrito al newsletter.

Publicidad
Publicidad