Publicidad
Publicidad

Nuestras Historias

De la desnutrición a la obesidad

México está tras Estados Unidos en obesidad, pero enfrenta a la enfermedad con un sistema de salud

Cuando María Guadalupe Ramírez comenzó con su changarro hace algunos años -para ayudar en la manutención de sus cinco hijas, ellas comenzaron a hacer casi -todas sus comidas en la calle. “Solía cocinar en casa para las niñas todos -los días pero el trabajo en el changarro me dificulta esta tarea”.

- Las niñas han sufrido las consecuencias con kilos extras, favorecidas por -una cultura de la comida en la calle cocinada con grasa. Las quesadillas como -las que Guadalupe fríe para los transeúntes están presentes en todo México, -tanto como el chicharrón que sobresale de los carritos de venta callejera.

- A través de su historia, el país ha lidiado con el problema de la -desnutrición. Ahora, las balanzas han volteado en otra dirección. Los cambios -profundos en la dieta, en los estilos de vida y en los modelos de empleo de las -últimas generaciones han hecho de México uno de los países con más obesos -del mundo, por debajo (pero próximo) de los Estados Unidos.

- A medida que más mujeres abandonan la cocina para ingresar a la fuerza de -trabajo, el gasto del hogar en frutas y verduras cae.

- Los funcionarios mexicanos identifican a la obesidad como el problema de -salud de mayor crecimiento en el país. Y, a diferencia de los regordetes -vecinos estadounidenses, el anémico sistema de salud de este país demuestra -ser mucho menos capaz de soportar ese peso.

- La primera alarma se oyó cuando un estudio oficial del año 1999 demostraba -que los índices de obesidad entre las mujeres mexicanas se habían triplicado -en los 11 años previos. Los nutricionistas que supervisaron esta encuesta -nacional estaban tan sorprendidos que pidieron a un panel imparcial que revisara -los datos antes de publicarlos.

Publicidad

- Los datos locales del índice de grasa corporal (que calcula el porcentaje de -grasa en base a peso y altura) han seguido en aumento. Las últimas mediciones -indican que 64% de las mujeres y 60% de los hombres tienen sobrepeso.

- A nivel general, en México 24% de la población se clasifica como obesa, -sólo en segundo lugar con respecto a los Estados Unidos según la encuesta del -último año de las 27 naciones industrializadas que integran la Organización -para la Cooperación y el Desarrollo Económico. La misma encuesta indica que -31% de los estadounidenses son obesos.

- Los niños primero
-
Otra alarma se desató hace dos años, cuando la endocrinóloga Sara -Arellano Montano empezó a notar que los padres llevaban a consulta a sus hijos -a la Clínica de Obesidad, de la cual es responsable en el Hospital General de -México.

- De los 3,000 pacientes de la clínica que periódicamente acuden para hacerse -estudios y recibir las dietas adecuadas, más de 400 tienen 18 años o menos.

- La explicación del carácter hereditario de la enfermedad es sólo una parte -de la misma. Tiene más que ver más con la forma en la que estos niños están -creciendo: sentados al frente del la TV, la computadora o el Play station, -sólo comiendo botanas fritas y bebiendo refrescos.

- Las enfermedades vinculadas con la obesidad fueron responsables de la -pérdida de más de 300,000 vidas en México durante el año pasado, dicen los -investigadores del gobierno.

Publicidad

- Durante las últimas dos décadas, al mismo tiempo que los niveles de -nutrición mejoraban para las regiones rurales pobres, las dolencias asociadas -con la obesidad se han propagado entre los adultos más que los otros asesinos -tradicionales de México como son las enfermedades infecciosas y parasitarias, -que tienen como presa a los desnutridos.

- Entre la población en edad escolar, el elevado número de niños con -sobrepeso se ha puesto a la par de las cifras decrecientes de desnutrición.

- Los costos del sobrepeso
-
“La obesidad ha alcanzado proporciones de epidemia,” dice Juan Rivera -Domarco, director de Investigaciones en Nutrición en el Instituto Nacional de -Salud Pública. “Está generando una crisis en la salud con consecuencias -potencialmente catastróficas”.

- Dichas consecuencias incluyen más pacientes con diabetes y enfermedades -cardíacas que la cantidad de medicamentos, de clínicas y de especialistas de -los que tiene el país. Muchos mexicanos padecen de diabetes, pero cada año de -los últimos cinco, ha habido escasez de algunos de las variedades de insulinas -en el sistema de salud pública, obligando a los pacientes a un gasto -extraordinario que puede desbalancear sus bolsillos.

- El aumento de peso en México es parte de un problema universal que este año -impulsó a la Organización Mundial de la Salud (OMS) a lanzar una campaña -masiva contra la obesidad.

