Publicidad
Publicidad

Tips de un Nobel para ahorrar

El primer reto está en superar la irracionalidad del ser humano, dice el economista Richard Thaler.
Richard Thaler
Nobel de Economía 2017 Thaler estudió los factores psicológicos y emocionales que determinan el comportamiento de los individuos. (Foto: REUTERS/Kamil Krzaczynski)

Nota del editor: Esta nota fue publicada originalmente en la edición 1225 del 15 de diciembre de la revista Expansión.

CIUDAD DE MÉXICO (Expansión) - Estás a punto de comprar una casa y estás convencido de que será una buena inversión. Alguien te cuestiona, pero buscas todos los datos que validen tu decisión. A una cuadra, alguien restaura una casa similar, escuchaste a una persona decir que le gustaría comprar un departamento por esa zona y eso le dará plusvalía a tu bien raíz, y así citas varios argumentos.

En realidad, intentas justificar una decisión que ya tomaste, y eso puede hacer que no elijas correctamente. Muchas de las decisiones financieras tienen malos resultados porque quien las toma quiere convencerse a sí mismo de que analizó bien su decisión.

Afortunadamente para los inversionistas y para el público en general, en 2017, el Premio Nobel de Economía lo ganó Richard Thaler , quien descubrió cómo las personas se equivocan al tomar decisiones sobre manejo de dinero, y ha desarrollado, junto con otros economistas, la llamada economía del comportamiento.

La teoría económica tradicional dice que los individuos toman decisiones racionales, al buscar sus propios intereses. De acuerdo con eso, todos pueden confiar en que lo que hacen tendrá buenos resultados a largo plazo. Pero Thaler demostró que nadie, ni siquiera los economistas, toma las decisiones financieras adecuadas.

Lee: Thaler, el economista (y el ahora Nobel) de lo irracional

Publicidad

Una de las mayores dificultades para las personas es tomar decisiones para el largo plazo porque se necesita un pensamiento abstracto, explica Dan Ariely, uno de los más reconocidos economistas del comportamiento, gracias a trabajos de divulgación, como su libro Predictably Irrational (en español, Las trampas del deseo).

“Gastar en el presente es algo concreto y ahorrar para el futuro es algo demasiado abstracto como para que lo entendamos”, señala Ariely. Estas dificultades hacen que, pese a que la persona sabe que le conviene ahorrar para cuando se retire en 25 años, no lo hace.

Una ayudadita

Cuando la economía del comportamiento habla de irracionalidad, “no hablamos de que la gente sea tonta”, dice Carlo del Valle, uno de los fundadores del Instituto Mexicano de la Economía del Comportamiento.

Ser irracional es ponerse una meta y actuar de tal forma que no ayudará a cumplirla. Para romper con esa irracionalidad, Thaler estudió los factores psicológicos y emocionales que determinan el comportamiento de los individuos.

Publicidad

A partir de ello, el economista, profesor de la Universidad de Chicago Booth, llegó a la teoría del empujón (nudge, en inglés). Ésta propone el uso de “pequeños empujones” para que los individuos tomen decisiones que los lleven a sus metas sin que los desvíe su psicología.

La idea surgió de una reunión de economistas: antes de que se sirviera la cena, todos estaban comiendo nueces de una charola en el centro de la mesa. Thaler la retiró para que no se llenaran con la botana y cuando regresó de la cocina, todos le agradecieron que les alejara la tentación. ¿Cómo unos economistas tan racionales no podían dejar una conducta que les perjudicaría en el largo plazo?

A partir de ahí, Thaler encontró que con pequeños empujones se puede hacer que los individuos tomen las decisiones correctas, como ahorrar.

“Lo que nos mete en problemas no es lo que ignoramos, sino lo que creemos saber y que no es verdad”, ésta es una frase de Mark Twain que cita Richard Thaler en su libro Misbehaving.

“La única protección contra el exceso de confianza es recolectar datos sistemáticamente, especialmente, datos que puedan probar que uno está equivocado”, señala Thaler.

¿Todavía quieres comprar la casa? Entonces busca los datos que pudieran probar que no es una buena decisión.

Publicidad

Pequeños empujones

Para aumentar el ahorro voluntario de la gente en los sistemas de pensiones, la economía conductual propone estrategias que se lo facilitan:

1.- Afiliación automática: retiro del ahorro de la cuenta del empleado de forma predeterminada.

2.- Autobarrido: los empleados pueden decidir no afiliarse, pero, después de un tiempo, el sistema los vuelve afiliar en automático.

3.- Contribución en contrapartida: el empleador contribuye por cada peso que ahorre el empleado, y el gobierno da incentivos fiscales.

Publicidad

4.- Autoescalamiento: se establece una contribución de ahorro inicial bajo, pero, con el tiempo, se incrementa automáticamente.

¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

has quedado suscrito al newsletter.

Publicidad
Publicidad