Publicidad
Suscríbete

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

Gusto por el servicio

Gonzalo Serrano Orozco
mar 20 septiembre 2011 02:54 PM

Gonzalo salió de la universidad justo en la crisis de 1995: “No sabía muy bien en qué iba a trabajar y no había chamba en México.” Tenía claro que en hotelería o en un restaurante, porque desde los 14 años organizaba las cenas en su casa y procuraba que los invitados estuvieran cómodos. Buscó en los grandes hoteles y no encontró plazas. En la Ibero acababa de conocer a Salomé Álvarez, “chef innata” y, al poco tiempo, decidieron hacer algo juntos. “Se dieron muchos factores, teníamos muchas ganas de trabajar, nos encantaba el movimiento que empezaba en la Condesa” –por aquel entonces en esa colonia, ahora de moda en la ciudad de México, apenas había unos dos o tres restaurantes– y los abuelos le dejaron una casa, precisamente en una de las calles principales de esa zona.

-

Juntos abrieron el restaurante Ligaya en 1995, con dinero prestado por familiares y el diseño de Juan Pablo, hermano de Gonzalo. “Cuando abrimos pensamos que irían mi mamá y tres amigos, pero muy pronto el lugar estuvo llenísimo”, recuerda.

-

Tres años después, los hermanos Micha le pidieron que les ayudara a arrancar el hotel Habita en la colonia Polanco de la capital. Gonzalo fue el primer gerente. Se encargó de seleccionar vajilla, toallas, manteles, contratar al personal y hasta contactar a quien diseñaría los uniformes. “Una semana antes de que abriera el Habita, inauguré el restaurante Trasgu. Fue bien pesado, estaba entregado de cuerpo y alma al hotel”, de manera que el nuevo sitio no tuvo la buena suerte del Ligaya. “Era como la nana que descuida a sus hijos, por atender a los de otros.” Gonzalo dejó su trabajo con los Micha para supervisar sus negocios. El Trasgu ya no se salvó. En estos días es sometido a un cambio total. El que sí ha tenido éxito ha sido el Soma, ubicado en la zona de oficinas de Santa Fe.

Publicidad

-

Si Gonzalo no trabajara en esto, estaría en algo muy similar. “Me encantan las relaciones públicas.” Se nota. Gran parte del éxito de sus establecimientos se debe a que se ha rodeado de modelos, artistas, pintores o meros bon vivants, quienes se han encargado de atraerle clientela.

Coronavirus_header desktop Home Expansión
¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Hubo un error. Por favor intenta más tarde.

Publicidad
Publicidad