Publicidad
Publicidad

Nuestras Historias

Ariel Picker

-

Director General Seguritech
30 años

-

Un ejemplo de emprendedor que funda una empresa de la nada y la convierte en una de las más importantes de América Latina es, sin duda, Ariel Picker, quien creó Seguritech hace 11 años en una pequeña oficina y sin capital, pero con una idea y mucha necesidad. “Trabajé en un banco de chalán y escuchaba a los clientes hablar acerca del alto nivel de inseguridad que se vivía en el país. Entonces fui a comprar alarmas al centro y las vendía e instalaba los fines de semana.”

-

Muestra de que aprovechar las oportunidades de negocio puede llevar a un empleado bancario a la cumbre del éxito empresarial, Picker sólo tiene 30 años y ya es dueño de la empresa de seguridad tecnológica número dos en Latinoamérica. “Empezamos a vender guardias hasta 1998 pero luego iniciaron algunas regulaciones para las guardias y entonces el negocio fue imposible. Decidimos entrar en el área de seguridad a través de la tecnología, compitiendo con empresas que tienen 40 ó 50 años en el mercado y que atendían a la clase alta. Así entramos al mercado masivo atendiendo a la clase media. Diseñamos un producto basado en software y hardware con el que, incluso, llegamos al gobierno.”

Publicidad

-

Se rige por tres reglas: para encontrar la suerte tienes que levantarte a las 5 de la mañana a buscarla; sin importar la crisis, el éxito o el dólar, si buscas oportunidades las vas a encontrar, y el cliente no siempre tiene la razón, pero siempre tiene que quedar satisfecho.

-

Bajo esa filosofía, la empresa de Picker tiene unos 70,000 clientes y hasta ahora nunca ha tenido que pedir préstamos a ninguna institución bancaria. “Contamos con 250 empleados directos y otros 200 indirectos. Llega un momento que juegas por jugar con las reglas debidas: ya no se trata de ver a quién te jodes o de ganarte $10 pesitos más, sino de consolidar una imagen y una marca”.

-

Pero para el empresario no todo es dinero y negocios: “Tenemos la filosofía de donar una parte de las ventas a instituciones, damos muchos apoyos como aparatos de sordera, sillas de ruedas y ayudas a niños con dificultades. Dependemos de la sociedad y tenemos la obligación de devolverle lo que nos ha dado”.

Publicidad

¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

has quedado suscrito al newsletter.

Publicidad
Publicidad