Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

¿Cómo llegó a ser famosa Paris Hilton?

Jason Moore, representante de la celebridad hasta 2009, habla de cómo consiguió que Hilton ascendiera al estrellato
jue 03 noviembre 2011 08:43 AM
Paris Hilton arrives at the Regional Justice Center in Las Vegas, Nevada September 20, 2010. Hilton pleaded guilty on Monday to cocaine possession and was fined $2,000 by a Las Vegas judg
Paris Hilton arrives at the Regional Justice Center in Las V Paris Hilton arrives at the Regional Justice Center in Las Vegas, Nevada September 20, 2010. Hilton pleaded guilty on Monday to cocaine possession and was fined $2,000 by a Las Vegas judg

Las apariciones de Paris Hilton —en la pantalla, en la alfombra roja y en los registros de la policía— antes eran imposibles de evitar.

Eran tan abundantes que algunas publicaciones impusieron una prohibición de reportajes sobre Paris Hilton.

Pero desde hace un par de años, al parecer, la celebridad alguna vez ubicua ha desaparecido.

Aunque la ames o la odies, no hay duda de que Hilton es una astuta promotora de sí misma y de su marca. Algunos dicen que ella transformó lo que significa ser una celebridad más que cualquier otra hoy en día.

¿Entonces por qué el acto de desaparición? ¿Es su retirada de los medios de comunicación un acto de su propia creación u otra cosa?

Jason Moore fue representante de Hilton durante su ascenso al estrellato, pero se alejó de la celebridad en 2009, la época en que dejó de ser un foco en las noticias de entretenimiento.

Publicidad

Aunque Moore dice que no puede comentar sobre la trayectoria profesional de Hilton desde que dejó de manejarla, es difícil no vincular a Moore con la fama de la celebridad. (El publicista actual de Hilton no respondió las llamadas de CNN).

La frase "ser famoso por ser famoso" es prácticamente sinónimo de Paris Hilton , pero Moore dice que requirió mucha reflexión y trabajo producir una celebridad como ella.

“Esa frase existe porque no existía una definición de lo que realmente estaba pasando”, dice. “Cuando todos los artistas estaban haciendo lo que ahora llamamos impresionismo, no podían nombrarlo en aquel momento por lo simplemente decían: 'pinturas de garabatos' o 'artistas locos'. Así es como 'famosa por ser famosa' me suena a mí: una persona que no es capaz de definir correctamente lo que es un movimiento y lo que ese movimiento estaba haciendo”.

De hecho, Moore, graduado de una escuela de cine y pintor que utiliza frecuentemente referencias artísticas para describir su trabajo con Hilton (las cuales incluyen: "sentí que el cuadro estaba completo" como el motivo de su separación), creó lo que es sin duda la exhibición del arte pop más universal de la historia reciente, y no fue por suerte, casualidad o accidente.

Moore comenzó su carrera en la empresa de gestión The Firm cuando acababa de salir de la universidad. En ese momento, la serie de reality de Hilton The Simple Life era desarrollada por Bunim/Murray y Fox y ella había firmado con The Firm para la representación.

Moore conoció a Hilton en una reunión, pero él ya la conocía por su candente sesión de fotos en NSFW con David LaChapelle que apareció en la revista Vanity Fair en 2000, y por una parodia de siete páginas de GQ de Paris y Nicky Hilton, que creó revuelo en 2002.

Hasta entonces —antes de la televisión, antes de las detenciones, antes de que las palabras "cinta de sexo de visión nocturna" entraran en el léxico cultural—, Hilton era conocida principalmente por su linaje y por bailar en las mesas de los lugares de moda en Nueva York.

“Pero ya que estaba siendo emulada”, dice Moore. “Era un nombre de marca y fue entonces cuando me di cuenta de que ella iba a ser más grande de lo que nadie sospechaba”.

Aunque Moore carecía de cualquier experiencia real o contactos en la exclusivista industria del entretenimiento, una vez que vio el potencial en Hilton, se decidió a ser la persona que le ayudara a darse cuenta de ello.

“Entonces fui a casa y traté de aplicar la teoría de marca en alguien que come, bebe y va al baño. No una máquina, no un producto. Tomé toda la teoría de la cultura pop que ya había aprendido y comencé a darme cuenta de que si Barbie realmente pudiera hablar, sería la mayor marca en el mundo. Y el nombre se convirtió en Paris Hilton”.

“Al final”, continúa, “el objetivo era pasar de 'las hermanas Hilton' a 'Paris y Nicky Hilton' para que todos se refirieran a ellas por su nombre, como 'Paris Hilton', y mi mayor objetivo era simplemente Paris, que las personas reconocieran su nombre y no la ciudad. Es entonces cuando sabes que tienes una marca”.

