Publicidad
Publicidad
  • vacacionar artico.jpg
  • comidas estadios NFL.jpg
  • bmw-x5-portada.jpg
  • hoteles antes de morir.jpg
  • errorafeitar01.jpg
  • mickey mouse.jpg
  • canciones-hombres.jpg
  • portada.jpg

El mayor reto de José Ignacio Ávalos

El presidente de Un Kilo de Ayuda cuenta cómo rompe creencias y contrata talento con pocos recursos; este texto fue publicado originalmente en el Especial Liderazgo 2008 de la revista Expansión.
José Ignacio Ávalos lleva 30 años trabajando en causas sociales. (Foto: Ouriel Sasson)
Jose Ignacio Avalos (Foto: Ouriel Sasson)

El reto: Contratar talento con pocos recursos.
La solución: Comprometer a la gente talentosa con una causa noble.

A finales de los 80, se creía que sólo los voluntarios trabajaban en las organizaciones sin fines de lucro, pero José Ignacio Ávalos se empeñó en profesionalizar el sector y contratar a jóvenes recién egresados de las mejores universidades mexicanas.

El objetivo era impulsar las capacidades físicas, mentales y económicas de los niños con altos niveles de desnutrición a través del conocido programa Un Kilo de Ayuda.

“Nunca ha habido recursos en demasía”, confiesa Ávalos, fundador también del banco Compartamos. Pero, según sus palabras, cuando la causa es tan trascendente que está por encima de la gente y de las instituciones, es posible atraer a talento joven y darles opciones de crecimiento en el sector de la filantropía.

Este hombre que desde hace 30 años trabaja en las causas sociales, ha enfrentado todo tipo de retos, en muchos ámbitos.

En los 80, el gobierno le negó el permiso para conformar una sociedad con facultades de recaudar dinero así como convocar a un congreso de jóvenes. Eran tiempos en que el gobierno controlaba e inhibía las actividades de la sociedad civil.

Publicidad

En la década de los 90 también rompió la creencia general de que a los pobres sólo se les puede ayudar con programas asistencialistas.

“La cultura era que el pobre estira la mano y el gobierno o las organizaciones eran los redentores”, recuerda Ávalos. En cambio, él se empeñó en crear un programa de micropréstamos para que las mujeres pobres participaran y decidieran su propio desarrollo social y económico.

Así fue como fundó el Banco Compartamos, en 1990, con ayuda del Banco Interamericano de Desarrollo. Actualmente atiende a 850,000 clientes en México y tiene una cartera de crédito de más de 4,400 millones de pesos.

* Texto publicado originalmente en el especial Liderazgo 2008 de la revista Expansión.

Publicidad
¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

has quedado suscrito al newsletter.

Publicidad
Publicidad