Publicidad
Suscríbete

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

Shigeru Miyamoto, el reconocimiento a un artista de 'sueños virtuales'

El videojuego dio el salto al campo del entretenimiento para convertirse en una herramienta cultural y comunicativa que cuenta historias
jue 24 mayo 2012 10:16 AM
El premio se entregará en el otoño y consta de 50,000 euros. (Foto: AP)
shigeru miyamoto (Foto: AP)

La entrega del Príncipe de Asturias de Comunicación y Humanidades a un hombre que ha desarrollado su carrera en el campo de los videojuegos puede resultar un hecho extraordinario para uno de los reconocimientos más importantes de la cultura occidental. 

Pero el  japonés Shigeru Miyamoto (1952) , considerado como el "padre del videojuego moderno" ha sido calificado por el jurado de este galardón como un revolucionario al crear "sueños virtuales", personajes y mundos en el que se puede interactuar.

Miyamoto creó sagas de videojuegos como Mario BrosThe legend of Zelda y Donkey Kong, pero su influencia va más allá de estas invenciones.

Al igual que la literatura, el videojuego se ha instaurado como una forma de comunicación en la sociedad moderna, siendo un medio capaz de unir a las personas sin distinción de sexo, edad, ni condición social o cultural, indica el sitio de la Fundación Príncipe de Asturias.

“(El videojuego) es una herramienta social en el sentido que acerca a la gente, la comunica. La gente tiene mayor comunicación a través del ejercicio con un oponente, y a partir de ese ejercicio puede incluso hablar, o comunicarse de manera oral o escrita y tiene una cercanía mayor a pesar de la distancia física que los separa”, explica Luis Felipe Ramírez, director de la carrera de Animación y Arte Digital en el Tecnológico de Monterrey. 

La capacidad de interactuar en línea que ofrecen los videojuegos en la actualidad potencializa la comunicación, aunque aún es un elemento de entretenimiento emblemático para toda una generación.

Publicidad

"El videojuego se ha convertido en un aparato socio-técnico, lúdico, que ya es emblemático de toda una generación, fundamentalmente la de los años 80", dice María Elena Meneses, investigadora de temas sobre medios de comunicación y cultura digital.

Meneses califica al videojuego como una tecnología "disruptiva" predominante en una generación que tiende a ser multitasking o de distintas habilidades a partir de las tecnologías y que recientemente se ha convertido en un tema de debate en el ámbito de la educación y la comunicación.

"Un niño ya no solo se sienta a contemplar un programa de televisión, sino que a través de consolas, de controles, establece toda una serie de conexiones cerebrales, neurofisiológicas con un aparato".

En el mismo sentido, Ramírez dice que las generaciones que apelan a los videojuegos como forma de comunicación "no son generaciones tradicionales en el uso de las tecnologías de la información y la comunicación".

“La realidad es que los jóvenes desarrollan habilidades motrices, tecnológicas, incluso de trabajo colaborativo pues implican que se puedan resolver de alguna manera las misiones, o el reto de esos videojuegos. Ahí implica un uso de habilidades comunicativas, que no son tradicionales, que no son verbales, pero que sí se dan en estos elementos tecnológicos”.

Estos cambios en la comunicación han sido observables por la fundación que hace cuatro años reconoció a la compañía de internet Google por contribuir a una la revolución cultural, al permitir un mayor acceso al conocimiento universal.

En un punto de vista educativo, el jurado destacó la importancia del videojuego para la ejercitación de la mente y como autor de "sueños virtuales" donde las personas pueden interactuar. 

"Es entendible que se le haya otorgado el premio porque los videojuegos inauguran toda una novedad en las narrativas, en los discursos contemporáneos, que han influido a su vez a otros medios, como por ejemplo, los videoclips y la animación contemporánea", dice Meneses.

Mientras, Ramírez destaca que los juegos de última generación construyen historias:

“Un escritor piensa y desarrolla —no es su único tipo de narrativa— de manera lineal (…) La gran diferencia con un productor interactivo como es el videojuego, es que hay una narrativa que llamaría casuística, que se enfrenta a elementos de elección. Tú eliges ir por una ruta u otra (…) Sobre cuáles son los pasos a seguir, y es a partir de esa elección como se desarrolla la historia, tú historia".

Desde Kioto, Japón, Miyamoto señaló que continuará esta labor en el mundo de los videojuegos con el objetivo de ofrecer "diversión y alegría a personas de todas las generaciones y en todo el mundo".

No te pierdas de nada
Te enviamos un correo a la semana con el resumen de lo más importante.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Ha ocurrido un error, por favor inténtalo más tarde

Publicidad