Valora a tus pequeños inversionistas

Desecha los mitos y haz que los socios minoritarios aporten a las decisiones de la empresa; muchos de ellos pueden ser pequeños empresarios y esperan transparencia y rendición de cuentas.
Burbuja  (Foto: Getty)
Daniel Aguiñaga y Odette Navarro Delgado*

En México, aunque las empresas pueden obtener recursos de distintas entidades financieras, muchas prefieren la inversión directa del accionista minoritario.

Existen mitos en torno al valor que pueden o no aportar este tipo de inversionistas. Como resultado de estas suposiciones, los ejecutivos toman poco en cuenta a sus accionistas minoritarios y las aportaciones que podrían hacer.

Por su lado, los pequeños inversionistas esperan transparencia y rendición de cuentas sobre su inversión, que no llegan.

Mito Realidad
La mayoría de los pequeños accionistas no son empresarios y los ejecutivos piensan que éstos no podrían participar en las decisiones de una sociedad ni dar una aportación técnica a los negocios.  Muchos pequeños accionistas son dueños de empresas familiares que hoy son grandes organizaciones que ellos mismos formaron y administraron por mucho tiempo sin ayuda de directivos experimentados.

De hecho, estos empresarios tuvieron una amplia visión y aprendieron todos los procesos de sus negocios sobre la marcha, incluyendo la forma de asumir riesgos, tomar decisiones, establecer alianzas y mantener relaciones de negocios.

El número de acciones en posesión determina el control administrativo y la cantidad de aportaciones. Por eso, la participación de los accionistas minoritarios parece poco significativa y de baja contribución al negocio, y los grandes accionistas los dejan sin voto en las decisiones estratégicas. Hoy, hay diferentes mecanismos de gobierno corporativo y leyes como la del Mercado de Valores que fomentan la participación equitativa y responsable de los minoritarios en las decisiones que afectan su patrimonio.

También impulsan la protección de sus intereses. Por ejemplo, algunas leyes identifican a los pequeños accionistas como consejeros y les dan la posibilidad de oponerse a resoluciones tomadas por los accionistas mayoritarios.

Algunas empresas en México incluso dan valor al voto de accionistas con porcentajes aún mayores a los que marca la Ley General de Sociedades Mercantiles (como en el caso de las Sociedades Anónimas Promotoras de Inversión).

*Daniel Aguiñaga es socio de la consultora Deloitte y Odette Navarro, gerente de la consultora Deloitte.

Noticias del día
Dos envíos de lunes a viernes con las noticias más importantes.
Ahora ve
¿Es suficiente el plan de austeridad de AMLO para terminar la corrupción?
Te Recomendamos
×