Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

El cambio llega a un baile turco de 800 años de antigüedad

El baile turco de los derviches giratorios es un ritual sagrado de los seguidores de una rama del Islam, y ahora empieza a admitir a mujeres
lun 20 diciembre 2010 11:02 AM
dervu
derviches-baile dervu

El baile de los derviches giratorios no es una visión que mostrar a los espectadores, es un ritual sagrado para los seguidores de una rama mística y filosófica del Islam.

La Orden de Mevlevi, conocidos oficialmente como los derviches giratorios, es un movimiento sufi fundado en el siglo XIII después de la muerte del poeta y filósofo Mevlana Rumi.

Su hogar espiritual es Konya, en la región central anatolia de Turquía , donde el Museo Mevlana contiene la tumba de Rumi y su hijo.

Cada diciembre, multitudes viajan a Konya para conmemorar a Rumi y observar a los derviches giratorios realizar su icónica danza.

La danza es realizada en una vestimenta simbólica de túnicas blancas y un sombrero cónico, llamado sikke. Acompañado de una pipa roja, los danzantes alzan sus brazos hacia el cielo y giran en sentido contrario a las manecillas del reloj.

También conocida como ceremonia sema, el baile es la parte central de la filosofía Mevlevi y ha sido agregada a la lista de la UNESCO de Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad.

Publicidad

Mete Horzum se volvió un derviche giratorio hace 13 años después de seis meses de entrenamiento físico y espiritual.

Dijo a CNN que bailar en la tumba de Mevlana, a quien sus seguidores describen como su amante, fue uno de sus momentos más enorgullecedores.

"Sólo estar con tu amante y estar enfrente de él. Fue un gran regalo para mí", dijo.

Las rotaciones representan la órbita de la Tierra alrededor del sol. El baile es una travesía simbólica en la que los derviches deben acercarse a Dios y a la verdad.

Tradicionalmente, sólo los hombres podían bailar como derviches giratorios, aunque eso está empezando a cambiar. En Estambul, los hombres y las mujeres pueden ahora tomar parte en las danzas juntos.

Sevtap Demirtas, una derviche giratoria en Estambul dice: "Cuando volteas hacia Dios, o si estas pensando o conectada con tu ser interior, no importa si la persona a tu lado es un hombre o una mujer".

Talat Halman, un ex ministro de cultura de Turquía y uno de los más conocidos eruditos Rumi en el país, dijo que espera que Konya, un pueblo más conservador, algún día pueda seguir el ejemplo.

"En Konya, las mujeres no están autorizadas para bailar, lo que espero que un día cambie", dijo.

No te pierdas de nada
Te enviamos un correo a la semana con el resumen de lo más importante.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Ha ocurrido un error, por favor inténtalo más tarde

Publicidad