Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

¿Desaparecerán las cabinas telefónicas?

Para los más jóvenes, puede resultar raro que hasta hace poco se hiciera fila para usar un teléfono público. Y, pese a lo que pudiera pensarse, el servicio no desaparecerá. Al menos en el corto plazo.
mar 16 noviembre 2021 05:00 AM
Cabinas Telefónicas México EFE/ Sáshenka Gutiérrez
Puebla, Veracruz, Oaxaca y Chiapas son las entidades que mantienen el mayor número de cabinas telefónicas.

En algunos puntos, aquellos en los que aún se mantienen, son una parte tan cotidiana del paisaje que ya incluso no las vemos al pasar. Sin embargo, para muchos, sobre todo en las grandes ciudades del país, cuesta pensar que hasta hace una década las cabinas telefónicas eran uno de los principales servicios para realizar llamadas nacionales e internacionales, mediante tarjetas con saldo a partir de 30 pesos. Pero la llegada y masificación de internet marcaron un declive para este servicio. Las aplicaciones de mensajería instantánea han borrado su importancia.

De acuerdo con cifras del Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT), en cinco años desaparecieron 21% de las cabinas telefónicas, de las 25,048 que existían en 2015 a las 19,682 registradas en 2020. De este mercado Telmex tiene el 72%; seguido de ACE Telcom con el 12.9% y Logística Industrial con el 7.6%, Maxcom con 0.5% y Megacable con 0.2%.

A pesar de que este tipo de servicio telefónico ya casi no es usado en zonas urbanas, la realidad es que es un elemento relevante para sitios en donde aún no cuentan con conectividad. Por ello, las analistas entrevistadas consideran que, antes de querer eliminar a las cabinas telefónicas, éstas podrían convertirse de manera paulatina en puntos de acceso Wifi, especialmente para sitios remotos, que permitan a los usuarios disfrutar de servicios de internet con la posibilidad de realizar llamadas incluso en aplicaciones como Whatsapp.

Publicidad

La información del IFT señala que Puebla (con 2,858 teléfonos públicos), Veracruz (3,041), Oaxaca (6,957) y Chiapas (1,901) concentran en conjunto el 75% del total de cabinas telefónicas del país.

"Creo que sería un modelo de negocio interesante [los puntos Wifi] para los concesionarios. Podría ser una forma de mayor inclusión digital, sobre todo para las personas que todavía no tienen la oportunidad de pagar un servicio de datos", refiere Gisela San Juan Rivera, consultora en transformación digital y antes directora de área en la coordinación de política del usuario del IFT.

¿Telmex mantendrá sus cabinas?

Como parte del título de concesión de hace más de 30 años, Telmex debe mantener la operación de todas sus cabinas telefónicas. Además, cuando decida retirar alguna, la empresa de Carlos Slim requiere consultarlo previamente con la Secretaría de Infraestructura, Comunicaciones y Transportes. Por ello, la compañía no ha quitado sus cabinas e incluso en 2019 agregó dos.

"Telmex se obliga a instalar y mantener operando casetas públicas telefónicas en su área de servicio, de acuerdo con un programa de expansión concertado cada cuatro años con la Secretaría de Comunicaciones y Transportes [ahora Secretaría de Infraestructura, Comunicaciones y Transportes], y conforme a la densidad de aparatos públicos que se establezca, a partir de enero de 1999”, detalla la concesión de la empresa de América Móvil, que no respondió a una solicitud de información de Expansión sobre el tema.

Elena Estavillo, excomisionada del IFT, explicó que los servicios de telecomunicaciones al ser de interés general son cobrados por concesión para que la finalidad no sólo sea comercial sino para dotar de servicios de conectividad a los usuarios.

Sin embargo, las expertas consultadas coinciden en que el Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) tendría que modificar esta obligación para Telmex, ya que este tipo de servicios está cada vez más en desuso y sujetas a vandalismo y a robo de cable, y habilitarlos como puntos wifi.

“La verdad es mejor usarlas [las cabinas telefónicas] como punto Wifi. Hay que evolucionar para allá. Algunos países ya lo han hecho desde algunos años”, apunta Estavillo.

Publicidad
Publicidad
Publicidad