Publicidad
Publicidad

La conquista del Pacífico

Pionero en el negocio, Ernesto Coppel es uno de los empresarios mexicanos con mayores ventas en la c

“No sé, pero yo lo he cumplido.”

- El diálogo tiene lugar en una lujosa alberca, en un flamante hotel que mira -cómo cae el sol en Cabo San Lucas.

- El que responde es Ernesto Coppel Kelly, un prolífico hotelero mexicano, -dedicado a los tiempos compartidos, quien nunca imaginó que lograría cinco -desarrollos sobre el Pacífico con inversiones por $500 millones de dólares.

- A fines de los años 70 Coppel era un desempleado crónico, con tres hijas -pequeñas y ahogado en deudas. Un día, en un bar de Mazatlán, conoció a un -vendedor estadounidense que traía el concepto de los tiempos compartidos.

- Desoyendo a su esposa, que prefería un empleo seguro, se lanzó a las -ventas.

- En 1978, cuando la idea de comprar tiempo a futuro para tener donde -vacacionar era algo muy vanguardista, la empresa estadounidense Paul Spinning -& Associates se lanzó a comercializar su primer negocio en la ciudad, el -Islas del Sol.

Publicidad

- “De no tener para comer, conseguí ese trabajo y descubrí que era mi mundo -y no paré hasta tener mi propia cadena hotelera”, agrega.

- Al poco tiempo descubrió que tenía un techo mucho más alto al que aspirar -y para lograrlo debía dejar de ser vendedor para convertirse en desarrollador.

- Ocho años después fundó su propia empresa.

- “Me di cuenta de que para ganar había que ser dueño, así que con un -pariente compramos un predio en Mazatlán y decidimos buscar dinero y replicar -el mismo sistema que yo había comprobado que sabía vender y que funcionaba”, -recuerda el empresario.

- Hoy la firma que creó, Pueblo Bonito Hotels & Resorts, factura $150 -millones de dólares al año, posee complejos hoteleros en Mazatlán y Los -Cabos, dos más están en construcción – uno en cada una de esas ciudades- y -en un año entra a Puerto Vallarta.

- El primer hotel de la cadena tiene 250 habitaciones y mantiene una ocupación -anual de 85%, superior al promedio en otros formatos hoteleros.

Publicidad

- “Con recursos propios y créditos bancarios decidí crecer. Soy un experto -pidiendo dinero prestado”, relata el hotelero.

- La verdad es que más allá de las habilidades para pedir que puede llegar a -ostentar Coppel, el sistema de tiempos compartidos es una excelente palanca de -financiamiento.

- “El hecho de tener vendidos todos los cuartos de un hotel por 20 años, más -todo el capital inicial que entregan los clientes al firmar los contratos aun -cuando las obras no han comenzado, son una excelente garantía para que los -bancos no duden en otorgar un crédito”, explica Kathleen Conroy, presidente -de HVS, una consultora con base en Miami especializada en tiempos compartidos.

- El flujo de dinero inicial es muy fuerte al principio y luego las cuotas -posteriores mantienen el movimiento de la inversión.

- Muchas veces la venta completa de un desarrollo turístico de este tipo ayuda -a financiar los primeros pasos del siguiente hotel.

- Para hacer cálculos, en el caso de Pueblo Bonito, cada una de las 1,000 -habitaciones con las que cuenta actualmente la cadena fue vendida a 52 personas -diferentes (un titular por cada semana que tiene el año), por 30 años.

Publicidad

- Actualmente la empresa tiene 45,000 clientes-propietarios, que compraron -paquetes vacacionales a un precio promedio de $15,000 dólares cada uno.

- El régimen de tiempos compartidos es un segmento importante de la oferta -hotelera nacional. Según datos de la Asociación Mexicana de Desarrolladores -Turísticos (Amdetur), el alojamiento bajo esta modalidad representa 23% del -total de cuartos en el país.

- Hoy existen en México 352 desarrollos de esta modalidad, que reflejan un -crecimiento anual de 4%, y siete de cada 10 son mexicanos.

- “Es el sector que más se está expandiendo. Los próximos años se espera -un crecimiento anual de 8%. Por ello las grandes cadenas como Conrad, Meliá, -Sheraton y hasta Disney están sumándose a este sistema”, afirma Elsa Cortés, -presidente ejecutivo de Amdetur.

