Publicidad
Publicidad

Los proveedores que (no) llegarán con Ford

Ford calculaba incrementar en 1,500 millones de dólares las compras a proveedores en el país para 2019 con su nueva planta de San Luis Potosí. Ahora que canceló el proyecto, esto ya no pasará.
Daños colaterales.
Daños colaterales. Tras la apertura de los nuevos complejos, llegarían nuevos proveedores de Europa, Estados Unidos y Asia. (Foto: fredrocko/Getty Images)

La cancelación de la planta de Ford en San Luis Potosí también frenará la llegada a México de nuevos proveedores y reducirá el monto proyectado por la estadounidense para incrementar la compra de partes y componentes a los proveedores ya establecidos en el país.

Lee: Cancelación de planta de Ford en México, el primer golpe proteccionista de Trump

Según Armando Bravo, director del Centro de Desarrollo de la Industria Automotriz en México (CeDIAM), por cada nueva planta armadora que se instala en el país llegan entre 10 y 30 proveedores Tier 1 —que trabajan directamente con las armadoras— en los siguientes dos años. Las inversiones de cada uno están entre 100,000 y 150,000 dólares.

En el caso de la planta de Ford, la desarrolladora de parques industriales Lintel esperaba la llegada de cinco nuevos proveedores, que se sumarían a la base de 400 que ya abastecen las plantas de esa compañía en Hermosillo y Cuautitlán.

Según Lintel, al menos cinco fabricantes de autopartes se acercaron a la desarrolladora del parque industrial para cotizar terrenos donde instalar nuevas plantas con la que abastecer al complejo que la armadora estadounidense construiría en San Luis Potosí.

Ford anunció en los últimos tres años inversiones por 3.5 millones de dólares para incrementar su capacidad instalada en el país: hacia 2020 produciría 400,000 autos adicionales a sus 490,000 actuales, además de 1.2 millones de motores y 800,000 transmisiones.

Publicidad

Recomendamos: Ford enfría el 'boom' automotriz de México

Esta mayor producción significaría más demanda de componentes, por lo que la filial mexicana calculaba incrementar en 1,500 millones de dólares las compras a proveedores en el país hacia 2019, pasando de 14,500 a 16,000 millones de dólares.

Entre los proveedores de Ford en México están Faurecia, fabricante de asientos, escapes e interiores; Benteler, de tubos de escape; Flex-N-Gate, que produce estampados, fascias, defensas y paneles de plástico; e IAC, proveedor de válvulas.

La armadora estadounidense también compra componentes a las firmas mexicanas Nemak, Metalsa, Vitro y Bocar.

En promedio los modelos que Ford produce en México —Fusion, MKZ y Fiesta— tienen un nivel de integración de 45% y 50% de partes y componentes nacionales.

¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

has quedado suscrito al newsletter.

Publicidad
Publicidad