Publicidad
Publicidad

Los riesgos de que el Gobierno de China manipule a la Bolsa

Los viejos hábitos de Beijing regresaron con el pánico en el mercado bursátil, señalan críticos; Shanghái había ganado cerca de 150% por 12 meses previo al desplome.
Los expertos indican que la economía china no se detendrá por la caída en el mercado bursátil de ese país. (Foto: Reuters )
mercado china 1

Cuando el mercado bursátil de China se desplomó el mes pasado, el Gobierno de Beijing usó todos los medios a mano para intentar estabilizarlo.

Hasta este lunes, cuando el Shanghai Composite perdió 8.5%, la intervención gubernamental estaba funcionado. Los inversionistas disfrutaron de dos semanas de relativa calma , y ​​se recuperaron cerca de 3 billones de dólares que se habían evaporado desde que el mercado alcanzó su máximo en junio.

¿Pero fue positiva la reacción del Gobierno o ese intento de rescate puede resultar perjudicial para la economía del país a más largo plazo?

Publicidad

El Banco Central recortó las tasas de interés a mínimos históricos, los reguladores suspendieron las nuevas salidas a Bolsa y amenazaron con cárcel a los vendedores en corto.

Otras medidas fueron más desesperadas: organizaron la compra de acciones utilizando dinero del Banco Central y a las empresas se les permitió suspender la cotización de sus propias acciones, llegó un punto en que más de la mitad del mercado estaba paralizado.

Normalmente, frenar el pánico bursátil recibiría la aprobación universal. Pero en vez de eso, las acciones del Partido Comunista han generado críticas de grandes inversores y economistas.

Publicidad

La Bolsa de Shanghái había ganado cerca de 150% en los 12 meses anteriores al desplome, a pesar de la desaceleración del crecimiento económico y las débiles ganancias corporativas. De allí que los críticos se pregunten: ¿Por qué actuar de manera tan agresiva para detener una corrección en un mercado que se había divorciado tanto de la realidad?, ¿permitirá Beijing un mayor papel de los mercados?

China se estaba distanciando lentamente de la estrategia de comando y control que prevaleció durante décadas. Ha implementado reformas destinadas a reducir el poder de las grandes empresas estatales y espera que el yuan se vuelva una moneda del comercio y las finanzas mundiales.

Insinuando un cambio importante en ese enfoque, el Partido Comunista prometió en 2013 que permitiría que los mercados jugaran un papel "decisivo" en la economía.

Publicidad

Los críticos dicen que esa promesa se desechó a raíz del pánico bursátil , en ese momento las autoridades volvieron rápidamente a sus viejos hábitos.

Es posible que hayan tratado de proteger a los pequeños inversionistas (mecánicos de automóviles, oficinistas y propietarios de tiendas) de la ruina financiera. O tal vez simplemente no podían soportar la apariencia de haber perdido el control.

"Es comprensible que frente a una crisis se requieran medidas no convencionales", dijo Jacqueline Rong, economista de BNP Paribas. Pero otras medidas, como exigir a las compañías cotizadas que publicaran buenas noticias, llegaron demasiado lejos, agregó.

Publicidad

Los gestores de fondos de cobertura, siempre desconfiados de la intervención del Gobierno, se mostraron particularmente horrorizados por la respuesta de Beijing a la caída bursátil. Los titanes de la industria Paul Singer, Bill Ackman y Richard Perry criticaron el intento de rescate en una reciente conferencia en Nueva York. "De repente no puedes negociar y ni siquiera conocer un precio aproximado... y tu firma broker se ha vuelto insolvente", dijo Singer.

En lugar de intervenir, dicen, Beijing podría haber utilizado el episodio para reforzar el principio de riesgo, después de todo, incluso con descensos recientes, el Shanghai Composite sigue acumulando un alza de 75% en el último año.

En una economía donde las empresas que encaran el impago son casi siempre rescatadas por el Gobierno, un mayor riesgo en el sistema podría haber sido interpretado como un avance positivo.

Publicidad

Los expertos dicen que la intervención de Beijing podría tener graves consecuencias.

Según Rong, el proveedor de índices MSCI puede incluso detener la inclusión de las acciones chinas en su índice de referencia de mercados emergentes. Eso significaría que China seguiría estando vedada para muchos grandes inversionistas internacionales.

Y el Fondo Monetario Internacional, que parecía estar cerca de incluir al yuan en su canasta de monedas de reserva, ahora podría replantearse esa decisión.

Publicidad

El exsecretario del Tesoro estadounidense Henry Paulson, quien tiene una estrecha relación con Beijing, dijo que las reformas han transformado la economía de China, pero sus mercados financieros se han quedado rezagados.

"Aunque el instinto de Beijing de proteger a los inversionistas es comprensible, la mejor manera de hacerlo es crear un mercado moderno de capitales", escribió en el Financial Times. "Las autoridades chinas de mayor rango saben que deben esforzarse más para ejecutar el programa de reformas que el presidente Xi Jinping planteó hace 20 meses".

Paulson, quien publicó recientemente un libro sobre sus relaciones con las autoridades chinas, recomendó a Beijing mantener el rumbo. "Las recientes turbulencias del mercado han llevado a culpar a los especuladores extranjeros, que sirven como cabeza de turco", dijo. "Pero esta volatilidad debe mejor considerarse como lo que es: una señal de que las reformas financieras aún tienen que materializarse".

Publicidad

NOTICIAS DEL DÍA
Dos envíos de lunes a viernes con las noticias más importantes.

has quedado suscrito al newsletter.

Publicidad
Publicidad