Publicidad
Publicidad

¿La calma de los mercados predice la volatilidad?

Los especialistas esperan una venta masiva de instrumentos tras el alza en las tasas de interés; los analistas creen que una corrección en los mercados es cuestión de tiempo.
Los expertos temen que el alza en las tasas de interés podría sacudir a los bonos hacia un territorio más rocoso.(Foto: iStock by Getty Images. )
mercado acciones (Foto: iStock by Getty Images.)

El mercado de valores está en calma. Esta primavera ha sido uno de los periodos más tranquilos para las acciones estadounidenses desde la década de 1960.

Publicidad

Pero las cosas lucen muy en calma en medio de una serie de señales de advertencia.

En la cima de la lista:  las acciones están extrañamente tranquilas mientras que los bonos están recorriendo un trayecto inestable.

Publicidad

La preocupación no es si las acciones se volverán más volátiles que los bonos; es solo una cuestión de cuándo.

Publicidad

¿Es la calma antes de la tormenta bursátil? Generalmente, cuando las acciones o los bonos se vuelven volátiles, el otro activo pasa por mares violentos también. Pero no en 2015 las acciones están cada vez más relajadas, mientras que la volatilidad de los bonos está aumentando.

Más adelante este año —tal vez cuando la Reserva Federal eleve su tasa de interés clave — la volatilidad de las acciones y bonos podría repuntar, disparando una gran venta, dicen los expertos.

Publicidad

“El riesgo aquí es que la volatilidad tanto de las acciones como de los bonos repunte en conjunto, a medida que ambos caen en una venta masiva uno detrás de otro”, dice Jeff Weniger, gerente de cartera de BMO Capital Markets en Chicago. “Eso es lo que me quita el sueño”.

Publicidad

Hay dos grandes fuerzas en juego que podrían ser el punto de inflexión: las acciones estadounidenses son caras y los bancos centrales están tomando grandes medidas de nuevo.

¿Cuán calmado está?: La diferencia entre los máximos y los mínimos en el S&P 500 durante los últimos dos meses ha sido de solo 4.2%. Eso no es nada. Es el rango más pequeño desde 2006 y está a la par con los inicios de la década de 1960, de acuerdo con Dan Greenhaus, estratega en jefe de BTIG Research.

Publicidad

Otra manera de ilustrar  lo tranquilo que ha estado el mercado es observar en el índice de volatilidad del mercado de valores, el VIX. Llegó a 81 durante la crisis financiera. En enero, el VIX fue 19. Ahora es de apenas de 13; cerca de su mínimo histórico.

Publicidad

La tranquilidad es misteriosa porque casi todo el mundo está hablando de los caras que están las acciones estadounidenses. Un criterio para el S&P 500, la relación precio-ganancias, es de aproximadamente 20 en este momento. Eso es varios puntos por encima del promedio histórico de entre 15 y 16. Es también notable que los ratios de precio/ganancias de la mayoría de los mercados europeos y emergentes estén entre 15 y 17, lo cual significa que son más baratos.

Es un poco como la gravedad: en algún momento, la gente espera que las acciones estadounidenses sufran un golpe de realidad y caigan. Pero hasta ahora, los inversores siguen llenándose de acciones estadounidenses.

Publicidad

Los mercados no han registrado una corrección —cuando caen 10% o más desde su pico— desde 2011. Históricamente, eso es mucho tiempo sin una corrección, lo cual solo crea más expectativa entre los inversores sobre la próxima.

Publicidad

Un adelanto sobre el futuro de las acciones podrían ser los bonos.

El gran día de los bonos está en el horizonte: Los inversores de bonos lucen exhaustos. El rendimiento de los bonos del Tesoro a 10 años ha tenido grandes oscilaciones .

Publicidad

El equivalente del VIX para los bonos se conoce como el índice MOVE. Registró un promedio de alrededor de 85 puntos en mayo, un alza desde los alrededor de 70 puntos en los que estaba a principios de 2015.

Publicidad

Los inversores no saben cómo leer los planes de la Reserva Federal para aumentar las tasas de interés por primera vez en una década. Y mientras que la Fed quiere aumentar las tasas, otros bancos centrales están reduciendo las suyas.

El Banco central de Europa, al igual que el de China, ya han reducido las tasas de interés y han comenzado a inyectar dinero en la economía. La Fed cesó la fiesta de dinero fácil en octubre, y se espera que eleve las tasas de interés en algún momento de este año.

Publicidad

El alza de tasas de la Fed podría sacudir a los bonos hacia un territorio más rocoso. Cuando el entonces presidente de la Fed, Ben Bernanke, anunció el principio del fin de la fiesta del dinero fácil, provocó el llamado “berrinche por la reducción” en el verano de 2013, y la volatilidad de los bonos alcanzó los 100 puntos.

Publicidad

¿Y dónde se ubicaba justo antes del berrinche de la reducción de la Fed? Alrededor del mismo rango donde se encuentra hoy, de acuerdo con los datos de Bank of America Merrill Lynch.

¿Y ahora qué? Algunos creen que es solo cuestión de tiempo antes de que  las acciones y los bonos vuelvan a estar juntos en el tren de la volatilidad.

Publicidad

“La volatilidad va a ción pueda estar por venrepuntar”, dice Weniger. “Mucha de esta industria transita sin prisa sin tan siquiera una idea que una correcir”.

Publicidad

La sugerencia de Weniger: considera colocar algo de dinero de inversión en el extranjero. Las acciones son más baratas y más justamente valuadas.

NOTICIAS DEL DÍA
Dos envíos de lunes a viernes con las noticias más importantes.

has quedado suscrito al newsletter.

Publicidad
Publicidad