Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Congelado, el límite de ingresos anuales para las SAS

Por segundo año, los ingresos de las empresas constituidas como Sociedad por Acciones Simplificada no deberán superar los 5.5 mdp. Especialistas dicen que representa un reto para los emprendedores.
Más SAS.
Los expertos consideran que aumentar el tope de ingresos totales anuales a entre 7.5 y 10 millones de pesos impulsaría a los fundadores de negocios a constituirse como SAS. (Foto: iStock)

CIUDAD DE MÉXICO (Expansión).- Crear la empresa en un día, por internet, a costo cero y sin necesidad de acudir a un notario es atractivo para los emprendedores. Pero la mayoría rechaza esta opción de constituirse bajo una Sociedad por Acciones Simplificada (SAS) cuando descubre los requisitos, principalmente el que establece que sus ingresos anuales no deben exceder los 5.5 millones de pesos, coinciden los especialistas consultados.

“Hay hasta un tema aspiracional, porque esto quiere decir que al mes la empresa debe tener ingresos de más o menos 460,000 pesos y todo startupero tiene la esperanza llegar a esas cifras no en 10 años, en menos”, dice Alejandro Basave, director general de la firma legal para emprendedores Komenko. “Es posible que digan: 'no, no puedo yo solito ponerle los clavos al ataúd, no puedo pensar que no voy a generar más de eso'”.

El 14 de marzo de 2016 fue publicado el decreto presidencial para crear la figura de la SAS. Ahí se estableció que el tope de ingresos era de 5 millones de pesos y el monto se actualizaría cada año cuando el incremento porcentual acumulado del Índice Nacional de Precios al Consumidor excediera el 10%. El primer año pasó a 5.1 millones de pesos, el segundo aumentó a 5.5 millones de pesos y para 2019 permanecerá igual, según el acuerdo de actualización publicado este lunes en el Diario Oficial de la Federación.

Lee también: Constitución de empresas en un día entra en vigor el jueves

“No hemos visto ningún movimiento en dos años”, destaca Fernando Cordoba, socio principal del bufete jurídico para empresarios Lex Legal. “Eso es gravísimo, porque los socios de las SAS siguen acumulando ingresos y siguen trabajando, pero el tope es igual, entonces no están teniendo ningún beneficio con el paso del tiempo desde que se creó esta figura”.

Mario Sosa, cofundador y director comercial de la empresa de asesoría legal CBR, considera que pese al no incremento sigue siendo un instrumento positivo para aquellos emprendedores que desean comenzar a operar de un día a otro o experimentar con un modelo de negocio. "Pero deben asumir que en un punto próximo deberán migrar a otra figura fiscal", dice.

Publicidad

El decreto de creación establece que si el emprendedor rebasa el monto establecido, deberá migrar a otro régimen fiscal, como el de Sociedad de Responsabilidad Limitada, Sociedad Anónima o Sociedad Anónima Promotora de Inversión. “Cuando supera los 5.5 millones de pesos, el emprendedor vuelve a empezar a hacer trámites, tiene que ir a un notario y constituirse bajo otra figura, es algo que pudo haber hecho desde el principio”, explica Carlos Miranda, director comercial del despacho de contabilidad Decláralo, quien asegura que el tope de ingresos también dificulta que los emprendedores accedan a financiamiento.

Los expertos consideran que aumentar el tope de ingresos totales anuales a entre 7.5 y 10 millones de pesos impulsaría a los fundadores de negocios a constituirse como SAS y a no alejarse de este modelo, que fue promovido por la Asociación de Emprendedor de México (ASEM) con el objetivo de eliminar la burocracia y los altos costos en la constitución de una empresa.

Lee también: ¿Cómo funcionará el nuevo régimen para Pymes?

“Prácticamente todos los clientes identifican el límite de ingresos como un obstáculo para subirse a la SAS”, revela Cordoba. Pese a ello, cifras de la ASEM revelan que desde que se creó la figura de la SAS se han constituido más de 10,000 empresas. "Es bastante considerando que la figura nació en marzo de 2016 y lo vemos al alza", añade Sosa.

Basave reconoce que todavía no le sugiere a sus clientes constituirse como una SAS. “Me parece que tiene cosas muy buenas, como que pueda ser unipersonal y que se privilegie la conciliación y el arbitraje, pero insisto que el tope de los 5.5 millones de pesos, el tema de que tiene que publicar el informe anual financiero y que si se pasa del tope se tiene que transformar hace que no lo recomiende mucho ahorita. Les digo que se esperen tantito a que se siga trabajando y a que llegue un momento en el que realmente valga la pena subirse”, agrega el también socio de la firma Basave, Colosio, Sánchez.

Además de aumentar el tope, los especialistas coinciden en que valdría la pena incorporar incentivos fiscales a esta figura. “Hasta ahorita la única ventaja evidente que la SAS da al emprendedor es ahorrarle el notario”, afirma el directivo de Komenko. Así como definir el perfil para quien está diseñada la SAS.

“Lo primero sería distinguir quién es el perfil idóneo, si queremos que sean jóvenes emprendedores con proyectos de alto impacto o informales que queremos que transiten a la formalidad”, considera Cordoba. “Pero si estamos hablando de emprendedores que buscan crear un proyecto de alto impacto, que puedan tener grandes beneficios económicos y que generen empleos, la SAS no va a ser nada apetecible para ellos”.

¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

has quedado suscrito al newsletter.

Publicidad
Publicidad