Una semana antes de que The Simple Life se estrenara en 2003, la cinta de sexo más tarde comercializada como 1 Night in Paris salió a la luz, con la famosa escena de Hilton bañada en luz infrarroja, recogiendo su teléfono celular mientras se ponía íntima con su exnovio Rick Salomon. Moore niega que la filtración de la cinta haya sido un ardid publicitario orquestado por Hilton o su equipo.

“Mi teoría”, dice, “es que Rick estaba tratando de verse listo en la mercadotecnia, y creó y aumentó la curiosidad de una manera que no anticipaba” (Un portavoz de Salomon dijo que él “no desea hacer comentarios”).

El primer episodio de The Simple Life fue transmitido a 13 millones de espectadores y dominó su horario.

Moore rápidamente buscó la forma de capitalizar el éxito del programa y de rehabilitar la imagen pública de Hilton, creando oportunidades para presentarla como una mujer de negocios.

A diferencia de los actores, “no se trata de leer los guiones adecuados”, dice. “Tenías que verlo a través de mucha mercadotecnia, mucha cultura pop, mucha teoría, muchas otras cosas que simplemente decir 'Oh, el guión es bueno. Esto me conseguirá un premio Emmy'. Sólo que, por desgracia, ésa no era la dirección después de la cinta sexual. Pierdes a Coca-Cola y a McDonald's, así que buscas a Carl Jr.y lo que sigue. En definitiva, fue lo mejor romper con todo el mundo y desenfrenarnos, para crear algo tan icónico que nunca se había hecho de esa manera”.

Su primera tarea era conseguir que Hilton registrara su frase característica en Simple Life: “That's hot” (“Eso es caliente”).

“Ella era muy divertida y muy inteligente con sus frases, y la forma en que las aplicaba era tan única y atractiva”, dice Moore.

La frase quedo debidamente registrada y, en 2007, Hilton demandó a Hallmark por una infracción en una de sus tarjetas. El caso quedó resuelto el año pasado .

Inicialmente, la frase fue alimento para mordaces monólogos nocturnos. Pero fue importante para Moore, ya que ayudó a Hilton a ir más allá de solo ser conocida por lo que llevaba y con quién salía. Esto marcó el comienzo del imperio de Paris.

Moore también estudió las guías de las marcas de estrellas de rock como los Rolling Stones, Jimmy Buffett y Grateful Dead. “Esos muchachos no están lanzando nuevo material, pero están ganando a manos llenas todos los años, ¿de qué? De hacer giras. De vender mercancía. Construyendo una base más amplia de fanáticos. Explotando más territorios. Plantando más semillas”.

Muy pronto, él y Hilton estaban viajando todo el tiempo.

“Le dije a Paris, estamos de gira. Cada lugar es un escenario. Siempre debes estar al frente de los fanáticos, siempre perpetuando tu marca, tu mercancía, creando nuevas relaciones.

“Paris fue increíble, ella inmediatamente iba con un diseñador local y usaba su ropa. Los medios y los paparazzi la adoraban porque usaba algo de su ciudad. Luego hacía alguna obra de caridad. Luego iba de fiesta. Y luego hacía lo mismo una y otra y otra vez. Era una máquina”, dice Moore.

Los éxitos de Hilton tanto en Estados Unidos como a nivel internacional fueron documentados no sólo por los medios de comunicación, sino también por Paris misma. Esto les ayudó a cerrar más negocios.

“Queríamos mostrar a las empresas lo que en realidad estaban pagando, así que pusimos en un DVD su gira por Seúl, Corea, Tokio, Toronto, Miami, Nueva York, Brasil, México y Sydney.

Ver a Hilton en acción convenció a todos.

Moore y Hilton descifraron el negocio de las celebridades hasta un punto que ayudó a muchas otras marcas como Perez Hilton , TMZ, Kitson, GUESS y, por supuesto, las Kardashians a prosperar debido a su asociación con ellos.

Kim Kardashian es la descendiente más directa , y la mayor beneficiaria del reinado de Hilton. Cuando las dos eran amigas cercanas, Kardashian pudo estudiar los movimientos de Paris de primera mano, aprender la fórmula y luego repetirla con un enorme éxito.

Moore está ahora contento de contribuir a la cultura pop en sus ratos de ocio como consultor de marca, pero su impacto perdura. Y, si alguna de sus ideas de mercadotecnia parece obvia para nosotros ahora, es sólo porque él y Hilton allanaron el camino para lo que es una práctica común para las celebridades de hoy.

No te pierdas de nada
Te enviamos un correo a la semana con el resumen de lo más importante.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Ha ocurrido un error, por favor inténtalo más tarde

Publicidad