Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Un coleccionista compra rara máscara esquimal por un récord de 2.5 mdd

La 'Máscara Donati Estudio' fue vendida a un precio récord debido a su conexión con la estética surrealista
mié 26 enero 2011 11:08 AM

Protuberancias faciales que parecen manos, palos y plumas colgantes, una sonrisa amplia y traviesa: no es de extrañar que esta rara máscara de chamán esquimal sea tan preciosa para los surrealistas .

Y ahora se ha fijado un precio sobre el valor de la pieza de la Máscara Donati Studio – fue vendida por 2.5 millones de dólares a un coleccionista estadounidense.

Esto rompe los registros previos para el arte indígena de Estados Unidos vendidos en una subasta pública, dijo el vocero del Show de Antigüedades de Invierno en Nueva York, donde fue vendida la máscara.

Una segunda máscara fue vendida por más de 2.1 millones de dólares a otro comprador privado de Estados Unidos.

A finales del siglo 19 la Máscara Donati Studio fue descartada por su creador esquimal original de la etnia Yup'ik, una vez que su participación en una danza ritual había terminado. El pintor y escultor surrealista Enrico Donati la agregó a su colección en 1945.

La máscara continúa siendo actualmente uno de las más conocidas y más raras máscaras chamánicas de los Yup'ik, una raza de indígenas de Alaska.

Publicidad

Se dice que estos elaborados tocados que fueron creados por los chamanes Yup'ik para danzas especiales que de realizaban para atraer buen clima, inspiraron el trabajo de Donati y otros surrealistas incluyendo al escritor André Breton.

“Breton dijo célebremente que la primera vez que vio una máscara Yup'ik, se enojo y dijo: 'Esto es más surrealista que nosotros'”, dijo Donald Ellis, un comerciante en el campo del arte antiguo indio norteamericano, asentado en Dundas, Ontario.

“Eran esencialmente obras de arte conceptuales y yo creo que los surrealistas entendían esto”, dijo.

Las máscaras Donati no han sido nunca mostradas públicamente antes, pero Ellis las ha llevado al Show de Antigüedades de Invierno en Nueva York, que se lleva a cabo del viernes 21 al domingo 30 de enero.

Estas y otras “máscaras de clima” fueron compradas a gente Yup'ik en los comienzos del siglo XX por el comerciante de Kuskokwim y coleccionista del ramo, Adam Hollis Twitchell. Muchas de las máscaras han terminado en grandes museos alrededor del mundo.

Oliver Wick es el curador de la Fundación Beyeler en Suiza, la cual cuenta con una máscara relacionada a las máscaras de Donati. Dijo que el fallecido coleccionista de arte moderno Ernst Beyeler quería que la máscara y otros objetos tribales fueran exhibidos junto con el arte moderno , para mostrar los paralelismos entre los dos.

La máscara de la colección Beyeler puede ser manipulada y cambiar su forma, un factor que Wick dice “es la causa de que los surrealistas se hayan interesado en estas piezas ”, así como el hecho de que sugiere un “estado de sueño”.

Aunque fueron indudablemente importantes para el desarrollo de la estética surrealista, la importancia de estas máscaras para la gente Yup'ik, que vivía en circunstancias difíciles y de contingencia, era mucho mayor.

Ann Fienup Riordan es una antropóloga cultural con residencia en Alaska y autora del libro La tradición viviente de las máscaras Yup'ik.

Dijo que las máscaras eran usadas para “pedir abundancia en los años venideros” - ya fuera buen clima, juegos o recolección de leña.

Los chamanes y otras personas de la comunidad experimentaban visiones, dijo, y luego pedían a los talladores expertos de la comunidad hacer una máscara basada en esa visión. Luego componían una canción y la interpretaban con danzantes.

Después de la danza las máscaras eran destruidas. “Esta era una oración que se hacía y la finalizaban quemando la máscara o colocándola en la tundra, y luego podrían ser re fabricadas para la siguiente danza.

Riordan, que trabaja cercanamente con la gente y los ancianos Yup'ik, dice que ellos están agradecidos con los museos por haber preservado algunas de estas piezas.

Antes de la venta, Ellis dijo que varias instituciones habían expresado su interés en comprar máscaras y otros objetos Yup'ik, pero que el financiamiento del museo es un problema . Predijo que las cualidades estéticas de la máscara, junto con la propiedad de Donati interesarían a muchos coleccionistas de arte moderno.

“Puedo decirte que casi todas las mayores máscaras que he vendido en mi carrera no han sido a coleccionistas de arte tribal, sino a coleccionistas de arte moderno”, dijo.

Justin McCarthy es el subgerente de colecciones del Museo de Historia Natural y Cultura en Seattle, y nieto de Adam Hollis Twitchell.

Dijo a CNN vía correo electrónico que espera que las máscaras sean compradas por museos o por un acaudalado coleccionista que pueda donarlas al Museo y Centro Cultural Yup'ik Piciryarait en Bethel, Alaska.

“Sería fantástico si está máscara estuviera disponible para las futuras generaciones de la comunidad Yup'ik en un museo”, dijo.

No te pierdas de nada
Te enviamos un correo a la semana con el resumen de lo más importante.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Ha ocurrido un error, por favor inténtalo más tarde

Publicidad