Publicidad
Publicidad

Nuestras Historias

Buena salud

Los investigadores mexicanos ganan batallas contra el cáncer... y patentes.

El respaldo de la silla giratoria del doctor Ricardo Rosales parece un -satélite a punto de desplomarse contra el piso. Está tan inclinado que sus -palabras no hacen sino desafiar la gravedad. “Yo siempre supe hacia dónde iba”, -afirma sin vacilar. La voz del científico se asoma tras un sinfín de archivos -apilados, encima del escritorio y en los apretados estantes de su oficina del -Instituto de Investigaciones Biomédicas de la Universidad Nacional Autónoma de -México (UNAM).

- “Algunas compañías farmacéuticas extranjeras me han contactado por -internet ofreciéndome toda clase de apoyos a cambio de la patente –comenta -con los ojos barnizados por el brillo de la satisfacción–, pero yo de entrada -preferí una empresa mexicana para que el dinero se quede aquí.” Este -biólogo molecular es el descubridor de Vaccilem, la primera vacuna terapéutica -contra el cáncer cérvico-uterino a escala internacional, que Lemery -comercializará en México durante el primer trimestre de 2004.

- La buena salud de los fármacos nacionales se ha fortalecido últimamente -gracias a importantes hallazgos científicos en este sector. México ocupa el -noveno lugar mundial en el consumo de medicamentos. El ramo representa 1.18% del -producto interno bruto (PIB). Desde que salió a la venta en mayo de 2002, -Diabion ha generado algo más de $68.5 millones de pesos a la multinacional -estadounidense Merck. Y no tiene competencia: es el único complemento -vitamínico para diabéticos en el mercado.

- Diabion surgió como resultado de cuatro años de estudio bibliográfico por -parte de un grupo interdisciplinario de investigadores mexicanos del Instituto -Politécnico Nacional (IPN). El doctor Gilberto Castañeda, jefe de la sección -externa de farmacología del Centro de Investigación y Estudios Avanzados -(Cinvestav) de la institución fue uno de ellos: “Esta investigación se -desarrolló muy poco en laboratorio. Lo que hicimos fue retomar toda la -literatura existente acerca de la diabetes y los antioxidantes para decidir -cuál era la formulación correcta”, dice en su despacho repleto de libros con -rúbricas inglesas tatuadas en los lomos.

- Varias tías de Castañeda engrosaron en su momento la funesta lista de la -diabetes en México, donde una de cada 10 personas padece hoy en día esta -enfermedad. Ninguna de las hermanas de la madre del investigador ha vivido, sin -embargo, lo bastante como para beneficiarse del remedio que ha contribuido a -configurar. Diabion es un compuesto que equilibra el proceso de oxidación de -las células y, a largo plazo, evita el deterioro de los vasos sanguíneos, -impidiendo –entre otras complicaciones– la insuficiencia renal, la ceguera o -la amputación de las extremidades.

- Cada vez que las agujas del reloj dan una vuelta completa en México, cinco -personas mueren a consecuencia de la diabetes. Al cabo de dos horas, una mujer -habrá fallecido por cáncer cérvico-uterino. Y 24 minutos más tarde, otra lo -habrá hecho por cáncer de mama. Quizá Biodecan, la prueba para la detección -temprana de este último tipo de cáncer, desarrollada en Ottawa por el doctor -Gabriel Pulido, un científico mexicano formado en la UNAM, logre cambiar la -estadística.

Publicidad

- En agosto pasado, Laboratorios Columbia lanzó Biodecan en México, el primer -país del mundo en contar con esta novedosa prueba. A través de una toma de -sangre, el producto permite identificar con una precisión de 88.9% la presencia -del carcinoma antes de que pueda detectarse mediante mamografías o -autoexploración. Pero la multinacional mexicana no ha desarrollado este sistema -en el país, sino en los laboratorios de su socio canadiense, Canbreal -Therodiagnostics International.

- Falta I+D
-
La industria farmacéutica mexicana apenas cuenta con científicos propios. -“Nuestra investigación se lleva a cabo en las universidades. Las empresas de -aquí no tienen tanto dinero y, cuando se trata de compañías grandes que -invierten en investigación, prefieren irse fuera –afirma el doctor Ricardo -Rosales–. En Estados Unidos uno paga un reactivo en dólares pero aquí, -aparte de eso, hay que pagar al distribuidor. Gastamos más y conseguimos menos -por hacer la misma labor”, sentencia al lado de un pizarrón blanco lleno de -fórmulas garabateadas con marcadores rojo y negro.

