Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

El Hotel Beverly Hills, el lugar predilecto de las leyendas de Hollywood

El hotel Beverly Hills albergó a las estrellas del viejo Hollywood como Humphrey Bogart y Elizabeth Taylor
jue 01 diciembre 2011 09:37 AM
monroe
Marilyn Monroe

Cuando ser una celebridad se llevaba con elegancia, en la época de los diamantes y las pieles, el Hotel  Beverly Hills hospedaba a los famosos. W.C. Fields, Humphrey Bogart y el Rat Pack bebían en el bar; Katharine Hepburn se lanzó a la piscina dando una voltereta vestida con su ropa de tenis y Elizabeth Taylor pasó su luna de miel en los bungalows de la parte trasera (seis veces).

El Hotel Beverly Hills, conocido como El palacio rosa, es sinónimo del viejo Hollywood. Joan Crawford regularmente estacionaba su Rolls Royce ahí para almorzar; los Beatles se colaban por la puerta trasera para meterse a la piscina por las noches, y Sidney Poitier bailó descalzo en el vestíbulo después de ganar el Oscar por Lilies on the Field.

Svend Petersen, quien dirigió la piscina durante 42 años y todavía funge como embajador oficial del hotel, los conocía a todos: Cary Grant, Lucille Ball, los Kennedy, Esther Williams, Johnny Carson, Merv Griffin, Carol Burnett, Ingrid Bergman, la princesa Grace, Marilyn Monroe.

"Mucha gente fabulosa ha estado aquí. Los teníamos en la piscina todos los días", dijo Petersen, de 81 años, conocido como el Príncipe junto a la piscina. "Yo enseñé a Phyllis Diller a nadar, y no fue fácil. Ella solo pataleaba con un pie".

Él también utilizó la piscina para enseñar a Faye Dunaway un estilo de nado de 1940 para su papel en Mommie Dearest y condujo a Taylor a una cabaña aislada superior para que pudiera evitar los rumores durante sus años de regordeta.

"Ella me dio un gran abrazo”, recordó. “Todavía estoy sintiendo ese abrazo”.

Publicidad

Si las décadas de 1960 y 1970 fueron una época dorada de Hollywood, como Petersen cree, el Hotel Beverly Hills se encontraba en el centro de todo. Durante la temporada de premios de la Academia, las cabañas junto a la piscina tenían que ser reservadas con un año de antelación. Y luego estaba Fred Astaire, quien disfrutaba de leer la revista Daily Variety y The Hollywood Reporter en la piscina.

"Me encantaba Fred Astaire. No solo caminaba", dice Petersen. "Fred Astaire bailaba al caminar".

Ya no hacen estrellas de cine como las de antes, lamenta Petersen. "No se puede comparar a las estrellas de hoy con Bette Davis y Joan Crawford. El glamour ha desaparecido".

El hotel, que cumple 100 años el próximo año, creció con la industria del cine, la televisión, la música y con el mismo Beverly Hills, luego de que abrió en 1912, dos años antes de que la ciudad fuera incorporada. Incluso se renovó en dos ocasiones al estilo Beverly Hills, la primera en la década de 1940 y de nuevo en la década de 1990.

El historiador Marc Wanamaker dice que todo comenzó con una crisis del petróleo. En 1903, los especuladores habían renunciado a encontrar una sola gota de petróleo dentro de lo que se convertiría en los límites de la ciudad de Beverly Hills. Sin embargo, sí encontraron agua, y decidieron cosechar campos de frijol.

Pero en 1911, los desarrolladores seguían teniendo problemas para vender los lotes. Entonces se les ocurrió la idea de promocionar a Beverly Hills como un destino de descanso. En su centro se encontraría un gran hotel, el cual contaría con bungalows para invitados con familias. El Hotel El Beverly Hills se construyó en un año.

A través de los años, Hollywood se dio cuenta de que el hotel original de 21 bungalows era un lugar ideal para escribir un guión (Neil Simon), tener una relación secreta (Warren Beatty, antes de Annette Benning) y recuperarse de una cirugía plástica o de un matrimonio roto.

Ubicado en medio de 12 acres de exuberantes jardines de bugambilias, plantas de plátano, jamaica y otras plantas tropicales exóticas, los bungalows son más grandes que las casas de muchas personas y cuentan con servicio a la habitación las 24 horas del día y un servicio de paseos de perro.

Políticos y personajes poderosos de Wall Street también contribuyeron con historias coloridas.

El jefe de gabinete del presidente estadounidense Richard Nixon, HR Haldeman, y el consejero de Asuntos Internos, John Enrlichman, estaban desayunando en el famoso Polo Lounge del hotel cuando se enteraron del robo de Watergate en 1972. Los registros telefónicos del hotel fueron clave para el caso de obstrucción de la justicia que derrocó a Nixon de la presidencia y envió a muchos de sus colaboradores a prisión.

