Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Los fríos instrumentos que hacen sonar a la naturaleza

Terje Isungset es el primer y único músico que toca tambores, trompetas y arpas hechas de agua congelada
mar 11 octubre 2011 12:15 PM
musica helada
musica helada musica helada

Ha dado conciertos dentro de cascadas congeladas, en la cima de glaciares de 3,000 metros de altura, y dentro de cúpulas masivas de hielo; a temperaturas tan bajas como -33 grados centígrados.

Aunque pueda parecer extraño, para Terje Isungset, el primer y único músico de hielo del mundo, estas condiciones son parte del trabajo.

El músico, nacido en Noruega, ha tocado instrumentos de hielo desde hace más de 10 años y es el fundador del Festival de Música de hielo en Noruega, que se realiza anualmente en Geilo. Su amor por la música de hielo comenzó hace unos 20 años cuando fue invitado a tocar en un concierto dentro de una cascada congelada.

“Como compositor, me decidí a trabajar con la naturaleza que me rodea y probé los instrumentos de hielo por primera vez”, dijo Isungset.

Como percusionista, Isungset comenzó con simples campanas de hielo, hechas con estalactitas que se habían formado de manera natural en el duro invierno noruego. Desde entonces su repertorio se ha ampliado para incluir tambores de hielo, cuernos, arpas y trompetas.

Pero además de tocar, Isungset también ha elaborado diversos instrumentos con hielo.

Publicidad

En lugar de tener un instrumento favorito, Isungset dice que se alegra de encontrar hielo en la naturaleza que dice puede “cantar”.

“Cuando puedo encontrar un trozo de hielo que puede cantar por un tiempo muy largo, es especial. El tono más largo que he hecho al golpear un trozo de hielo fue de unos 15 segundos. Es muy singular”.

Pero quizás el más extraordinario de todos los instrumentos de Isungset fue su cuerno de hielo de 2,500 años de antigüedad, esculpido en un glaciar en Noruega. Duró sólo 50 representaciones, pero para los estándares del hielo eso fue mucho tiempo.

“Por lo general hacemos un cuerno de hielo a partir de un gran cubo. Tenemos que cortarlo con una sierra y luego con un cuchillo”, dijo Isungset a CNN.

“La forma (del cuerno) no es tan importante, a excepción de la pieza de la boca, debido a que esta pieza crea un sonido específico. Pero, como te puedes imaginar, cuando tocas un cuerno de hielo se derrite. Por lo que la afinación y la pieza de la boca van a cambiar todo el tiempo. Esto hace que sea aún más difícil interpretar”.

El tiempo que un instrumento de hielo puede durar depende de la longitud de la interpretación y del clima en el día, pero generalmente duran solo un par de conciertos.

Con el hielo, no hay una hora exacta para nada, la naturaleza lo decide todo ”, dice Isungset.

“Siempre estoy en busca de pedazos de hielo que puedan hacer un sonido, así que estoy trabajando en un trozo de hielo y estoy escuchándolo todo el tiempo. Es una especie de comunicación entre el pedazo de hielo y yo”.

Para Isungset, los instrumentos sólo deben crearse a partir de hielo formado de forma natural. Mientras que apilar capas de hielo para instrumentos más pequeños es relativamente sencillo, encontrar bloques de hielo de formación natural lo suficientemente grandes como para esculpir un cuerno o una trompeta es un trabajo difícil y peligroso.

Para ello, Isungset busca la ayuda de Even Rygg.

Armado con una moto de nieve, una pala y varias motosierras diferentes, Rygg visita los lagos en las montañas de Noruega con el fin de encontrar el mejor hielo.

Aunque encontrar el hielo no es muy difícil, extraerlo sí lo es. Por lo general, Rygg trabaja en lagos que tienen hielo de alrededor de 60 a 70 centímetros de espesor. Las posibilidades de caer a través del hielo son escasas, pero el trabajo sigue siendo peligroso, y extraer cada bloque toma alrededor de seis horas.

“Es una mezcla del mejor trabajo del mundo, pero también el peor trabajo, al mismo tiempo”, dijo Rygg.

“Estás rodeado de naturaleza, ves el sol saliendo y a menudo ves animales como alces. Pero está a -20 grados, estás empapado y sabes que tienes que quedarte allí durante dos horas más.

“Hay que moverse todo el tiempo, porque si te detienes, simplemente te congelarás”.

Pero después de todo el trabajo duro, no importa que tan perfecta sea la calidad del hielo o lo bien que esté moldeado, todos los conciertos está en manos de la naturaleza, dice Isungset.

“Cada concierto es único y es la naturaleza que la define el rendimiento. La naturaleza decide el sonido de los instrumentos en el día”.

No te pierdas de nada
Te enviamos un correo a la semana con el resumen de lo más importante.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Ha ocurrido un error, por favor inténtalo más tarde

Publicidad