- La industria mexicana origina 29.8% de los recursos en investigación y -desarrollo (I+D), algo más de $7,230 millones de pesos, frente a 59.1% que -aporta el Estado. El gasto total en I+D ascendió a $24,236 millones de pesos en -2001, una cifra que supera en casi $10,000 millones la cantidad destinada a este -mismo concepto hace ocho años.

- En el sector farmacéutico, las cosas parecen ir más rápido. El mercado de -fármacos mexicano es el más dinámico de Latinoamérica, con una previsión de -crecimiento de 13% anual hasta 2005, más de cinco puntos por encima de la tasa -media prevista para toda la región (7.8%). Las inversiones de la industria -farmacéutica en México para el desarrollo de nuevas plantas y de bienes de -capital ascienden a un promedio de $3,000 millones de pesos cada año. Y sólo -en el período de 1995 a 2000 el número de estudios clínicos se multiplicó -por 10.

- Pese a los buenos augurios, todos los equipos con los que cuenta en su -laboratorio el doctor Castañeda siguen siendo importados. “Estamos haciendo -trabajos de punta, pero muy básicos –explica–. En México aún no hay una -cultura de interacción entre la industria y el mundo académico. Y la -investigación con apoyo únicamente gubernamental resulta imposible en -farmacología. La investigación en medicamentos no puede ser concebida sin la -industria farmacéutica”.

- El amor a la ciencia
-
El estatismo mexicano vigente entre los años 60 y 80 tiene su parte de -culpa. Syntex, una compañía fundada por un grupo de inmigrantes judíos que -habían huido de la Alemania nazi chocó con el rechazo de las universidades -cuando quiso buscar alianzas, recuerda Castañeda. Toda la industria, nacional o -multinacional, se consideraba algo malo. Así que los investigadores se -dedicaron a hacer ciencia pura que, teóricamente, debía servir al pueblo. “Dos -décadas después nos dimos cuenta de que todas las patentes de medicamentos en -México eran extranjeras. Nuestra ciencia no le había dado nada al pueblo ni -tampoco al inversionista.”

- Hasta 1991 el régimen mexicano de propiedad industrial seguía constituyendo -un freno para el desarrollo comercial en este sector. La situación mejoró -notablemente a raíz de la firma del Tratado de Libre Comercio para América del -Norte (TLCAN). Aunque México abandonó entonces su política proteccionista, la -legislación aún pone zancadillas a las compañías que desean financiar a la -investigación.

- Por ejemplo, no existen fideicomisos, por lo que el industrial entrega su -dinero a la burocracia. No hay transparencia y nunca le devuelven un estado de -cuenta –explica Castañeda–. Tampoco existe ningún estímulo fiscal. Corea -y Taiwán han logrado que la iniciativa privada entre a la investigación , pero -en nuestro país no existe ningún incentivo y tampoco hemos descubierto un -medicamento para acabar con los burócratas o volverlos inteligentes.”

- Mientras los trámites y papeleos enredan con su intrincada madeja a la -ciencia, una de las cerca de 140 compañías farmacéuticas mexicanas tomó un -atajo. Al margen de las instituciones académicas y de los centros públicos de -vanguardia, Lemery, subsidiaria de Sicor, decidió hace cuatro años probar -suerte en el desarrollo de productos oncológicos y formó su propio equipo de -investigadores. De los 304 empleados directos que tiene en México, 40 -investigan nuevas vacunas contra el cáncer.

- El laboratorio mexicano, fundado en 1957, es uno de los líderes mundiales en -las áreas de oncología, infectología, anestesiología e inmunosupresión. -Está presente en más de una treintena de naciones y, en 2005, lanzará -Vaccilem en Centroamérica y Brasil. No le ha importado invertir más de $11 -millones de pesos en investigación.

- “El mexicano no arriesga, quiere resultados a corto plazo –afirma -Fernando Díaz, director ejecutivo de Lemery–. Nos dimos cuenta de que, para -poder crecer y afrontar la competencia, había que innovar.” ¿El balance? -Invierten $25 millones de pesos anuales en investigación y este año esperan -ganar $65 millones de dólares. El doble de lo que vendían hace cuatro años.

¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

has quedado suscrito al newsletter.

Publicidad
Publicidad