Publicidad
Publicidad

Nuestras Historias

Los jefes son hoy peores que ayer

Para muchos empleados, ya no hay buenos líderes.

Los defectos del jefe están mejor vigilados que cualquier cambio en la -empresa. “Los jefes son hoy peores que los de antes”, dice Bárbara Moses, -autora canadiense del libro What next? Quizá esta experta en recursos -humanos tiene razón.

- Una encuesta de la televisora CNN reveló que 42% de los empleados en Estados -Unidos piensa que podría trabajar mejor que su jefe. Y dos de cada 10 descartó -que su director fuera alguien confiable.

- Las causas del mal liderazgo varían. Moses opina que “los jefes están -actualmente muy ocupados o mal preparados para respaldar las necesidades de sus -equipos”.

- Yanis Raptis, director de HeadPower México, detecta que: “los resultados -financieros son lo más importante y con esa clase de presiones la mayoría de -los ejecutivos olvidan ser buenos jefes”.

- También, la falta de química en el trabajo diario provoca que un empleado -odie a su jefe. Una persona que disfruta la autonomía odiará a un jefe -mandón, si alguien es introvertido chocará con el jefe extrovertido y, otras -veces, para el que disfruta salir temprano será una pesadilla tener un jefe workaholic.

- Raptis aplaude que en México los directivos den un trato distinto a cada -persona y eso influye en la motivación individual. El problema surge cuando los -mexicanos confunden las relaciones personales con las del trabajo. “Eso genera -la grilla que afecta a la mitad de las empresas”, opina el consultor.

Publicidad

- Yanis Raptis describe que el jefe ideal conoce la generación a la que -pertenece su empleado, busca capacitarlo, medir sus resultados y siempre -reconoce sus méritos. Un buen jefe escucha, delega y es flexible, pero también -impulsa la creatividad de sus empleados y la iniciativa propia. ¿Le parece una -tarea sencilla? Quizá no.

- Los seguidores de la comedia de televisión Seinfeld tal vez recuerden un -episodio en el que George, el amigo de Seinfeld, deja su coche aparcado en la -oficina para que su jefe crea que está trabajando muchas más horas de las que -debiera, incluso cuando ése no sea el caso.

- La idea es que la aparente productividad de George le proporcionará una -mejor imagen y, por tanto, un mayor aumento salarial o algún tipo de prima.

- En inglés, hay más de 700,000 páginas virtuales que hablan de “malos -jefes” y en español hay cerca de 82,000 artículos en línea.

- Cambiemos de jefes
-
¿Ha visto el programa Cambiemos esposas del canal People & Arts? Si -usted fuese el jefe de su empresa y un productor de televisión le preguntase si -querría dirigir un negocio totalmente distinto al suyo durante dos semanas con -cámaras por todas partes, demostrando su ineptitud e inexperiencia, mientras el -jefe de la otra empresa dirige la suya, arriesgándose a que éste lo haga -mejor, ¿accedería?

- Seis personas aceptaron esta oferta tan poco atractiva y el resultado ha sido -Boss Swap (Intercambio de Jefes), una serie de tres programas que ahora -se retransmite en Reino Unido. La serie está inspirada en Wife Swap -(Intercambio de Esposas) que fue un gran éxito el año pasado. En éste, dos -esposas cambiaban de casa, familia y tareas. Las mujeres eran totalmente -distintas: una era gorda, vaga y fumaba como un carretero y la otra, esbelta, -meticulosa, pedante y obsesionada por la casa.

- Mientras Wife Swap iba de puro voyerismo, Boss Swap es un caso -real. Los nuevos jefes llegan un día de repente y se espera de ellos que -arreglen un negocio del que no saben nada. Boss Swap muestra lo -problemático que puede ser esto.

- En el primer episodio, una de las jefas era una antigua modelo que dirigía -una fábrica de puertas industriales; no paraba de beber champaña y creía que -las cosas debían hacerse bien. Su contrincante era un hombre más rudo y más -directo cuya compañía fabricaba andamios.

