Publicidad
Publicidad

Estados Unidos pide al G20 evitar una guerra de divisas

Washington pidió al grupo no recurrir a ajustes cambiarios para impulsar las exportaciones; el G20 dio su respaldo al último estímulo anunciado por el Banco Central Europeo.
El aumento también se debe a la compra de dólares del Gobierno federal a Banxico. (Foto: Getty Images)
divisas

Estados Unidos instó en una reunión de las 20 economías líderes (G20) a no recurrir a depreciaciones cambiarias para impulsar las exportaciones, mientras que el borrador de un comunicado dio una evaluación pesimista el martes sobre el pronóstico para el crecimiento global.

La reunión de ministros de Finanzas y consejeros de bancos centrales en Estambul tiene lugar en un momento difícil, con grandes economías con desempeños dispares, políticas monetarias divergentes y Grecia proyectando una sombra sobre Europa.

El secretario del Tesoro de Estados Unidos, Jack Lew, remarcó la necesidad de mantener compromisos existentes sobre la política cambiaria, dijo un funcionario del Tesoro, promesas que incluyen no realizar devaluaciones de tasas cambiarias competitivas.

"El secretario Lew enfatizó enérgicamente (...) que estemos fuertemente enfocados en asegurar que los trabajadores y empresas de Estados Unidos actúen sobre un campo nivelado y que ningún país debería usar su tasa cambiaria para aumentar las exportaciones", dijo el funcionario.

La Reserva Federal de Estados Unidos elevaría las tasas de interés este año, en un fuerte contraste con los programas de impresión de dinero por parte del Banco Central Europeo y el Banco de Japón, y recortes de tasas de interés espontáneos desde la India a Australia, desde Canadá hasta Dinamarca.

Un efecto secundario de ello es la valorización del dólar y un desplome de otras grandes divisas.

Publicidad

Washington ha aceptado que la debilidad del euro y del yen es una consecuencia inevitable de acciones para reactivar a las economías moribundas, algo a lo que Estados Unidos ha instado en forma constante.

Según el borrador del comunicado de la reunión, que Reuters obtuvo y que se prevé que sea adoptado por los ministros del G-20 más tarde este martes, el grupo recibió con beneplácito el alivio cuantitativo del Banco Central Europeo -pese a la preocupación de Alemania- y dijo que respaldaría aún más la recuperación en la zona euro.

En un guiño a las expectativas de que la Reserva Federal de Estados Unidos subirá las tasas de interés, el borrador dijo que algunas economías avanzadas con mejores perspectivas de crecimiento se están acercando a la "normalización de su política".

Pero advirtió: "En un entorno de escenarios divergentes de política monetaria y creciente volatilidad de los mercados financieros, los marcos de políticas deben calibrarse cuidadosamente y ser comunicados claramente para minimizar los efectos secundarios negativos".

Alerta por Grecia

Publicidad

El borrador dio la bienvenida a las perspectivas favorables en algunas economías clave, pero ofreció una evaluación sombría de la economía mundial en su conjunto, diciendo que la expansión ha sido desigual y que el comercio se ha desacelerado.

Agregó que el G-20 actuará en forma decisiva sobre política monetaria y fiscal, si fuera necesario, para combatir el riesgo de un estancamiento persistente, aunque afirmó que el fuerte declive de los precios del petróleo brindará cierto impulso.

"Existe una escuela de pensamiento que está ganando en este mundo respecto a que la única forma en que puedes ser creíble y generar más confianza es si eres honesto sobre el estado de las cosas", afirmó un funcionario de alto cargo del G-20 que participaba de las conversaciones.

Alemania, que registra un superávit de cuenta corriente récord, ha sido inflexible frente a llamados del G-20 a gastar más e impulsar la demanda. El borrador del comunicado también prometió colocar a la deuda como proporción de producción en un camino sostenible.

Los funcionarios del G-20 parecían encaminados a rechazar una propuesta de Turquía para fijar a los países objetivos de inversión específicos para impulsar una economía mundial que parece cada vez más dependiente de Estados Unidos para su crecimiento.

Publicidad

El borrador no hizo mención específica a Grecia, pero sus esfuerzos por llegar a un nuevo acuerdo de deuda con la zona euro dominaban la agenda de reuniones bilaterales y otras juntas al margen, dijeron funcionarios.

El ministro de Finanzas de Canadá, Joe Oliver, dijo que las reformas regulatorias y financieras habían ayudado a disminuir el riesgo que representa Grecia para la zona euro. Atenas busca reestructurar su deuda y exige una reversión de medidas de austeridad.

¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

has quedado suscrito al newsletter.

Publicidad
Publicidad