Publicidad
Publicidad

Nuestras Historias

El pecado de LG

La empresa coreana se queja de problemas de competitividad por falta de apoyos oficiales en Monterre

El escenario hace tres años era prometedor: Monterrey ofrecía a LG -Electronics (LGE) buena infraestructura, cercanía con Estados Unidos y fuerza -laboral calificada. Pero luego de que en 2001 la compañía coreana instalara en -esta ciudad su planta de refrigeradores surgieron riesgos no calculados. Ahora -la empresa de electrodomésticos se enfrenta a la disyuntiva de continuar con su -proyecto de inversiones por cerca de $200 millones de dólares hasta 2006 o -buscar un nuevo lugar en el mapa para instalar su planta. “Eso depende del -gobierno de Nuevo León”, advierte Sang Dong Lee, presidente de LGE.

- Durante los últimos meses LGE entabló pláticas con el gobierno estatal -para obtener terrenos gratuitos aledaños a su planta de refrigeradores en el -municipio de Apodaca. Pero son propiedad privada y las leyes estatales no -permiten hacer la donación. Para ambos bandos hay muchas cosas en juego, pero, -en un contexto mayor, la controversia entre la empresa de electrónica y el -gobierno del Estado ejemplifica los problemas estructurales que enfrenta el -país en sus relaciones con las multinacionales.

- Una relación accidentada
-
LG Electronics inició operaciones en Nuevo León el 2 de julio de 2001. A -la fecha la compañía ha invertido más de $110 millones de dólares en dos -líneas de producción de refrigeradores, generando 1,477 empleos directos y -2,000 indirectos. No le ha ido mal, pues el año pasado produjo 450,000 -refrigeradores y este año espera fabricar 800,000, de los cuales 70% se destina -a la exportación a Estados Unidos, Canadá, Latinoamérica, Australia y -próximamente a Europa. El restante 30% de la producción es para consumo -nacional.

- Los problemas empezaron cuando LGE exploró la posibilidad de abrir dos -nuevas líneas de producción para lavadoras y aire acondicionado. Para lograrlo -tenía que duplicar sus instalaciones y construir una calle intermedia que -posibilitara una logística adecuada.

- En años pasados, empresas como Whirlpool y Electrolux se mudaron a Coahuila -y Ciudad Juárez (Chihuahua), respectivamente, pues los gobiernos de esas -entidades les regalaron terrenos y ofrecieron estímulos fiscales en el impuesto -predial, nómina, agua y otros insumos. La compañía pensó que podrían -obtener terrenos gratis a cambio de la inversión y de la promesa de generar -1,500 empleos, pero la respuesta del gobierno fue negativa.

- En Nuevo León, LGE compró una superficie de 96,824 metros cuadrados a -razón de $40 dólares por metro; abrió una preparatoria para sus empleados, -pagaron posgrados a sus ingenieros y desarrollaron una red de más de 80 -proveedores locales. “A nosotros se nos pide que paguemos por todo a cambio de -nada, eso es un gran problema porque perdemos competitividad frente a nuestros -competidores”, señala Dong Lee.

Publicidad

- Según el gobierno de Nuevo León, LGE ha tenido todas las facilidades al -alcance del Ejecutivo estatal y del municipio de Apodaca, pues durante los -primeros años de su estadía se otorgaron reducciones al impuesto sobre -nómina, predial y otros. Sin embargo “no podemos regalarle los terrenos que -quiere, porque no los tenemos y la ley no lo permite” afirma Jesús -Ballesteros, director de Fomento al Comercio Exterior del gobierno de Nuevo -León.

- LGE está instalado en el parque industrial Cronos, uno de los más caros de -la región, que pertenece al Grupo Inmobiliario Garza-Ponce.

- El gobierno ha ofrecido predios privados de menor costo y en caso de que LGE -haga nuevas inversiones renovar los incentivos fiscales que gozaba durante los -dos primeros años, así como apoyos económicos del Conacyt para labores de -investigación y desarrollo.

- Para LGE esto no es suficiente. Pese a la estabilidad macroeconómica del -país, la compañía coreana enfrenta una alta deserción laboral y volatilidad -cambiaria. “El precio de la electricidad es alto, el gas y la gasolina -también. El acero y la resina han aumentado casi 35% este año y esto no nos -gusta”, señala Dong Lee.

- Aunque a la fecha ya se han invertido más de $10 millones de dólares en las -futuras líneas de producción de lavadoras y equipos de aire acondicionado, la -compañía analiza su permanencia en Monterrey.

- ¿México inviable?
-
Pese a sus contratiempos en Monterrey, LGE ha encontrado en México un punto -clave para su crecimiento. Durante 2003 facturó en este país $1,600 millones -de dólares que representaron apenas 6.22% de los $25,700 millones de dólares -de ingresos mundiales.

- Mientras las ventas de LGE en el mundo han crecido a un ritmo sostenido de -20%, en México el incremento ha rebasado la tasa de 30%. De hecho —señala Se -Woo Park—, la meta de crecimiento para el mercado interno nacional es llegar a -$700 millones de dólares a fines de 2004, contra $520 millones de 2003. Tan -sólo para la planta de Monterrey LGE espera lograr una meta de ventas de $400 -millones de dólares en 2006.