- Ella irrumpe imponiendo el uso de uniformes, pagas ex-tras y medidas de -seguridad. Él, por otro lado, trata de incrementar la producción de puertas -dando billetes de $20 libras a todos los que conseguían cerrar una venta. -Además, decide colgar calendarios de chicas en las paredes para que se recreen -los empleados. A ninguna de las dos firmas les gusta su nuevo jefe. Tras dos -semanas, ambos regresan a sus compañías e instantáneamente deshacen todos los -cambios que su sustituto hizo.

- Moraleja: más vale malo conocido, que bueno por conocer. Además, si un -enfoque funciona en un sitio, no tiene por qué funcionar en otro. Y, por -último, se aprecia el valor de las buenas relaciones laborales: cuesta mucho -construirlas, y un segundo destruirlas.

- Así es que el tema nunca se agota cuando hablamos de los que dan órdenes. -Las descripciones de un jefe son infinitas, pero aquí presentamos una lista de -los 10 modelos que desfilan en cualquier empresa.

- Buenos, malos y peores
-1. El jefe de jefes
-
Siempre tiene las puertas abiertas para escuchar y mantiene un constante -flujo de comunicación. Tiene una buena relación tanto con los puestos altos -como con los más sencillos en la escala de la organización. Su principal -virtud es que manda como a él mismo le gustaría recibir órdenes.

- 2. El “divino”
-Es así porque se siente dios. Se da aires de grandeza y usa el poder como una -forma de ocultar su incompetencia. Puede pedir a los empleados más jóvenes que -limpien su coche o recojan su ropa de la lavandería, pero al resto suele -ignorarlo. Sólo está satisfecho si siguen sus reglas, hacen las cosas como a -él le gustan y le hablan como si fuera su alteza serenísima.

- 3. El maquiavélico
-
Se considera “duro pero justo” y aparenta ser inaccesible. Es muy -inteligente, tiene alto grado de motivación en su trabajo y se enfoca en las -cosas importantes. Sabe bien lo que piensan los demás de él y tiene pocos -miramientos para juzgar el trabajo de los otros.

- 4. El masoquista
-Es un seguidor de los castigos. Como está frustrado, desea lo mismo para el -resto. También se preocupan en exceso porque piensa que su tarea es salvar al -mundo y que eso sólo depende de él.

- 5. El “trabajólico”
-Entre más trabajen sus empleados, más pendientes les dará. Su lema es “todo -por el bien de la empresa” y se pone como ejemplo de sacrificio, ya que se -queda horas extra en la oficina y espera que los demás hagan lo mismo. Ser -positivos y marcar límites de horario es la principal arma para ganar su -respeto.

- 6. El impaciente
-Es muy bueno delegando, en parte porque ignora cómo hacer las cosas. Le gusta -dar la impresión de que siempre está muy ocupado y por eso olvida los -detalles, por lo que pocas veces reconoce el trabajo o las necesidades de su -equipo.

- 7. El compadre
-
Más que jefe quiere ser amigo. Pero es mejor rechazar sus -invitaciones que terminar los pendientes el fin de semana por descuidar el -trabajo en el horario de oficina.

- 8. El jefe de teflón
-Cualquier error propio se le resbala y jamás da respuestas directas a preguntas -expresas. Cuando algo sale mal, reunirá información para comprobar que estuvo -en otra parte en ese momento. No es un peligro, pero su sueldo sí es un -desperdicio. Es recomendable guardar registros de las reuniones con el jefe de -teflón frente a cualquier incidente.

- 9. Ausencio, el jefe
-
Como los cometas, rara vez aparece en la oficina porque siempre está -en reuniones o arreglando cosas más importantes. Su equipo trabaja por sí solo -y las compañías podrían ahorrar mucho dinero si le despidieran.

- 10. El chico del management
-
Viste trajes Ralph Lauren y sus palabras son frases trilladas -de los seminarios de liderazgo y los libros de superación. Piensa -frecuentemente que nadie lo entiende, pero es inofensivo.

¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

has quedado suscrito al newsletter.

Publicidad
Publicidad