Publicidad
Publicidad

El miedo al maíz modificado

¿Puede sobrevivir la agricultura tradicional sin la ayuda de la genética?

En el pueblo de Capulalpam, en lo alto de las montañas de la Sierra Madre -del Estado de Oaxaca, en el sur de México, un habitante hace alarde de su -pequeño sembradío. Los calabacines son casi tan grandes como balones de -fútbol y sus plantas de maíz la sobrepasan. El secreto, nos confía, es la -calidad del excremento de sus cerdos. Insiste en que toda su producción es -completamente orgánica. Aquí, este argumento significa algo más de lo -habitual: Capulalpam es el lugar en donde en 2001 se encontró por primera vez -en México maíz genéticamente modificado (GM) no regulado. Esto desató un -debate nacional que por momentos se ha parecido más a un colapso nervioso, -especialmente porque el origen del maíz de la ofensa era estadounidense. En -este momento, México está a punto de poner en vigencia una ley de bioseguridad -que podría generar confusiones.

- El maíz es más importante para México que para cualquier otro país en el -mundo. Es autóctono y se cultiva desde hace más de 6,000 años. El país -alberga más variedades de maíz que ningún otro. Sigue siendo el producto -principal en la dieta mexicana en todo tipo de preparación, desde tortillas o -tacos hasta tamales y sopa. Amanda Gálvez, científica especialista en -nutrición de la Universidad Autónoma de México, calcula que el mexicano -promedio obtiene 40% de su ingesta de proteínas del maíz, del cual consume 250 -a 400 gramos por día. También es un elemento cultural básico. Muchos -indígenas de los Estados del sur, como Oaxaca, creen que la planta del maíz -representa el origen de la vida misma.

- Todo esto ha hecho que el tema del maíz GM sea un asunto inusualmente -sensible. En 1998, el gobierno declaró una moratoria a la siembra y -experimentación con maíz GM, aunque no hizo lo mismo con otros cultivos -genéticamente modificados. El cultivo ineficiente y el aumento de la población -hacen que México actualmente importe aproximadamente seis millones de toneladas -por año (alrededor de un cuarto de su demanda) de Estados Unidos bajo el -Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN). Casi 30% de este maíz -importado es GM, según Ezequiel Escurra, director del Instituto Nacional de -Ecología. Probablemente estas importaciones dieron origen al maíz GM hallado -en la Sierra Madre.

Publicidad

- Los tradicionalistas se preocupan por la contaminación no intencional de la -reserva de maíz más puro del mundo. Aunque no ha habido hallazgos de maíz GM -en el campo mexicano desde 2003, algunos creen que aún existe. Los defensores -de la manipulación genética argumentan que dadas las cosechas escasas y los -periodos de sequía, México es el tipo de país que precisamente debería -invertir en biotecnología. La manipulación genética podría ayudar a los -numerosos campesinos mexicanos a incrementar su producción y sus ingresos, y a -“disminuir el hambre”, dice Luis Herrera-Estrella, científico especializado -en genética del Instituto Politécnico Nacional.

- La prohibición sobre la investigación genética se levantó el año pasado. -Pero sólo en teoría: no se han otorgado permisos de investigación. El -Congreso ha estado debatiendo este tema en los últimos tres años. Es posible -que se apruebe una ley que pueda afectar la investigación GM. Los verdes -quieren reafirmar la prohibición de experimentar con ese tipo de maíz y -también ordenar un etiquetado más preciso de las importaciones. Los defensores -de la manipulación genética quieren luz verde para sembrar e investigar.

- El tema es cada vez más apremiante. En 2008 se removerá el cupo de -importaciones de maíz desde Estados Unidos bajo las condiciones del TLCAN. Esto -desatará una avalancha de maíz GM a precios bajos, subsidiado por el medio -oeste estadounidense. La mejor respuesta, opinan algunos mexicanos, es adoptar -la biotecnología. Gálvez señala que mientras que México –otrora líder en -este ámbito- ha estado de brazos cruzados en los últimos seis años, Estados -Unidos ha otorgado 5,000 autorizaciones exclusivamente para investigaciones -sobre el maíz.

Publicidad

- Carlos Camacho, presidente de Agrobio, un lobby empresarial, espera que la -nueva ley inyecte más flexibilidad. Habrá severos requisitos para obtener -autorizaciones para sembrar e investigar, “pero al menos se sabrá dónde -está la prohibición,” dice. Sostiene que esto será un avance con respecto a -la actual niebla de los oscuros protocolos ambientalistas y de las leyes -acarameladas. Al mismo tiempo, las áreas especiales de biodiversidad, como -Oaxaca, podrían decidir mantener la prohibición total. Este es un compromiso -tosco pero eficaz, sin duda, mejor que la autodestructiva prohibición actual.

NOTICIAS DEL DÍA
Dos envíos de lunes a viernes con las noticias más importantes.

has quedado suscrito al newsletter.

Publicidad
Publicidad