Publicidad
Publicidad

Hijo del Perro Aguayo: 5 lecciones de emprendimiento

Su carrera luchística comenzó a los 15 años, pero supo diferenciarse de los demás y de su papá; creó los Perros del Mal, su tienda de ropa y comenzó la promoción de luchadores independientes.
El Hijo del Perro Aguayo murió la madrugada del 21 de marzo.  (Foto: Facebook/ProduccionesPerrosdelMal)
Hijo del Perro Aguayo (Foto: Facebook/ProduccionesPerrosdelMal)

La noche del viernes 20 de marzo, una lesión en las vértebras cervicales durante un enfrentamiento con Rey Mysterio Jr. provocó la muerte del Hijo del Perro Aguayo. Pero su trayectoria de 20 años en el pancracio dejó huella más allá del ring.

Pedro Aguayo Ramírez no solo cautivó a la audiencia luchística por su forma “ruda” de pelear, sino porque innovó en la industria de la lucha libre mexicana y  convirtió su nombre en una marca que creó fuentes de empleo.

“La lección más importante que dejó el Hijo del Perro Aguayo fue la transición de deportista a empresario. Se atrevió a romper paradigmas a jugarse su patrimonio y recursos para crear su propio concepto”, dijo el docente de posgrados deportivos en la Universidad del Valle de México y autor del libro 'La mercadotecnia y el deporte ahora', Jorge Badillo Nieto.

1. Creó su propia marca

Pedro Aguayo, ‘El Perrito’, como muchos le llamaban, pisó el cuadrilátero a los 15 años. Al inicio fue cobijado por la imagen de su padre, El Perro Aguayo, un luchador estelar entre los años 70 y 90.

Publicidad

“El nombre y la experiencia de su padre lo respaldaron y le abrieron varias puertas, pero Pedro Aguayo Jr. (…) empezó desde abajo”, explicó Badillo Nieto.

Fue hasta 2003 que llegó al CMLL y en 2005 formó la jauría de los Perros del Mal, que comenzó a distinguirse de la historia y del estilo de su padre. Su concepto fue rápidamente adoptado por el público, lo que lo impulsó a separarse en 2008 del CMLL para formar su empresa Producciones Perros del Mal, una compañía promotora de luchadores independientes.

“El Hijo del Perro Aguayo sabía lo que quería y no quería ser la sombra se su papá”, dijo el consultor en imagen deportiva y director general de Identidad Deportiva, Eric Olavarrieta.

2. Distinguió su producto

Publicidad

Su estilo de lucha ruda iba más allá de ser la antítesis de los técnicos, aquellos luchadores que se distinguen por aplicar llaves sofisticadas y vuelos desde la tercera cuerda.

Su forma de atacar era en equipo, “en jauría”, sus compañeros se especializaban por pelear con alambres de púas, cuadriláteros enjaulados, tachuelas, botellas de vidrio, sillas, fuego o escaleras, dijo Badillo Nieto.

“Un estilo que venía de Estados Unidos y que fue adoptado primero por la Triple A. Por eso el CMLL buscaba una atracción similar y Los Perros podrían darla”, agregó.

Esta imagen de “perro del mal” era sólida y siempre la dejaba ver con actitudes, comportamientos, palabras y declaraciones, comentó Olavarrieta.

Publicidad

3. Abre su empresa y vende artículos propios

En 2012, el emprendedor abrió su tienda boutique en la calle de Córdoba , en la colonia Roma, en la cual vendía playeras y sudaderas con los estampados y la leyenda de los Perros del Mal, juguetes, ropa para perros, tazas, máscaras y otros artículos de la lucha libre.

La tienda cuenta con catálogos de sus productos a través de Facebook para hacer pedidos vía electrónica. “La empresa mantiene, hasta la fecha, activa su presencia en redes sociales para hacerle promoción a los eventos de lucha libre”, dijo Badillo Nieto.

4. Innova en materia laboral

Publicidad

Con la creación de su empresa Producciones Perros del Mal, el Hijo del Perro Aguayo buscaba ofrecer una alternativa nueva y fresca al espectáculo del cuadrilátero. A través de ella se crearon fuentes de empleo para luchadores independientes, referees, butaqueros, paramédicos, edecanes, espacios publicitarios, etc.

“Además el Hijo del Perro Aguayo fue parteaguas para lograr que el CMLL y Triple A recibieran en sus espectáculos a nuevos talentos y flexibilizar sus contratos”, dijo Badillo Nieto. Estas empresas contrataban a sus luchadores para que dieran espectáculos exclusivos, no podían pelear en otras arenas ni con luchadores independientes.

Al menos unos 30 luchadores, entre hombres y mujeres, integran la plantilla de los Perros del Mal.

5. Relación con medios de comunicación

Publicidad

El Hijo del Perro Aguayo mantenía una presencia constante en los medios de comunicación, tenía una columna en el periódico Basta, agregó Eric Olavarrieta. Además logró entablar un acuerdo con el canal de deportes TDN, quien transmitía las luchas de los Perros del Mal en su canal de televisión por cable.

El Perrito participó además en el reality show de Televisa “Los 5 magníficos”, en el que apoyaba causas sociales y en la telenovela ¡Qué pobres tan ricos!.

¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

has quedado suscrito al newsletter.

Publicidad
Publicidad