Publicidad
Publicidad

Brasil en recesión, ¿una oportunidad para México?

Expertos ven que el país podría aprovechar la crisis de su par sudamericano para atraer inversiones; sin embargo, México aún debe atajar los problemas de corrupción y Estado de Derecho.
Analistas esperan una contracción para Brasil de cerca de 1.5% en este año. (Foto: Especial)
resulta (Foto: Especial)

A Brasil le va mal: su economía está sumida en una recesión y padece de alta inflación, además el sector exportador se ha deteriorado y  los escándalos de corrupción afectan su imagen ante los inversionistas.

Esta situación representa una oportunidad para México, ya que puede presentarse como una alternativa para atraer capitales y mejorar el desempeño de la actividad económica, coincidieron expertos.

“Puede ser una buena oportunidad si (México) sabe capitalizar y hace a un lado los escándalos que ha padecido en los últimos días”, dijo el profesor del departamento de Relaciones Internacionales del Tecnológico de Monterrey, Campus Santa Fe, Adolfo Laborde.

“[Las cifras de Inversión Extranjera Directa] de alguna manera reflejan la confianza de los inversionistas”, agregó.

Publicidad

En 2014, Brasil tuvo 62,495 millones de dólares (mdd) en Inversión Extranjera Directa (IED), mientras que México tuvo 22,795 mdd, según cifras de la Conferencia de las Naciones Unidas para el Comercio y el Desarrollo (UNCTAD).

Las economías de México y Brasil han tenido un desempeño dispar en lo que va de 2015. El país sudamericano envía gran parte de sus productos a China, Europa y Argentina, regiones que han tenido un débil dinamismo, mientras que el 80% de los envíos de México van hacia los Estados Unidos, cuyo Producto Interno Bruto (PIB) creció 2.3% en el segundo trimestre.

“Los mercados exportadores de Brasil están en problemas y el mercado exportador por excelencia de México, [Estados Unidos] no está en problemas”,  comentó el economista senior de Wells Fargo, Eugenio Alemán.

“Si México arreglara su Estado de Derecho, las entradas de inversión extranjera directa pudieran elevarse a la de los niveles brasileños, aproximadamente 13,000 millones de dólares adicionales anualmente”, dijo la semana pasada el diario Financial Times en una columna.

Publicidad

Dos mundos diferentes

El consumo interno brasileño enfrenta dificultades por la alta inflación, que alcanzó 9.57% a mediados de agosto, más del doble del objetivo oficial de 4.5%, mientras que en México los precios han ido tocando niveles mínimos.

Publicidad

La actividad económica brasileña se contrajo 0.58% en junio, de acuerdo con cifras oficiales. Con base en ese resultado, la economía del país habría caído 1.89% en el segundo trimestre frente al primero, cuando cayó 0.2%. En contraste,  el PIB mexicano creció 0.5% en el segundo trimestre del año frente a los tres primeros meses del año.

Las expectativas para ambos países son dispares: analistas de BBVA esperan una contracción de cerca de 1.5% en este año para Brasil y un estancamiento en 2016. Para México auguran un alza de 2.5% en 2015 y de 2.7% para el siguiente.

La debilidad también ha golpeado las arcas del Gobierno de Dilma Rousseff, que redujo sus metas de superávit primario a 0.15% del PIB en este año desde el 1.1% estimado originalmente.

La administración busca remediar la situación a través de reformas fiscales, aunque se enfrenta a un Congreso dividido y una baja popularidad producto del escándalo de corrupción en Petrobras, que ya ha tocado al círculo político: hay acusaciones contra el presidente de la Cámara de Diputados, Eduardo Cunha, y el expresidente y senador, Fernando Collor de Mello.

Publicidad

“Por lo menos, el haber ‘derribado’ figuras que eran anteriormente intocables representa la posibilidad de una nueva dirección. En México, en cambio no se encarcela a ningún personaje importante, lo cual lleva a sentir que la corrupción está fuera de control”, indica el Financial Times.

NOTICIAS DEL DÍA
Dos envíos de lunes a viernes con las noticias más importantes.

has quedado suscrito al newsletter.

Publicidad