Más de una década más tarde, Ivan Boesky, una figura prominente en el escándalo de información privilegiada de Wall Street, se convirtió en un informante del gobierno y llevaba un micrófono del FBI durante una reunión en el hotel con el rey de los bonos basura, Michael Milken. Boesky brevemente fue propietario del hotel antes de que su "castillo de naipes financiero" se derrumbara.

Se lo vendió al magnate Marvin Davis, quien a su vez vendió el hotel a su actual propietario, el Sultán de Brunei, que dirige el Beverly Hills Hotel, el Hotel Bel-Air y otros exclusivos hoteles en Londres, París y Milán, a través de una compañía llamada The Dorchester Collection.

Pero no hay ningún otro hotel, no importa cuán elegante sea, que haya estado más entrelazado con la industria del entretenimiento, dice el historiador Wanamaker.

Y, aunque puede que el hotel principal sea donde 'el pueblo' se hospeda, los bungalows pertenecen a las celebridades. Aquí está un vistazo a ellos:

Bungalow 1: Apartado y grande, es el bungalow principal. Marilyn Monroe pasó más tiempo en este bungalow que en cualquier otro, y fue uno de los favoritos del ex propietario del hotel Davis Marvin, dice su nieto Jason.

Bungalow 2: El industrial Norton Simon y la actriz Jennifer Jones se conocieron aquí antes de casarse y mudarse al bungalow 9.

Bungalow 3: Elizabeth Taylor pasó tiempo aquí durante su matrimonio con Eddie Fisher, y los hijos de Robert F. Kennedy se hospedaban aquí cuando fue asesinado.

Bungalow 4: El favorito de Howard Hughes. Dejó un Cadillac estacionado en la calle durante más de dos años, pero nunca lo utilizó.

Bungalow 5: Liz Taylor y Richard Burton ordenaron a la habitación dos botellas de vodka en el desayuno, y dos más para el almuerzo. No es sorprendente que tuvieran grandes peleas en las que los platos y vasos salían volando. Madonna y Mariah Carey también se alojaron en este bungalow, que cuenta con cuatro dormitorios y una piscina, colocada a solicitud del magnate editorial Walter Annenberg.

Bungalow 6: Se dice que Liza Minnelli prefería este bungalow, a pesar de que ha estado por demás libre de drama.

Bungalow 7: Otro de los favoritos de Marilyn Monroe; es conocido como el 'Norma Jean'.

Bungalow 8: Innombrables colgaban de las lámparas durante la fiesta de jueves por la noche 'sin esposas' del financiero caído en desgracia Michael Milken, que marcaba el inicio de sus bailes Depredadores anuales durante la década de 1980.

Bungalow 9: El traficante de armas saudita Adnan Khashoggi durmió aquí.

Bungalow 10: Marlene Dietrich tenía una cama de 2.1 por 2.4 metros de especialmente fabricada, y John y Yoko se encerraron aquí durante una semana.

Bungalows 14-21: El lugar de los solteros. Los residentes pasados incluyen a Warren Beatty y Orson Welles.

El Hotel Beverly Hills no es para un presupuesto determinado. Las habitaciones van desde 550 dólares por noche en el hotel principal hasta más de 15,000 dólares por noche por uno de los dos nuevos bungalows presidenciales, que fueron inaugurados a principios de este año.

Los clientes VIP pagan entre 13,610 y 15,380 dólares por noche por 510 metros cuadrados, completados con una gran sala con un techo alzado, cinco chimeneas de piedra caliza y una piscina personal con ducha al aire libre. Muros con ventanas y puertas francesas parecen traer los jardines al interior.

Para comer, está el Polo Lounge en el edificio principal del hotel. Toma su nombre de los jugadores de polo de la década de 1940, incluyendo a Will Rogers, cuya foto cuelga sobre la barra.

Hace mucho tiempo, el Polo Lounge era 'el lugar' para desayunar y para la multitud que quería almorzar, e incluso ahora, muchas celebridades son vistas frecuentemente aquí. Charlie Chaplin reservó la mesa 1 durante años.

Además de fiestas de premios Oscar y reuniones de cine, el hotel también alberga reuniones de empresas y bodas.

A principios de octubre, el líder de la banda KISS y estrella del reality show Gene Simmons, intercambió votos matrimoniales con su novia Shannon Tweed frente a 400 invitados, incluyendo a Hugh Hefner y el comediante Bill Maher, en el césped del Crystal Garden. Fueron los novios del momento, pero la ex playmate había esperado 28 años para su boda de ensueño.

No te pierdas de nada
Te enviamos un correo a la semana con el resumen de lo más importante.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Ha ocurrido un error, por favor inténtalo más tarde

Publicidad