- Los inmigrantes rurales abundan en las ciudades en las que las publicidades -los instan a reemplazar sus dietas tradicionales (ricas en proteínas y -vitaminas) por calorías vacías. Los tractores, los automóviles, la -televisión y las computadoras en el hogar hacen a las personas más -sedentarias.

Publicidad

- La vida urbana mantiene a las masas alejadas de los campos de atletismo.

- Empieza la epidemia
-
Algunos investigadores sostienen que el éxodo de las mujeres de la cocina -ha sido el factor más importante en la propagación de barrigas en México.

- María Felix Vargas, que se empleó como personal de limpieza en el Museo de -Antropología de la ciudad de México después de que su marido perdiera su -trabajo en una tienda de abarrotes, dice que está demasiado cansada para -cocinar cuando llega a su casa. Una pregunta acerca de los deberes en la cocina -de su esposo desocupado desató risas “Ese holgazán no puede ni siquiera -freír un huevo,” expresa.

- “Cuando las mujeres comienzan a trabajar, no encuentran modelos a seguir y -alimentan a sus niños incorrectamente”, explica Araceli Suversa Fernández, -nutricionista de la Universidad Iberoamericana y agrega, “sus niños están -siendo educados para transformarse en adultos obesos y futuros padres de hijos -obesos. ¿Cómo rompemos ese círculo?”

- Hay nutricionistas que afirman que los mexicanos son especialmente propensos -a la obesidad, ya que sus ancestros indígenas eran recolectores de plantas por -lo que desarrollaron la habilidad de almacenar grandes cantidades de grasa. Este -rasgo genético es una desventaja que se suma a la tendencia de comida rica en -calorías más barata y más accesible.

- Ya sea que esta teoría sea válida o no, actualmente México tiene un -ambiente social que facilita el aumento de peso, en el que “la gente necesita -tener algo en la boca todo el tiempo”, observó Phillip James, titular del -grupo de trabajo de OMS durante una reciente visita.

Publicidad

- Los mexicanos responsabilizan al TLC de sus barrigas: el Tratado terminó por -inundar a su país con comida poco saludable. Las franquicias mexicanas de -McDonald’s y otros gigantes americanos de la comida rápida son anteriores a -este tratado, pero siguen llegando nuevas cadenas tales como el negocio de donas -Krispy Kreme, que atrajo grandes filas de clientes cuando abrió sus puertas en -febrero.

- “Copiamos sólo lo malo de su país y no lo bueno”, dice Rigoberto -Rodríguez, agente de viajes de 36 años que ha pasado la mitad de su vida -intentando dietas agresivas, aunque “bajaba de peso y luego lo recuperaba, -como el índice Down Jones.”

- Pero los mexicanos aman su comida autóctona poco saludable, a la que -denominan chatarra.

- Los poblados más remotos ofrecen sitios de comidas en la puerta de los -hogares que venden casi exclusivamente botanas mexicanas, ya sean saladas o -dulces. Como dato valga saber que 30% de la cosecha anual de patatas se fríe -para botanas.

- Tomar medidas (en ambos sentidos)
-
El gobierno ha tomado medidas para alertar a la población. En noviembre, un -equipo médico ambulante comenzó a distribuir cintas gratuitas de medición de -abdomen con marcas rojas: deben ser 97 cm para los hombres y 87 cm para las -mujeres. Cualquiera que tenga un talle mayor a estas cifras califica para un -control de diabetes inmediato.

- Los médicos y los especialistas en salud están exigiendo medidas más -extremas. Muchos han avalado una estrategia más agresiva del Consejo de la OMS -que compromete a los gobernantes a desalentar el consumo de alimentos ricos en -grasa y azúcar a través de la imposición de un 8% de impuesto a los mismos.

Publicidad

- La multimillonaria industria de las botanas en México se ha volcado -masivamente en contra de “el impuesto a la gordura,” aduciendo que recaerá -sobre los envasadores y embaladores registrados, al mismo tiempo que no -afectará a los millones de vendedores callejeros que evaden impuestos y no -tienen licencia para vender estos productos”.

- “Sin duda, la obesidad es un enorme problema de salud pública,” comentó -Enrique de la Madrid, presidente de la asociación industrial ConMexico, “pero -es cuestión de educación y no de restricciones”.

- Algunos mexicanos con sobrepeso podrían argumentar que entienden el problema -pero que les es difícil cambiar su forma de vida.

- Angel Villegas Matías es un joven de 13 años que pesa 82 kilos, y que hace -el control de su diabetes en la Clínica de Obesidad; pero a menudo no puede -resistirse a los refrescos, las patatas fritas y dulces de una tienda próxima a -su escuela.

- “Es difícil hacer dieta, especialmente para la gente gorda”.

Publicidad
¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

has quedado suscrito al newsletter.

Publicidad
Publicidad