Publicidad
Publicidad

El hoyo negro del dinero verde

-

No obstante que las remesas de dólares provenientes de Estados Unidos son - la tercera fuente de divisas, las autoridades han hecho muy poco para regular - una actividad que sólo en 1998 generó entre $5,000 y $6,000 millones de - dólares, según estimados del Banco de México. Desde diciembre y por fecha - indefinida, la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) y la Procuraduría - Federal del Consumidor (Profeco) han lanzado el programa Quién es quién en - los envíos de dinero. Su propósito es informar a los trabajadores - mexicanos en Estados Unidos sobre los tipos de cambio y las comisiones que - manejan distintas compañías para evitar los posibles abusos.

- La información, difundida por la radio y televisión estadounidense, así - como a través de los consulados mexicanos en Los Angeles, Chicago y Nueva - York, ha desenterrado el hacha de guerra entre las compañías privadas del - sector y los bancos. Según el estudio comparativo, las principales empresas - especializadas como Western Union, Telecomm y Moneygram manejan sus propios - tipos de cambio y cobran una comisión variable. Los servicios bancarios salen - mejor parados por cobrar una comisión fija de $8 dólares por envío con un - tipo de cambio más predecible –aunque también reciben dólares y entregan - pesos–.

- Pablo Collado, director financiero de Grupo Elektra –asociado en México - con Western Union–, se queja de que el programa de Profeco es “injusto” - porque solamente informa sobre los tipos de cambio y “omite información - útil en cuanto al tiempo de entrega y seguridad de las transferencias”. Para - defenderse, Pablo Bárcenas, director de Comunicación de Profeco, responde que - su tarea es dar información sin influir en el consumidor.

- “Si todos los envíos se hicieran dentro del sistema bancario el proceso - sería más transparente y regulado: se manejaría un solo tipo de cambio y se - limitarían las comisiones”, dice por su parte Manuel Contreras, director de - Tesorería Corporativa de First Chicago Bank México. De este modo, comenta, el - cliente sabe cuántos pesos recibirá por los dólares que envía.

- El problema en este aspecto –según explica Jorge Romo, asesor especial de - la Profeco– es que por ahora son escasos los trabajadores que acuden a los - bancos. Por su situación ilegal en Estados Unidos, temen ser descubiertos al - proporcionar nombres y direcciones. Así, se dirigen a intermediarios pirata - que garantizan el anonimato a cambio de un alto riesgo y una todavía mayor - comisión.

- Pero, aunque suene irónico, los que recurren a las instituciones - financieras tampoco están de plácemes: Francisca Pérez tiene un hijo en - Estados Unidos que paga una comisión de $8 dólares por enviar divisas a - través del banco. Francisca quiere ahorrar el dinero en dólares para que su - hijo compre una máquina de reparar zapatos y pueda así regresar a México. - Sin embargo, se queja de que, en lugar de dólares le entregan pesos. La única - manera para recibir la divisa estadounidense es a través de amigos. Francisca - no ha encontrado un canal formal dentro del sistema financiero para recibir - dólares sin cambios.

Publicidad

- El problema es grave: según Romo, si se tomaran en cuenta los billetes que - cada año entran en sobres, frascos y zapatos, resultaría que México recibe - cerca de $8,000 millones de dólares por concepto de remesas, es decir, $3,000 - millones más de lo estimado. Queda claro que, aunque útil, la campaña de - Profeco trata de aliviar un tumor de cerebro con una aspirina.

¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

has quedado suscrito al newsletter.

Publicidad
Publicidad