Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

El padre de Amy Winehouse reconstruye la última noche de su hija

La artista estuvo cantando y tocando hasta la 1:00 de la mañana en su casa de Londres; siete horas después fue encontrada muerta
mar 13 septiembre 2011 07:07 PM
Amy Winehouse
Amy Winehouse Amy Winehouse

Mitch Winehouse, padre de la cantante Amy Winehouse , se encontraba en Nueva York visitando a unos parientes cuando se enteró de la muerte de su hija, según contó al periodista Piers Morgan, de CNN.

Amy Winehouse, de 27 años, fue encontrada muerta en su departamento el 23 de julio.

“Estaba cargando a uno de los bebés (de mis familiares)”, dijo el padre de la cantante. “Mi primo es inglés y llamó a su papá para decirle que yo estaba ahí, y hablé con mi tío. Me preguntó: ‘¿Cómo está Amy?’. Y le respondí: ‘Muy bien’. Y estaba hablando con él cuando mi teléfono celular sonó. Contesté y era el escolta de Amy. Estaba llorando. Y me dijo que ella había muerto”.

Mitch Winehouse recordó cómo fue la última noche de su hija.

“Tuvo un buen día, como lo eran la mayoría de sus días”, dijo. “Su mamá, Janis, y Richard, el novio de Janis, fueron a visitarla temprano. Se encontraba bien”.

Según su padre, Amy estuvo cantando y tocando la batería en su cuarto hasta la 1:00 de la mañana (hora local). La artista, cinco veces ganadora del premio Grammy, estaba sola en su casa de Londres, la capital británica. Su escolta cree que dejó de tocar porque los vecinos comenzaron a quejarse.

Publicidad

“Ella responde: ‘Claro, no hay problema’”, contó su padre. “Y dejó de tocar y el hombre la escuchó caminar durante una media hora más, y pensó que se había quedado dormida. Fue a ver cómo estaba alrededor de las 3:00 de la mañana. Ella parecía estar dormida”.

El escolta regresó al lugar cerca de las 8:00.

“Vio que había un problema y llamó a los paramédicos, y eso fue todo”, dijo Mitch Winehouse, quien escuchó la noticia cerca de las 11:00 de la mañana (hora de Nueva York).

¿Cuál fue su reacción inmediata?

“Tuve mucha claridad”, dijo. “No estaba llorando, no estaba gritando. De hecho, sostenía a uno de los bebés y se lo di a mi primo. Estaba reconfortando al escolta, quien se estaba culpando a sí mismo. No tenía nada de que culparse. Lo estaba reconfortando, también a mi primo y a mi tío. Obviamente, yo estaba en shock”.

¿Esperaba algún día recibir una llamada similar, dados los antecedentes de su hija con el consumo de drogas?

“No, para nada”, dijo. Su hija tenía tres años sin consumir drogas , aunque seguía bebiendo, y había comenzado a hacer mucho ejercicio. Ahora, sus parientes intentan sobreponerse y no cargar culpas.

“Como familia, no podíamos haber hecho nada más para apoyarla y amarla y cuidarla en la forma en que lo hacemos con cada uno de nosotros”, dijo.

No te pierdas de nada
Te enviamos un correo a la semana con el resumen de lo más importante.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Ha ocurrido un error, por favor inténtalo más tarde

Publicidad