Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Venezuela toma el control de una transnacional irlandesa

Las autoridades venezolanas anunciaron la "ocupación temporal" de la planta de Smurfit Kappa por la presunción de los delitos de especulación, boicot, desestabilización de la economía y contrabando.
jue 23 agosto 2018 09:29 PM
Venezuela
Venezuela. El país enfrenta una hiperinflación que el FMI proyecta para 2018 en 1,000,000%.

CARACAS, Venezuela - El gobierno de Venezuela tomó el control este jueves de las instalaciones de la transnacional irlandesa Smurfit Kappa -fabricante de cajas de papel para embalaje- y detuvo a dos de sus trabajadores, informaron las autoridades.

En un boletín, la estatal Superintendencia Nacional para la Defensa de los Derechos Socioeconómicos (Sundde) anunció la "ocupación temporal" de la planta de la compañía en Venezuela, ubicada en el estado de Carabobo, sin precisar por cuánto tiempo se extenderá la medida.

"Detenidos dos ciudadanos por la presunción de los delitos de especulación, boicot, desestabilización de la economía y contrabando (...) en el sujeto de aplicación Smurfit Kappa", divulgó también el ente estatal, que no reveló la identidad de los sujetos.

Lee: Venezuela asumirá el control de la planta de Kellogg para reabrirla

La Sundde acusó a Smurfit Kappa de usar su "dominio" en la fabricación de material de embalaje para "sabotear la producción nacional".

Publicidad

"No quieren venderle a Industrias Diana -una compañía de alimentos expropiada en 2008- y eso es un boicot", dijo, citado en el texto, el jefe de la superintendencia, Willian Contreras.

El gobierno lanzó una ofensiva de fiscalizaciones, con policías y militares, en empresas de alimentos, supermercados y otros comercios, a los que acusa de "especular" con precios en medio de una hiperinflación que el FMI proyecta para 2018 en 1,000,000%.

En un comunicado en su web, Smurfit Kappa rechazó "categóricamente" las acusaciones y consideró que "no tienen fundamento". "El grupo ha operado en Venezuela desde 1986 con los más altos estándares comerciales y éticos", señaló.

Con base en Dublín, Irlanda, la compañía tiene presencia en 33 países, con unos 46,000 empleados y una facturación global de casi 1,000 millones de dólares en 2017. Cuenta con 2,500 trabajadores en Venezuela.

Con el argumento de estar respondiendo a boicots, el gobierno venezolano ha ocupado en el pasado instalaciones de compañías internacionales.

Lee: Kellogg baja la cortina en Venezuela

En julio de 2016, el presidente Nicolás Maduro ordenó la toma de la planta de la empresa estadounidense Kimberly-Clark, fabricante de productos de higiene personal, en el estado de Aragua.

La decisión se produjo luego de que la compañía cesara operaciones alegando falta de materia prima y un deterioro de las condiciones económicas. Los activos permanecen en manos del Estado.

Publicidad
Publicidad