Publicidad
Publicidad

‘Cómete el empaque’, idea verde

Alejandra Hernández apuesta por desarrollar envolturas de confitería que formen parte del bocadillo; sus primeros modelos son plásticos biodegradables para chocolatería y negocios gourmet.
El cliente y sus necesidades son el primer aspecto que debes conocer para crear tu marca. (Foto: Photos To Go)
Dulces La pastilla de goma se elaboró a partir de un jarabe de edulcorantes, grenetina y aditivos, como color y sabor.

Los chocolates y confitería gourmet generalmente viene en empaques de plástico que evitan que se maltraten pero que generan contaminación porque las resinas que se utilizan para su producción tardan mucho tiempo en degradarse en el ambiente.

Con esto en mente, Alejandra Hernández planeó el desarrollo de charolas termoformadas a partir de resinas biodegradables, que no sólo se deshacen con mayor velocidad, sino que también pueden llegar a ser comestibles .

"Buscamos que estos empaques sean amigables con el ambiente, incluso si llegan a caer al mar y son ingeridos por animales no habría mayor problema", señala la creadora de Naptula, la empresa que prevé colocar estos empaques en el mercado de manera cotidiana en el mediano plazo.

La idea de Alejandra se ha transformado en charolas, cucharas y algunos recipientes que permiten conservar los productos; por el momento surte pedidos de hasta 10,000 piezas y planea ganar terreno entre chocolateros y boutiques gourmet.

Para el desarrollo de su negocio, la empresaria considera fundamental que su producto es una idea innovadora que no tiene competencia en el país.

"El producto puede ser saborizado y convertirse en parte del bocadillo, no es una cuestión que resulte común pero con el paso del tiempo y la necesidad de cuidar al planeta no se tratará de una cuestión opcional", explica.

Publicidad

Para Alejandra, el mayor reto para los emprendedores mexicanos es que si bien los apoyos son muchos, no resultan suficientes para que las nuevas empresas logren la consolidación. Como participante del certamen Cleantech Challenge considera que el mayor aprendizaje se aprende sobre la marcha y que el primer paso se da en dos fases: tener una idea y ponerla a trabajar.

"En México se realiza mucha investigación y eso es alentador. Al participar en certámenes o proyectos donde se asignan créditos el mayor premio es siempre la experiencia, es necesario que entre los emprendedores convivamos, y generemos una red para fincar negocios entre nosotros", añade.

 

¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

has quedado suscrito al newsletter.

Publicidad
Publicidad