Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Pineda Covalin y Benito Santos llevarán la moda mexicana a Medio Oriente

Varios diseñadores de alta costura nacionales expondrán sus productos en Dubái, desde donde buscarán allanar el camino para conquistar esta región.
jue 07 octubre 2021 12:59 PM
Pabellón de México dentro de la Expo Dubai 2020. (Mexico Expo2020)
Pabellón de México dentro de la Expo Dubai 2020. (Mexico Expo2020)

La industria de la moda perdió color por la pandemia, entre el cierre de tiendas, centros comerciales y hasta las fronteras. Ahora, con la reapertura económica, algunos diseñadores de alta costura mexicana van más allá y expondrán sus diseños en Dubái.

La ciudad, conocida por su arquitectura moderna y su comercio lujoso, recibirá a siete diseñadores mexicanos: Pineda Covalin, Benito Santos, Jasive Fernández, Carlos Pineda, Armando Takeda, Lydia Lavin y Montserrat Messeguer, quienes desfilarán por las pasarelas del 14 al 19 de noviembre, como parte de la Expo Dubái 2020

Brenda Jaet, del Dubái Fashion Week México, detalla que es la primera vez que la moda mexicana se presentará en un foro como este, en el que participan 192 países, y por ello considera que es una oportunidad para exponer las marcas, buscar inversiones y atraer a otros participantes de la industria para que consideren mudar sus procesos de manufactura a México.

Publicidad

“Con estas participaciones, además de mostrar la propuesta y la creatividad, ganamos mercados y podemos expandir toda la cadena de valor de la industria, que es muy grande y considera desde las personas que siembran el algodón, quienes lo transforman y lo transportan”, señala.

La organizadora comenta que la expo da la oportunidad para hacer negocios en Medio Oriente, una región en la que se consumen marcas diferenciadas de alta costura. Sin embargo, ve en Dubái un mercado con potencial, ya que en el país están instaladas boutiques y tiendas de diseñadores reconocidos en el mundo.

El reto no es sencillo. Para la directora de Dubái Fashion Week México tienen que demostrar que la moda mexicana de alta costura es contemporánea y urbana, pero que mantiene ciertas características que destacan la identidad del país, como es el caso de Armando Takeda, que cuenta con una línea de ropa artesanal, que elabora en colaboración con artesanos textiles huicholes y purépechas.

Los diseñadores mexicanos elegidos para integrarse a esta feria, además de tener un aparador internacional, deberán abrir camino para otros más. La intención de Jaet es que en próximos años sean por lo menos 20 quienes puedan presentar sus colecciones.

“Estas experiencias son una vitrina al mundo y le abren las puertas a toda la industria para participar en diferentes mercados. Uno de nuestros propósitos es que el resto de los países que participan se den cuenta de que la industria de la moda tiene mucho que ofrecer y que no se trata solo de trajes de charro y chinas poblanas”, afirma.

Jaet reconoce que los productos que suelen ser más buscados por los compradores extranjeros están relacionados con la artesanía y el folclor, características que, considera, lleva impregnada la moda mexicana contemporánea.

Fernando Tapia, profesor del Tecnológico de Monterrey Campus Toluca, comenta que algunas prendas mexicanas echas con piel, desde chamarras y hasta botas vaqueras, son de los productos que suelen tener mayor demanda en los mercados internacionales, porque están relacionados con lo artesanal.

 

El académico añade que esta característica es una de las que permiten a los diseñadores posicionarse en el extranjero, que además tienen a favor que desde su concepción contrastan con las características del fast fashion, lo que da un mayor valor a las prendas, porque adquieren una característica de exclusividad.

Tapia añade que la presencia de México en estos foros ha logrado posicionar a productos característicos como el tequila y el mezcal. “Que participen en estas ferias y foros es parte de las estrategias de posicionamiento, mientras les permite llegar al punto en donde están sus consumidores potenciales, a quienes les dan a conocer sus diferenciadores. También tienen a favor la tendencia de la personalización, que apela al slow fashion”.

La difícil internacionalización

Brenda Jaet comenta que los organizadores del pabellón que representa a México dentro de la exposición ya cuentan con agendas de negocios que han creado para los diseñadores mexicanos, algunos ya conocidos en países como Estados Unidos o España, como es el casi de Jasive Fernández.

La organizadora es optimista y proyecta que, una vez cerradas las negociaciones, habrá un incremento en la exportación de moda mexicana, aunque descartó dar una cifra sobre sus expectativas.

Durante el año pasado, México envió a otros mercados, principalmente Estados Unidos, prendas de vestir con un valor de 2,486 millones de dólares durante 2020, de acuerdo con datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI).

“Desde que se extinguió ProMéxico no tenemos quien se encargue de estos foros, era quien los organizaba. Ahora no tenemos el mismo staff pero estamos haciendo un poco y organizando agendas para conocer procesos como el etiquetado y los aranceles, y así formar estos vínculos de relación de negocios. Es el momento de hacer que volten a ver a México porque, además de la moda, tenemos maquilas y fábricas para fabricar estos productos de alta costura”, puntualiza.

 
Publicidad
Publicidad