Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Desde Brasil, un caricaturista inspira las protestas en Medio Oriente

El único vínculo de Carlos Latuff con Medio Oriente es un abuelo al que no conoció, pero su obra ha sido emblema de las protestas en la zona
mar 30 agosto 2011 02:23 PM
Carlos Latuff
Carlos Latuff Carlos Latuff

Sus caricaturas son mordaces, audaces y una espina en el costado para las autoridades del mundo árabe, aunque un regalo para los manifestantes desde el impensado entorno de un departamento en Río de Janeiro.

Carlos Latuff, un izquierdista de 42 años cuyo único vínculo familiar con Medio Oriente es un abuelo libanés que nunca conoció, se ha convertido en un héroe de la primavera árabe con satíricos dibujos que han ayudado a inspirar los levantamientos.

Todo lo que ha necesitado es su lápiz, una pasión por las luchas en la región y una cuenta de Twitter que usa para enviar sus dibujos.

A partir de los levantamientos en Túnez en diciembre pasado, el trabajo de Latuff ha sido descargado por líderes de las protestas y ha sido plasmado en camisetas y pancartas en manifestaciones desde Egipto a Libia y Bahrein , convirtiéndose en un satírico emblema de indignación.

En uno, una bota militar que representa al gobierno sirio pisa una mano que escribe la palabra "libertad". En otro, un hombre que representa la justicia bajo los gobernantes militares de Egipto sostiene una balanza llena con manifestantes presos.

Latuff dijo que supo por primera vez que sus dibujos estaban generando impacto cuando, mientras veía televisión, los vio impresos en pancartas durante protestas en Egipto el 25 de enero, sólo dos días después de que los había dado a conocer.

Publicidad

"Eso me dio la certeza de que mi trabajo era útil", declaró Latuff. "No son las plataformas sociales las que hacen revoluciones, son las personas. Twitter, Facebook, al igual que una cámara o bombas molotov son sólo instrumentos, equipamiento", añadió.

Latuff, quien trabaja para periódicos brasileños y otros medios, no cobra a los líderes de las protestas por su trabajo, pues afirma que dona sus caricaturas para remarcar injusticias y mostrar su solidaridad contra el autoritarismo a nivel global.

En casa, ha estado en problemas con las autoridades varias veces por duras imágenes que muestran la brutalidad policial en las favelas de Río.

Sus únicas visitas a Medio Oriente tuvieron lugar en 1999 y 2009, cuando visitó los territorios palestinos ocupados y posteriormente los campos de refugiados palestinos en Jordania y Líbano.

Haciendo amigos y enemigos

Latuff afirma que esos viajes a Medio Oriente fueron suficientes para ayudarlo a entender que las dinámicas de la opresión en la región son similares a las de las favelas de Río, inundadas por la violencia.

"La miseria es la misma en cualquier país", declaró. "La única diferencia es que las mujeres cubrían sus cabezas, la escritura era en árabe y los hombres con armas eran militantes, no narcotraficantes", añadió.

La incursión de Latuff en el mundo de la política en Medio Oriente lo ha hecho ganarse muchos enemigos, así como también amigos.

Su trabajo en que muestra la brutalidad del ejército israelí hacia los palestinos —una caricatura compara a soldados israelíes con alemanes nazis— lo ha convertido en blanco de acusaciones de antisemitismo, algo que él niega enérgicamente.

El caricaturista, que usa una placa que dice "Palestina libre" y una camiseta en que se lee "La guerra es un negocio", atribuyó la alta demanda de sus caricaturas entre los manifestantes a la continua falta de libertad que sufren los periodistas en la región.

Muchos de sus dibujos aún se concentran en Egipto, donde poderes de emergencia para las fuerzas de seguridad se mantienen seis meses después del derrocamiento de Hosni Mubarak.

Un dibujo reciente muestra a una serpiente acercándose por atrás a una mujer sentada en una computadora, una referencia al arresto de la activista Asmaa Mahfouz por "insultar" a los militares en un comentario de Twitter. Posteriormente, el ejército la dejó en libertad.

"La mayoría de la gente no sabe lo que sucede ahora en Egipto . Porque Mubarak dejó el gobierno, piensan que tienen democracia, pero eso no es verdad", sostuvo Latuff.

No te pierdas de nada
Te enviamos un correo a la semana con el resumen de lo más importante.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Ha ocurrido un error, por favor inténtalo más tarde

Publicidad