Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

La Bienal de Venecia atrae cada vez más a los países de América

La prestigiosa exposición de arte mundial reúne a más países, ansiosos de mostrar al mundo una cara distinta
vie 03 junio 2011 12:18 PM

Algunas de las naciones más problemáticas del mundo, entre ellas Haití, la República Democrática del Congo, Zimbabwe e Iraq, participarán en la prestigiosa exposición de arte Bienal de Venecia a partir del 4 de junio.

Doce países adicionales tienen pabellones nacionales en la ciudad italiana este año, ya sea por primera vez o tras un largo período de ausencia, esto significa un récord: 89 en total.

La Bienal, que se celebra cada dos años, existe desde 1895 y celebra el arte contemporáneo de todo el mundo . Los pabellones nacionales que exhiben la obra de artistas de cada país fueron originalmente construidos en los Giardini (jardines públicos) y desde entonces se extendió a otras localidades en la ciudad.

Haití, Bangladesh y Arabia Saudita están entre las naciones que tienen pabellones por primera vez en 2011, mientras que la República Democrática del Congo hace su primera aparición desde 1968. India se une después de un intervalo de 29 años y Zimbabwe e Iraq tras un intervalo de 21 años. Otros países que vuelven a la exposición son Costa Rica y Cuba, que no han tenido pabellones individuales durante más de 15 años.

"Hemos aumentado el número de pabellones de 77 a 89, con algunos resultados muy interesantes”, dijo Paolo Baratta, presidente de la Bienal de Venecia. “Por ejemplo, ahora cubrimos casi el 100% de América del Sur. Tenemos Bangladesh por primera vez, y Arabia Saudita, estoy particularmente feliz con la presencia de Haití".

Baratta dijo que la presencia de los países sudamericanos había sido impulsada por el Instituto Italo-Latinoamericano, que tiene un gran espacio de exposición en Venecia y lo ha utilizado para organizar el trabajo de los países más pequeños.

Publicidad

Países afectados por crisis, como Haití —devastada por el terremoto del año pasado— están motivados por el deseo de demostrar que pueden superar los desafíos que enfrentan, agregó: "Ellos quieren demostrar que están vivos y vibrantes, y mostrarlo a través de su presencia en el mundo del arte. Esto para nosotros es de gran interés".

La exposición de Haití toma La muerte y la fertilidad como tema, lo que indica la capacidad del país de regenerarse después de la tragedia. Incluye a Los Jinetes del Apocalipsis de Jean Herard Celeur, que presenta cráneos humanos en esqueletos de metal que muestran falos enormes.

La exposición se encuentra en una estructura al aire libre, temporal hecha de contenedores de transporte marítimo; un recordatorio del hecho de que los artistas que participan en el proyecto provienen de un barrio muy pobre de Puerto Príncipe, la capital de Haití.

El pabellón de Zimbabwe es el resultado de un esfuerzo conjunto del ministerio de la cultura del país, la Galería Nacional de Harare y el British Council, y marca la primera vez que un país en particular del África subsahariana ha tenido representación oficial en Venecia.

Mientras tanto, el número de países árabes con una presencia oficial en Venecia ha estado creciendo constantemente en los últimos años. "Los países árabes eran muy raros hace 20 años, sólo teníamos a Egipto”, dijo Víctor Urbani, co-comisario del pabellón de Iraq. “Ahora tenemos Siria, Emiratos Árabes Unidos, Arabia Saudita, y tuvimos a Líbano hasta este año".

“A estos países les gusta demostrar que pertenecen a la arena internacional”, añadió. “Piensen en Irán: no se espera que estén a favor de Occidente, pero vienen a Venecia”.

El pabellón de Iraq incluye a artistas como Ahmed Alsoudani y Halim Al Karim, quienes crecieron experimentando la guerra entre Irán e Iraq, la invasión de Kuwait, las sanciones económicas y el aislamiento artístico posterior. “La exposición significa que pueden llevar a un público internacional los temas culturales, no siempre escenas de las bombas, ataques suicidas y Saddam Hussein, todo lo relacionado con Iraq ”, dijo Urbani.

La artista de Bangladesh Tayeba Begum Lipi, quien está exhibiendo y es co-comisionada de su pabellón nacional, está motivada por un deseo similar. “La gente siempre está recibiendo malas noticias sobre Bangladesh, escuchando que es un país pobre”, dijo. “Creo que esto hará que nos vean bajo una nueva luz”.

El financiamiento es una de las razones principales de que países como Bangladesh no hayan estado aquí en años anteriores. “Hubo enormes dificultades financieras para Bangladesh: la organización y la búsqueda de financiamiento fue un trabajo enorme”, dijo Fiona Biggiero, co-comisaria de Lipi. “El gobierno (de Bangladesh) lo ha apoyado, pero no en el plano financiero. Los fondos provinieron de diferentes partes”.

Sin embargo, la recuperación de la inversión de los artistas será inmensa. “Te conviertes en un jugador mundial una vez que has estado en una Bienal de Venecia”, dijo Biggiero. “Sigue siendo la plataforma de arte más prestigiosa que existe. Todo el mundo del arte viene aquí, cambia completamente el valor de tu trabajo y cómo eres percibido”.

En otros sitios, la multitud se asombraba por un tanque volteado hacia arriba que se ha convertido en un símbolo fuera del pabellón de Estados Unidos. El trabajo, realizado por los socios Jennifer Allora y Guillermo Calzadilla, es otro ejemplo de la mezcla de arte y política en el programa de este año, en la reunión a la que a menudo se conoce como los 'Olímpicos' del mundo del arte.

No te pierdas de nada
Te enviamos un correo a la semana con el resumen de lo más importante.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Ha ocurrido un error, por favor inténtalo más tarde

Publicidad