Publicidad
Publicidad

Alianzas fugaces

Si en la política mexicana los acuerdos duran poco o nada, ¿qué pasará rumbo a 2006?

En julio de 2000, el PAN pacta con el PVEM la Alianza por el Cambio, con la -que ganan la Presidencia de la República y sacan al PRI de Los Pinos; en julio -de 2003, el PVEM se une al PRI, a través de la Alianza para Todos, para -asegurar la mayoría en la Cámara de Diputados y debilitar la penetración -legislativa del PAN y el PRD; en octubre de 2003, PRI, PAN y PVEM se alían para -renovar el Consejo General del IFE y elegir, del PRD, a los árbitros que -vigilarán el proceso electoral de 2006; en noviembre de 2004, PRI, PRD, PT, -PVEM y Convergencia arrinconan al PAN y votan las modificaciones al Presupuesto -de Egresos de 2005.

- El capítulo más reciente de esta serie sucedió en abril de 2005, cuando -PRI, PAN y una fracción del PVEM le arrebataron el desafuero a Andrés Manuel -López Obrador. Pero a fines de ese mismo mes, Fox deshizo esta alianza sin -tomar en cuenta los 43 meses de controversia desde que un juez determinó que -López Obrador incurrió en desacato, los 11 meses de análisis que dedicó la -Sección Instructora para determinar el juicio de procedencia, las 433 hojas del -dictamen de la misma Instructora y las 16,000 fojas del expediente judicial para -solicitar la orden de comparecencia.

- Después de estos ejemplos, ¿cómo entender las alianzas entre los partidos -políticos mexicanos?, ¿qué se debe esperar en esta materia durante lo que -resta del sexenio?, ¿qué nuevos pactos surgirán rumbo a la sucesión -presidencial?

- El problema viene desde la raíz. En el pasado, cuenta Lorenzo Meyer, -historiador y catedrático de El Colegio de México (Colmex), los acuerdos entre -los políticos giraban en torno a la figura del presidente. Así, existía una -‘gran alianza’ que funcionaba alrededor del ‘gran jefe’ de la -República. “Podían existir muchos grupos e intereses, pero todos se -alimentaban de sus nexos con el mandatario en turno”.

- Entonces llegó el año 2000 y este modelo cambió. A partir de ese momento, -explica Meyer, surgieron las alianzas temporales en función de objetivos muy -específicos y cuya fecha de caducidad ha sido muy corta. “Es por ello que ya -que los presidentes autoritarios se habían ido, aparecen las alianzas que al -poco tiempo de construirse, de pronto, se destruyen”.

- José Antonio Crespo, analista político y miembro del Centro de -Investigación y Docencia Económicas (CIDE), cree que las alianzas no son -fenómenos perversos de la democracia, siempre y cuando conlleven una visión de -Estado; excepto cuando buscan un interés tramposo. “El tripartidismo en el -que vivimos (PRI, PAN y PRD) es la peor de las combinaciones, ya que siempre -habrá cuchilladas por la espalda”, señala Crespo.

Publicidad

- Los efectos que producen la fragilidad de estas alianzas saltan a la vista. -Al tiempo que la sociedad descubre las motivaciones reales que hay detrás de -los pactos, su desconfianza hacia los partidos se traduce en los altos índices -de abstencionismo que se registran en cada elección. “Como los ciudadanos ven -que los partidos tienen sus propios intereses, la brecha entre los políticos y -el elector se aleja”, dice Crespo.

- La gente tiene hoy muchas razones para desconfiar de la clase política. Un -informe de la Secretaría de Servicios Parlamentarios de la Cámara de Diputados -menciona que durante el pasado periodo ordinario de sesiones (enero-abril de -2005), los diputados trabajaron 128 horas, lo que representa al día un esfuerzo -de 1.4 horas. Durante ese lapso, no pudieron abatir el rezago de iniciativas -presentadas –actualmente 1,574 en la congeladora–. Aunque sí fueron capaces -de aprobar el desafuero de Andrés Manuel.