- México representa una buena oportunidad para las firmas de -electrodomésticos, señala Gerardo Mancilla, de Consultores Internacionales . -En los últimos años este ramo de las manufacturas ha experimentado un boom de -ventas a escala nacional, en parte por la expansión del crédito, del que entre -4% a 6% se destina al consumo de electrónica y electrodomésticos, y el uso de -las remesas de los migrantes mexicanos en Estados Unidos, ya que de los $14,600 -millones de dólares que se enviaron a México en 2003, entre 12% y 14% se -destinó a la compra de electrodomésticos.

- Otro factor de crecimiento, según Woo Park es la innovación. Por ejemplo, -la compañía lanzó recientemente al mercado un horno de microondas que tiene -funciones especiales para preparación de albóndigas, frijoles, chilaquiles y -burritos.

- Algo similar ocurre con los segmentos de aire acondicionado y pantallas de -plasma, en los que LGE es líder del mercado con participación superior a 30% -en cada rubro. El secreto, —dice Se Woo Park—es la inversión de 2% del -total de sus ventas en mercadotecnia y 10% a la investigación y desarrollo.

- Salvo en el caso de los televisores, donde LGE tuvo que mantener una -política de bajos costos al consumidor para poder competir con la japonesa -Sony, que detenta cerca de 40% del mercado, en los demás segmentos de la -electrónica sus tarifas de venta están por encima de su competencia. “Los -distribuidores siempre se quejan de que tenemos precios altos, pero eso lo -compensamos al consumidor con tecnología y calidad”, señala Park.

- El problema de fondo
-
Con estas perspectivas cabe preguntarse si es justificada la posición de -LGE en Monterrey. Mauricio Jalife Daher, consultor y analista de empresas, pone -de relieve el problema estructural de las relaciones de los gobiernos locales -con las empresas multinacionales. Es cierto que el país ofrece buenas -perspectivas como mercado a las compañías que invierten en México, pero las -autoridades piensan que la sola ubicación geográfica del país y la red de -tratados de libre comercio internacionales son suficientes para atraer la -inversión.

- “Regalar terrenos es una forma ‘barata’ y peligrosa de atraer -inversión extranjera”, señala Jalife.

- Este tipo de prácticas, añade, se presta a la corrupción, pues en lugar de -tratar de hacer competitivos a los Estados por medio de infraestructura -adecuada, seguridad para la operación y estímulos fiscales, se trata de -compensar estas carencias con prestaciones. Mientras que las multinacionales, al -darse cuenta de los costos transaccionales por la burocracia y la inestabilidad -en los precios de insumos y energía, tratan de compensarlo consiguiendo -canonjías de parte de las autoridades y así “las empresas cobran a los -gobiernos la factura de crear empleos en sus entidades”.

- Adiós al imperio japonés
-
Tras la Segunda Guerra Mundial, Corea apostó por industrias que le dieran -viabilidad. Hacia la década de los 60 el gobierno impulsó el desarrollo de los -textiles, pero la competencia de China en ese ramo los hizo desistir, por lo que -a partir de los años 70 se fijaron políticas de apoyo estratégico al -desarrollo de la industria electrónica.

- De hecho, comenta Se Woo Park, el gobierno coreano aprovechó la crisis de -crecimiento económico de Japón, mediante el financiamiento de sus firmas en el -extranjero. “Las empresas japonesas no tenían dinero para crear nuevas -tecnologías”, señala.

- Entonces LGE adoptó un sistema de producción denominado Six Sigma, -que entre otras cosas exige un nivel de error menor a 3.4 productos fallidos por -cada millón de piezas producidas. Esta filosofía también se ha adoptado en -los sistemas administrativos que tratan de optimizar procesos mediante la -política de armar y desarmar (tear down and redisign).

- Según Se Woo Park estas filosofías han hecho posible que la industria -coreana de la electrónica esté en vías de desbancar a las empresas japonesas -como líderes a nivel mundial.

- Si bien por ahora compañías como Sony detentan 40% del mercado mundial en -la producción y venta de televisores de pantalla plana, el presidente de LGE -México confía en que esto no durará mucho: “El mercado va hacia las -pantallas de cristal líquido, una tecnología que Sony no tiene. Ellos están -buscando hacer una alianza estratégica con Samsung o LGE para que les fabriquen -estos aparatos”.

- Aunque Mancilla duda que la industria coreana pueda desplazar el dominio que -aún tiene Japón en la industria electrónica mundial, por lo menos en la -próxima década, reconoce que el modelo Corea funcionó a tal grado que desde -inicios de los años 90 la iniciativa privada de esa nación tomó en sus manos -el control del desarrollo económico del país. Una de las apuestas más -recientes es la incursión en la fabricación de teléfonos celulares, en la que -pretenden ocupar la tercera posición en el mercado mundial en el año 2007. De -hecho, la industria electrónica coreana ya detenta la supremacía mundial en la -fabricación de aire acondicionado, hornos de microondas y aspiradoras.

- Por ahora, concluye Se Woo Park, la principal preocupación de la iniciativa -privada coreana es alcanzar un mayor bienestar para su población: “Corea -sólo tiene 5% del territorio de México, pero nuestra economía es un poco -superior. Hoy Corea tiene un PIB per capita de $10,000 dólares al año, nuestro -objetivo es que este ingreso crezca a $20,000 dólares para el año 2010”.

- Quizá, la experiencia de estas naciones debería servir a las autoridades -para plantear de forma decidida un proyecto productivo de nación con viabilidad -en el futuro. De lo contrario, señala Jalife, “México atestiguará los -cambios del mercado global pero sólo como observador y no como un jugador -relevante de la economía mundial”.

¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

has quedado suscrito al newsletter.

Publicidad
Publicidad