Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Sealtiel Alatriste, entre el reconocimiento y las acusaciones de plagio

El escritor renunció a uno de los premios más prestigiados de literatura nacional y a uno de los puestos de promoción cultural más codiciado
jue 16 febrero 2012 07:08 AM
alatriste en conferencia de prensa
sealtiel-alatriste alatriste en conferencia de prensa

En el estudio de Sealtiel Alatriste permanecen sin abrir regalos y tarjetas de felicitación por haber obtenido el premio Xavier Villaurrutia 2012. Un galardón de escritores para escritores que recibió por primera vez Juan Rulfo en 1955 y que, desde entonces, ha buscado estimular la literatura mexicana.

Alatriste decidió renunciar a esta presea  tras ser cuestionado por supuestos plagios en ocho artículos publicados en el periódico de circulación nacional Reforma y la Revista de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

El escándalo también llevó al escritor a solicitar la suspensión de un cargo que ocupó durante cuatro años: la Coordinación de Difusión Cultural de la UNAM. Aunque el rector José Narro Robles no ha declarado sobre las acusaciones contra Alatriste, uno de sus funcionarios más cercanos, aceptó su dimisión y un día después lo sustituyó con Julieta Giménez Cacho.

En su primer día fuera de la universidad se le ve agobiado, su celular no para de sonar. Ni la Sociedad Alfonsina Internacional ni el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (Conaculta), instituciones que otorgan el premio Villaurrutia, se han manifestado en torno al supuesto plagio. Tampoco han salido a defender el prestigio del galardón.

Alatriste ejerce su defensa solo ante los medios, desde la intimidad de su estudio.

El caso y la defensa

Publicidad

Las acusaciones de plagio fueron publicadas hace tiempo por el escritor Guillermo Sheridan —también ganador del premio Villaurrutia, en 1989— en su columna El minutario, en el portal de la revista Letras Libres. Sin embargo, hasta el anuncio del premio la polémica estalló en las redes sociales.

A través de Twitter y Facebook, cientos de usuarios compartieron los análisis de Sheridan a los artículos de Sealtiel, donde encontró párrafos idénticos no atribuidos de fuentes como Wikipedia y el diario El Mundo. Las acusaciones fueron secundadas por los intelectuales mexicanos Gabriel Zaid y Jesús Silva Herzog-Márquez.

"Cuando salieron las primeros acusaciones, hace como cuatro años, reconocí mi error al no respetar la regla de entrecomillar. Aunque sabía que debía corregirlo en trabajos futuros, no pensé que trascendiera al ser una parte menor de mi producción", dijo Alatriste, en entrevista con CNNMéxico. 

Y explicó su renuncia a su cargo en la UNAM: "No quería arriesgarme a que golpeen a la universidad o a mí como funcionario y no como escritor".

Seguro de que la cantidad "copiada" es mínima, Sealtiel Alatriste considera que la reacción de los críticos fue desproporcionada. 

El escritor niega haber incurrido en un plagio en el estricto sentido de la ley que, en sus términos, es "tomar una obra completa y ponerle tu nombre, hacer pasar como propia".

Acepta que utilizó fragmentos de fuentes comunes como Wikipedia, pero que los artículos en su conjunto no tienen nada que ver con el texto fuente.

Juan Ramón Obón, abogado especialista en derechos de autor, dijo a CNNMéxico que la cantidad de texto tomada es determinante para saber si el uso fue lícito o si se violó la ley. 

El abogado refirió al artículo 148 de la Ley Federal del Derecho de Autor: "Las obras literarias y artísticas ya divulgadas podrán utilizarse, siempre que no se afecte la explotación normal de la obra, sin autorización del titular del derecho patrimonial y sin remuneración, citando invariablemente la fuente y sin alterar la obra".

Respecto al Villaurrutia, Alatriste dijo que no recibiría un premio "si se considera subrepticio o resultado de influencias o presiones".

El reconocimiento a sus libros Ensayo sobre la ilusión (editorial Taurus) y Geografía de la ilusión (editorial Alfaguara), por lo que obtendría 200,000 pesos, le serían entregados el próximo 27 de marzo en el Museo Rufino Tamayo en la capital.

La contraparte

Claudia Guillén, escritora y promotora cultural, criticó que se confunda lo indefendible del plagio con las virtudes literarias de las obras de Sealtiel premiadas por el Villaurrutia, a las cuales no se le atribuye robo alguno.

De los miembros del jurado, dijo, solo el dramaturgo Ignacio Solares ha defendido el trabajo reconocido.

Según Guillén, en los últimos 10 años, los acreedores a este premio han sido miembros de la revista Vuelta, fundada por Octavio Paz y cuya heredera es Letras Libres, desde cuyo portal se han esgrimido las críticas contra Alatriste.

"El plagio ha existido desde siempre: Salvador Novo y Octavio Paz lo hicieron. La diferencia es que Sealtiel reconoció su error. Pero lo que sí no es natural es que se impugne un premio como sucedió en este caso", reflexiona Guillén.

Sealtiel niega que haya una enemistad entre él y su crítico, Guillermo Sheridan.

Las rivalidades de escritores son míticas, frecuentes y en ocasiones van acompañadas de acusaciones de plagio, como se atribuye al pleito entre Luis de Góngora y Francisco de Quevedo o Vicente Huidobro y Pablo Neruda.

Escritores renombrados como el Nobel Camilo José Cela o el peruano Alfredo Bryce Echenique han sido puestos en el 'banquillo de los plagiarios': acusaciones  atenuadas a la luz de la historia.

Sealtiel Alatriste se refugia en su literatura, plagio o no, esperando a que pase lo que él llama "una tormenta". 

No te pierdas de nada
Te enviamos un correo a la semana con el resumen de lo más importante.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Ha ocurrido un error, por favor inténtalo más tarde

Publicidad