- Para Manuel Camacho, diputado federal del PRD, después de que Fox se -retractó en el caso del desafuero, el Congreso ya no es el mismo. La entonces -alianza PRI-PAN se esfumó y ante el descalabro que ambos partidos recibieron, -surgió una extraña relación en el Congreso, que se explica por la necesidad -de los legisladores por aprobar iniciativas que les atraigan reflectores y los -retraten como los políticos que han redimido el camino.

- El político prevé que habrá dos o tres reformas legislativas light -en lo que resta del sexenio, y entonces el Congreso volverá a su permanente -estado de parálisis o, quizá, se descomponga más ante la cercanía de la -sucesión presidencial.

- Se avecinan días difíciles para el país, advierte Lorenzo Meyer. Ante la -elección de 2006, el historiador observa dos escenarios: la posibilidad de que -surjan alianzas entre partidos grandes y partidos chicos, de tal manera que los -últimos obtengan los suficientes votos para sobrevivir unos años más; y -probables alianzas en el Congreso que difícilmente contrarrestarán el “nulo -avance político” registrado en la actual administración.

- “No podemos pedir una negociación sustantiva, antes de que lleguen las -urnas. Ya es tarde. Debemos aspirar a vivir con el conflicto, pero dentro de -límites manejables”, sostiene.

Publicidad

- Luisa Béjar, maestra de la UNAM y autora del libro La modernización del -Congreso de la Unión, cree que las alianzas sí pueden funcionar en el -país, pero sólo si los políticos entienden que éstas deben llevar una buena -dosis de principios e identificación partidista pero, sobre todo, que sirven -para sacar adelante las grandes decisiones de Estado.

- Por desgracia, dice, los legisladores no conocen o no quieren entender el -verdadero significado de las alianzas. Y como muestra, cita el caso de la -reelección de los legisladores que funciona, precisamente, para que la sociedad -‘premie’ o ‘castigue’ el trabajo de los partidos en las elecciones. -Según la exposición de Béjar, la reelección permite que, si un diputado o -senador vota por consigna o en contra de los intereses de sus representados, el -elector puede manifestar su rechazo o apoyo a esta decisión durante la -siguiente elección. En ese sentido, explica, la gente puede juzgar el -comportamiento de los políticos y en consecuencia de las alianzas que -establezcan durante su ejercicio de gobierno.

- El problema, señala Béjar, es que los políticos tuvieron la oportunidad de -legislar en la materia, pero prefirieron mantener las cosas tal y como están. -Lamenta que hace unos meses la reelección de legisladores era una iniciativa -que estaba caminando rumbo a su aprobación pero, de pronto, se echó para -atrás.

- Benito Nacif, jefe de la División de Estudios Políticos del CIDE, asegura -que la convivencia política en México dependerá fundamentalmente de la -coyuntura y de los intereses que, por momentos, mantengan los partidos. De esta -forma, la mayoría que tiene el PRI en la Cámara lo convierte en el actor que -puede decidir con quién y cómo negociar.

- El riesgo, advierte Crespo, está en que ante estas “relaciones peligrosas” -las fracturas en la vida parlamentaria sean el PAN de cada día y, en -consecuencia, se mercantilicen las decisiones del Congreso a cambio de generar, -simplemente, notas para el marketing político. “Éste es el perfil del -Congreso y de sus legisladores, quienes saben que hoy cuentan con un electorado -más existencial que ideológico, proclive a ser impresionado antes que -convencido, que no entrega el voto sino que lo presta y puede oscilar entre -candidatos contradictorios por los méritos del caudillismo, la telegenia o la -mitología popular”.

- Meyer concluye que hoy no se necesitan más alianzas, sino un “gran acuerdo” -político que garantice una sucesión pacífica y con reglas claras. Después, -agrega, podría pensarse en impulsar un verdadero sistema de partidos.

Publicidad

¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

has quedado suscrito al newsletter.

Publicidad
Publicidad