- Atando cabos
-
A fines de los años 80, cuando Los Cabos estaba empezando a subir en los rankings -de los destinos turísticos, la cadena Pueblo Bonito decidió que ese era su -siguiente paso.

- “Fui uno de los pioneros de la zona y desde que llegué siempre supe que -este lugar tenía muchísimo potencial”, afirma Coppel mientras supervisa en -detalle al servicio de tragos.

Publicidad

- En 1991 abrió su primer hotel (Pueblo Bonito Los Cabos), un desarrollo que -demandó una inversión de $25 millones de dólares y que cuenta con 160 -habitaciones.

- El empresario le echó el ojo al terreno de junto, consiguió otros $45 -millones de dólares para hacer Pueblo Bonito Rosé, con 100 habitaciones más y -el que ostenta la mayor ocupación, con 90% de sus cuartos cubiertos.

- “Mientras subían rápidamente los precios de la tierra en la zona hotelera -de Los Cabos, miré un terreno que nadie quería y que hoy es un suceso: cabo -San Lucas”, dice Coppel.

- Es el hotel adonde van los enamorados a ver la puesta de sol y los clientes -estadounidenses a firmar sus contratos de vacaciones a 30 años.

- Se trata del complejo más grande de la cadena y el primero mixto: con hotel -tradicional más las villas de tiempo compartido.

- Ya tiene una buena parte en operación aunque faltan algunos detalles para el -pleno funcionamiento de todas las habitaciones (unas 520), los campos de golf -con vista al Pacífico, el mayor spa de la ciudad (de 14,000 m2) y un complejo -de casas de lujo.

Publicidad

- “ Sé venderle a la gente con dinero y creí en la necesidad de también -ofrecer en Los Cabos residencias de lujo”, agrega Coppel.

- En la misma punta donde se encuentra el Sunset Beach ya comenzó la -construcción de casas de más de $1 millón de dólares. Esta nueva unidad de -inmuebles de lujo, de gran demanda entre los niveles de alto ingreso, reporta -unos $15 millones de dólares al año.

- Pacífico, caro Pacífico
-
Coppel es el líder en desarrollos de tiempos compartidos en la costa oeste.

- “Tiene menos cuartos que muchos otros grupos que tienen presencia en Cancún, -pero sin duda el nivel de Los Cabos y el Caribe no son lo mismo”, agrega Cortés, -de Amdetur.

- Los Cabos es hoy el destino más caro de este sistema con paquetes que -promedian los $17,000 dólares. Uno similar cuesta $12,000 dólares en Quintana -Roo.

- Una de las características que diferencian a Pueblo Bonito del resto de los -tiempos compartidos es que está enfocado casi totalmente al mercado de EU.

Publicidad

- Recordando los tiempos en que vendía principalmente a estadounidenses, -Coppel se gasta $2 millones de dólares en promoción en Los Angeles, San -Francisco, San Diego, Seattle, Portland, Denver, Chicago, Dallas y Houston.

- El resultado: nueve de cada 10 clientes son estadounidenses de entre 25 y 55 -años con ingresos de $100,000 dólares al año por familia y con una derrama de -$500 dólares semanales por persona.

- Mientras se vende la ocupación a futuro de los hoteles terminados, va -llegando el flujo de dinero para continuar con nuevos desarrollos. Actualmente -se amplían Emerald Bay en Mazatlán y Pueblo Bonito Pacífica en Los Cabos.

- “Mi gran desafío es llevar la cadena hasta Puerto Vallarta”, agrega -Coppel, quien planea un complejo de 220 habitaciones de tiempo compartido en las -costas de Jalisco para inaugurarse en 2006.

- El potencial es alto. En 2003 la venta de paquetes creció 7% con respecto a -2002, contra 0.52% de crecimiento de la hotelería tradicional en el mismo -periodo, según Sectur.

- Destinos caros, un sistema de ventas probado y clientes cautivos por 30 años -son los ingredientes que mejor sabe mezclar Ernesto Coppel.

Publicidad

- Nunca hubiera soñado que la ecuación era así de simple hace 26 años, -cuando un estadounidense le vendió el frijol mágico en aquel bar de Mazatlán.

¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

has quedado suscrito al newsletter.

Publicidad
Publicidad