Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Historias de guerra y esperanza: las películas en Ruanda ayudan a sanar

Cuatro directores ruandeses llevaron sus visiones este año al Festival de Cine de Tribeca y recibieron buenas críticas y reconocimientos
mié 08 junio 2011 01:29 PM
Cine
Ruanda Cine

Nota del editor: Cada semana 'American Voices' de CNN Internacional pone de relieve las personalidades más atractivas de África, explorando las vidas y pasiones de gente que pocas veces se abre a la cámara.

(CNN)Un grupo de jóvenes directores ruandeses está dejando su marca en el escenario mundial y está ayudando a sanar las heridas del terrible pasado del país.

El mes pasado, cuatro directores de Ruanda viajaron a Nueva York al Festival de Cine de Tribeca para mostrar sus historias, inspiradas en la resistencia y belleza de su país.

Con la presentación mundial en el festival, Grey Matter (Materia Gris), del director Kivu Ruhorahoza, es uno de los primeros largometrajes dirigidos por un ruandés que sigue viviendo en su país.

La película se mueve entre la fantasía y la realidad para ilustrar las secuelas psicológicas del genocidio en Ruanda en 1994, que terminó con una cifra de muertos estimada en 800,000 personas , de acuerdo con las Naciones Unidas.

La película obtuvo la mención especial del jurado del festival neoyorquino “por su enfoque audaz y experimental”.

Publicidad

Ruhorahoza dijo que la idea para Grey Matter surgió después del genocidio, cuando él tenía 13 años. Dijo que quería ayudar a la gente a entender los efectos de la violencia.

“Después del 1994, simplemente vi demasiado y fue abrumador”, mencionó. “Hay tantas personas que perdieron todo —padres, hermanos, sus hogares— y que no tienen un lugar donde vivir. ¿Quién habla de ellos?”

Para poder terminar su película, Ruhorahoza contó que tuvo que superar muchos obstáculos que se interponen en el camino de la mayoría de los directores ruandeses emergentes.

“No obtuve dinero de ninguna institución”, dijo. “En Ruanda no tenemos una industria cinematográfica, seguimos intentando construir una; no tenía ni un trípode para mi cámara, no teníamos ni una grabadora de audio”.

Aunque sigue en la infancia, la industria cinematográfica de Ruanda tiene el potencial para educar y hacer que el país siga adelante.

El festival de Tribeca también presentó Perspective: Ruanda (Perspectiva: Ruanda), una serie de impactantes cortos de tres jóvenes directores ruandeses que compartieron sus historias y examinaron el tema de la "reconciliación".

Saa-Ipo narra la historia de un talentoso músico callejero que quiere ganarse la vida a través de su pasión. El director, Jean Luc Fils Habyarimana, decidió no tocar el tema del genocidio y en su lugar se centró en la vida después de la guerra.

“Hay muchas películas sobre el genocidio, creo que mucha gente ya sabe lo que sucedió en Ruanda”, explicó. “Fue terrible, fue realmente terrible, pero necesitamos mostrar otras cosas a la gente”.

“Por supuesto necesitamos hablar del genocidio, pero también necesitamos mostrar a la gente que después del genocidio tenemos otras cosas que hacer, mostrar a la gente que tenemos otras cosas que compartir”.

En Lyiza, la directora Marie-Clementine Dusabejambo cuenta la historia de un joven estudiante que descubre que los padres de uno de sus compañeros de clase fueron responsables del asesinato de su familia.

Con su película busca mostrar al mundo cómo manejaron los ruandeses la reconciliación y cómo resolvieron sus problemas ellos mismos, sin la necesidad de ayuda.

"Todos los ruandeses quieren la unificación y la reconciliación, quieren ver a sus hijos jugar en las colinas sin pensar en el pasado", afirmó.

"Por eso tratan de perdonar. El perdón es lo que transforma el momento, pero no borra el pasado".

En su película Shema, Kayambi Musafari decidió darle a su hermano el papel de un joven que queda inválido durante el genocidio, una decisión acertada ya que el hermano del director perdió una pierna durante la época de violencia.

"Fue muy difícil para mi hermano y para mí, pero también queríamos mostrarle a todo el mundo que cosas como esas pueden pasar, pero tienes que seguir adelante y buscar un mejor futuro, educación y tener buenos momentos en tu vida", dijo.

El hecho de que los cineastas de Ruanda estén siendo reconocidos mundialmente, es una señal de que, quizá el devastado país sigue adelante para un mejor futuro.

No te pierdas de nada
Te enviamos un correo a la semana con el resumen de lo más importante.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Ha ocurrido un error, por favor inténtalo más tarde

Publicidad